RETRATO Nº 108 “Caras nuevas en pretemporada"

RETRATO Nº 108 “Caras nuevas en pretemporada"

Antonio Rodríguez

Desde Endesa Basket Lover queremos vuestros recuerdos. Que forméis parte de la  historia también. Momentos que marcaron vuestras y nuestras vidas, imágenes que  sirvieron para inmortalizarlas. Y eso es lo que queremos, enmarcar todos esos retratos,  que forman parte un poquito de nuestras vidas. Cada semana os mostraremos una  instantánea para que nos cuentes dónde y cómo lo viviste. Seguro que sirvieron para  enamorarte aún más de este deporte. Cuáles eran tus expectativas a partir de ese  momento, qué supuso para ti aquel día, cómo lo recuerdas. Siempre hay historias  alrededor de estos retratos, algunas incluso que ayudan a acrecentar su épica. Siéntete  partícipe y háblanos de tu experiencia. Endesa Basket Lover servirá como tablón y  escaparate. Estamos deseando escucharte.

RETRATO Nº 108 “Caras nuevas en pretemporada”

Verano, vacaciones, desconexión y parajes diferentes. La Selección, medallas, la hora  de los clubes y sus rumores. Fichajes, firmas de contratos, primeros sudores y echarse a rodar.  La concatenación de sucesos baloncestistas entre bañadores de quita y pon y bermudas de  paseo, como un pentagrama paralelo a los días en los que toca evadirse. La vuelta a casa y a la  rutina, al tiempo que endulzamos el trago con la ilusión por la nueva liga, por las nuevas caras  como salvavidas a “la bajona”.

Y llegan las primeras imágenes. En forma de fotografías de periódicos con salpicaduras  de agua de mar o el ‘premio gordo’. ¿O había mayor satisfacción que comprar la GIGANTES en  la playa? Ahora, toca echarlo un vistazo en la Tablet y ver las primeras canastas en highlights  de vídeo adjuntos a un tuit. Es una forma de calmar nuestra ansia por ver a la nueva estrella de  turno. Los típicos torneos jugados de manera habitual crean un foco al que mirar. La Lliga  Catalana siempre fue el momento y lugar para enfocar el objetivo de la cámara entre los  clubes implicados en ella, que siempre fueron un puñado. Para el Real Madrid, ya es tradición  su ruta por tierras andaluzas en el “Costa del Sol”. En tiempos, ese papel lo llenaba el torneo  de la Comunidad de Madrid. Y de este último, extraemos la fotografía del RETRATOS DE UNA  VIDA, cargada de curiosidad y enorme expectación entonces, identificativa de un tiempo  determinado en el que las adquisiciones, sobre todo en las figuras foráneas, tenían una  repercusión mediática primordial.

La instantánea es de un enfrentamiento con mucho simbolismo, por ser dos equipos  madrileños punteros, que solo pudo darse en pretemporada: Cajamadrid frente a Real  Madrid. El recién descendido a 1ª B frente al campeón de la ACB. Y dos protagonistas siempre  recordados. El ejecutor del tiro, Brad Branson, fichaje a bombo y platillo por parte de los  blancos, defendido muy de cerca por el ya conocido canadiense Greg Wiltjer, sorprendente  adquisición en los alcalaínos, que se rascaron el bolsillo de verdad, hasta el punto de ser el  cuarto extranjero mejor pagado en España, militando en la segunda categoría del baloncesto.

Branson había mostrado su solvencia anotadora durante tres temporadas en Brescia,  cuando aún el pallacanestro italiano seguía un peldaño por encima del español en dineros y  nombres. 22,3 puntos y 10,3 rebotes en su última campaña allí eran referencia más que  suficiente para presagiar un futuro puntal en los blancos. Juego en el poste, un más que  notable tiro en suspensión y rapidez en las transiciones eran las virtudes que lo describían y  corroboramos cuando al fin lo vimos jugar. Antecedentes que estaban avalados por el agente  que hizo posible su trasvase a nuestro baloncesto, Miguel Ángel Paniagua y que el Real  Madrid, tirando de chequera, solía traer productos de mucha calidad, que el prestigio estaba  en juego.

Del canadiense Wiltjer ya sabíamos, tras su paso por el F.C. Barcelona, de su dominio  reboteador. Dominioque fue incluso amplificado con la reciente disputa del Mundobasket en  España, siendo uno de los líderes del torneo con su selección canadiense. Pujando con el CAI  Zaragoza por él (finalmente, los maños se decantaron por Eugene McDowell), este pívot era el  pasaporte del Cajamadrid para un ascenso a la ACB en el que buenos dividendos invirtieron.  14,5 puntos y 10,4 rebotes sellaron en estadísticas sus servicios ligueros en los blaugranas.

Este gancho en suspensión, ante la mirada de Quique Villalobos y Juan Fermosel,  puede suponer una imagen más, pero todos sabemos que no lo es. La primera estampa de  quien sea, con nuevo uniforme (máxime si viene de otra liga) está siempre cargado de un  enorme simbolismo. Por ello, que Branson y Wiltjer sinteticen las ilusiones en todos los  aficionados por la temporada a punto de comenzar. Por esta y por todas las demás. Recuerdos  de pretemporada que nos gustaría que nos contases cuáles son los tuyos. 

AHORA TE TOCA A TI.

OTROS RETRATOS DE UNA VIDA