Retrato Nº 98: Fernando Arceaga, santo y seña de Zaragoza

Retrato Nº 98: Fernando Arceaga, santo y seña de Zaragoza
Liga ACB 87/88 J.01: Cacaolat Granollers 83-91 CAI Zaragoza (26.09.87)

Antonio Rodríguez

Desde Endesa Basket Lover queremos vuestros recuerdos. Que forméis parte de la historia también. Momentos que marcaron vuestras y nuestras vidas, imágenes que sirvieron para inmortalizarlas. Y eso es lo que queremos, enmarcar todos esos retratos, que forman parte un poquito de nuestras vidas. Cada semana os mostraremos una instantánea para que nos cuentes dónde y cómo lo viviste. Seguro que sirvieron para enamorarte aún más de este deporte. Cuáles eran tus expectativas a partir de ese momento, qué supuso para ti aquel día, cómo lo recuerdas. Siempre hay historias alrededor de estos retratos, algunas incluso que ayudan a acrecentar su épica. Siéntete partícipe y háblanos de tu experiencia. Endesa Basket Lover servirá como tablón y escaparate. Estamos deseando escucharte.

 

RETRATO Nº 98: FERNANDO ARCEGA, SANTO Y SEÑA DE ZARAGOZA

por Antonio Rodríguez (viernes, 2 de octubre de 2020)

 

              Ha habido mejores jugadores, más reconocidos y que llenan la memoria de los aficionados, más que Fernando Arcega en la historia del baloncesto español. Pero, ¿alguien más representativo con una ciudad, una de las de mayor tradición y éxito, como su vinculación con Zaragoza? Es posible que no. De todas las grandes plazas cestistas, cualquier nombre estaría más difuminado que el de Fernando Arcega y Zaragoza. Él fue el inicio de la ciudad teniendo éxito y el primero que se asomaba a la élite de los elegidos del mundo de la canasta. “El abuelo”, mote a raíz de una historia que él contaba, es el mayor icono en una plaza como esta. Santo y seña.

              Virtuoso chaval que, superando ampliamente los dos metros de estatura, más proclive para un pívot de su generación, tenía demasiada clase y dominio del balón como para jugar permanentemente bajo los aros. Y en el club de su ciudad entonces, el Helios Skol (nombre que precedía a CAI Zaragoza), pueden ofrecer de repente, junto al bregador pívot nacional y el estadounidense de turno, a Fernando para crear un trío de gala, inicio de los primeros éxitos. En su ciudad y en la Selección Española, por supuesto (121 veces internacional).

              Claro que eran otros tiempos y no se manejaban los caudales económicos de hoy día, pero no quita ni un ápice de mérito que toda su carrera deportiva, transcurriera en su amado club de siempre. “Raimundo Saporta y el Real Madrid, desde sus inicios, estaban interesados en él. Pero cuando este interés fue máximo, lo mandé a hacer la mili, para que se olvidaran de él un poco” reconoce el presidente entonces del club, José Luis Rubio. Tretas para seguir contando con su chico elegido.

              Su finísimo tiro exterior desde su atalaya de doscientos cuatro centímetros de estatura, sus entradas a canasta, sin miedo a perder el balón ante jugadores más bajos que él y sobre todo, lo que nos encantaba en Endesa Basket Lover, su capacidad para fintar bajo el aro, fueron un repertorio inolvidable. Gesto este último, que ya se usa a cuentagotas, ganando la posición, recibía pase bombeado como con los buenos pívots y sus fintas hacían volar al más pintado, hasta que su tiro contra tabla, se traducía en dos puntos.

              Inicio de la saga de hermanos y carreras repletas de éxito, Fernando, José Ángel y Joaquín, los dos primeros internacionales absolutos y, si al último, apenas pudo disfrutar de las mieles ACB, sí que hace perdurar el apellido en una nueva generación, otro deporte y otro país. Ahí siguen. De momento, nos quedamos con esta fotografía de Fernando, todo suavidad y elegancia, dejando una bandeja, ante la mirada de Wayne Robinson, Tony Brown y José Luis Díaz, en los días de vino y rosas caístas, cuando eran fijos en las semifinales de liga.

              Ahora os toca a vosotros, desempolvad recuerdos de un “santo y seña”, a la derecha de la Pilarica, como es Fernando Arcega. ¡AHORA TE TOCA A TI!