Retrato Nº81: Goran Grbovic, estandarte en la Alhambra

Retrato Nº81: Goran Grbovic, estandarte en la Alhambra

Antonio Rodríguez

Desde Endesa Basket Lover queremos vuestros recuerdos. Que forméis parte de la historia también. Momentos que marcaron vuestras y nuestras vidas, imágenes que sirvieron para inmortalizarlas. Y eso es lo que queremos, enmarcar todos esos retratos, que forman parte un poquito de nuestras vidas. Cada semana os mostraremos una instantánea para que nos cuentes dónde y cómo lo viviste. Seguro que sirvieron para enamorarte aún más de este deporte. Cuáles eran tus expectativas a partir de ese momento, qué supuso para ti aquel día, cómo lo recuerdas. Siempre hay historias alrededor de estos retratos, algunas incluso que ayudan a acrecentar su épica. Siéntete partícipe y háblanos de tu experiencia. Endesa Basket Lover servirá como tablón y escaparate. Estamos deseando escucharte. 

 

RETRATO Nº 80: GORAN GRBOVIC, ESTANDARTE EN LA ALHAMBRA

por Antonio Rodríguez (23/7/2019)

Liga 88/89: F.C. Barcelona 112-92 Puleva Granada (20.10.88)

De años en los que era premisa fundamental, buscar la estrella que llenase el pabellón. Luego ya, hacer por que encaje y los demás que encajen con él. En los equipos modestos, era religión. Y en Granada, concretamente en la vecina Albolote, Oximesa llegaba con nuevo sponsor de la tierra, la empresa láctea Puleva. Y tocaba marcarse un órdago de cara a la liga, de cara a unos aficionados que pretendían seguir vibrando con los suyos. Y todo ello lo encontraron en la figura del serbio Goran Grbovic, absoluto estandarte cestista de la ciudad.

Goran fue la comunión perfecta con las gradas del pabellón José Antonio Murado de Albolote. Un jugador impactante desde el primer día (debutó frente a su parroquia, con 40 puntos ante CAI Zaragoza), tirador excepcional, anotador compulsivo. 27,1 puntos de promedio en aquella 88/89 en la que llegó a España, ornamentados con 52 puntos al CajaCanarias, superando los 40 en otras 3 ocasiones y en 9, los 30. De los 41 partidos disputados, tan solo en 10 de ellos, no llegó a los 10 puntos. Y todo ello, con un 49,4% en tiros de campo y 36% en triples.

Tras gran parte de su carrera en Partizán Belgrado y siguiendo la legislación vigente, abandonó su país a los 28 años, llegando a nuestra competición como un veterano, cuyo repertorio ofensivo no conocía límites. Un alero muy fuerte físicamente, conocedor de las artes bajo los aros, ganar la posición y jugar en el cuerpo a cuerpo, maestro en las fintas y entrar a canasta. Pero, sobre todo, un excepcional tirador exterior. Su arsenal, saliendo tras bloqueo, finta, bote y levantarse a cinco metros, era un ejercicio de eficacia con trazo de tiralíneas. Internacional con la selección yugoslava, aupó a 17 victorias a los granadinos y salvarles del descenso, a pesar de las polémicas con el cambio del otro extranjero incluido (Terry White por Dan Hartshorne).

Recordadas son las palmadas con los aficionados, cuando anotaba una canasta y bajaba a defender pegado a la línea de banda, extendiendo el brazo para que llegaran los de la primera fila al “choca esos cinco”. Supo ganarse a la afición, que aún le tiene en el recuerdo, hasta que fue -con otra ración de polémicas- sustituido a mitad de la siguiente temporada. Así que, va por vosotros. Os toca contar vivencias con el gran Goran Grbovic en nuestra liga, más allá de la escena de las tijeras en Limoges. Experiencias en nuestras pistas, en nuestra Liga Endesa. ¡AHORA TE TOCA A TI!