Retrato nº 96: El juego de la unificación

Retrato nº 96: El juego de la unificación

Antonio Rodríguez

Desde Endesa Basket Lover queremos vuestros recuerdos. Que forméis parte de la historia también. Momentos que marcaron vuestras y nuestras vidas, imágenes que sirvieron para inmortalizarlas. Y eso es lo que queremos, enmarcar todos esos retratos, que forman parte un poquito de nuestras vidas. Cada semana os mostraremos una instantánea para que nos cuentes dónde y cómo lo viviste. Seguro que sirvieron para enamorarte aún más de este deporte. Cuáles eran tus expectativas a partir de ese momento, qué supuso para ti aquel día, cómo lo recuerdas. Siempre hay historias alrededor de estos retratos, algunas incluso que ayudan a acrecentar su épica. Siéntete partícipe y háblanos de tu experiencia. Endesa Basket Lover servirá como tablón y escaparate. Estamos deseando escucharte.

 

RETRATO Nº 96: EL JUEGO DE LA UNIFICACIÓN

por Antonio Rodríguez (jueves, 27 de agosto de 2020)

 

Final Mundobasket Argentina’90: Yugoslavia 92-75 Unión Soviética (19.08.90)

              Otro tiempo que, aunque algunos no cueste verlo, se hace ya muy lejano. Tiempos con algunas paradojas difícilmente entendibles hoy día, otras vicisitudes de actualidad y un puente al presente en nuestras cabezas, a modo de fantasía. Aquí ven, en el escueto podio del Mundial de Argentina’90, con Alonzo Mourning como representantes de Estados Unidos, cariacontecido por verse en lo más bajo (y que dieran gracias de poder auparse en él), junto con los dos capitanes de la URSS y Yugoslavia: Valery Tikhonenko y el mito Drazen Petrovic. Repetimos: la URSS y Yugoslavia. Unificadas.

              ¿Cuántas veces hemos fantaseado con ello hoy día? Viendo las actuaciones de Luka Doncic en estos Playoffs, sus 43 puntos y triples sobre la bocina, todo un sueño para los aficionados al baloncesto, añadan a Porzingis o Jokic, los Bogdanovic y Sabonis, en no pocas ocasiones nos hemos visto tentados a crear nuestro juego, nuestra propia Fantasy en la que elucubramos cómo serían las selecciones de Yugoslavia y la Unión Soviética unificadas en los tiempos que corren.

              Vale que el crisol de selecciones que invaden hoy los torneos internacionales en Europa desaparecería. Pero viendo la otra cara de la moneda, un equipo que albergara a Milos Teodosic, Bogdan Bogdanovic, Luka Doncic, Goran Dragic, Ante Zizic, Bojan Dubljevic, Nikola Jokic… sería deseo de genio de la botella verlos a todos juntos.

              O disfrutar de Kalnietis y Shved, Kuzminskas y Porzingis, Domas Sabonis y Valanciunas, por ejemplo, con el mismo uniforme. ¿Quién se atrevería a pasearse por esa zona? Hablamos de combinados que harían temblar muchos cimientos establecidos, al menos amenazarlos. Es cierto que, de cara a nuestros intereses patrios, la Selección Española tendría muy duro el acceso a semifinales, batallando con ambas, compitiendo además frente a Italia o Grecia, Francia y Turquía. Pero en la hipotética idea de esta fantasía en los próximos Juegos Olímpicos, con España, Estados Unidos, Yugoslavia y la URSS, ¿os aventuráis a dar un podio claro? En Endesa Basket Lover, no. Lo que sí nos atrevemos a decir que sería la madre de todos los torneos. En eso sí nos mojamos.

              Ahora, por un momento, volvamos a la realidad. Son tantos y tan distinguidos nombres los expuestos que, lo que nos queda, es seguir disfrutando de ellos, sean adversarios o no, compitan donde compitan. Son tiempos de excelencia de un buen puñado de jugadores y la maravilla que nos toca vivir. Eso sí, regresen a la fantasía: os animamos a que nos hagáis vuestros doce elegidos favoritos en cada una de las dos selecciones que insinuamos en este artículo. Da vértigo unir tanto talento. ¡AHORA TE TOCA A TI!

MÁS ARTÍCULOS BASKET LOVER: CUANDO EL CIELO DEL BALONCESTO FUE YUGOSLAVO