Retrato nº75: Baloncesto León

Retrato nº75: Baloncesto León

Antonio Rodríguez

Desde Endesa Basket Lover queremos vuestros recuerdos. Que forméis parte de la historia también. Momentos que marcaron vuestras y nuestras vidas, imágenes que sirvieron para inmortalizarlas. Y eso es lo que queremos, enmarcar todos esos retratos, que forman parte un poquito de nuestras vidas. Cada semana os mostraremos una instantánea para que nos cuentes dónde y cómo lo viviste. Seguro que sirvieron para enamorarte aún más de este deporte. Cuáles eran tus expectativas a partir de ese momento, qué supuso para ti aquel día, cómo lo recuerdas. Siempre hay historias alrededor de estos retratos, algunas incluso que ayudan a acrecentar su épica. Siéntete partícipe y háblanos de tu experiencia. Endesa Basket Lover servirá como tablón y escaparate. Estamos deseando escucharte. 

RETRATO Nº 75: BALONCESTO LEÓN

por Antonio Rodríguez (4/5/2019)

Cuartos de final Copa del Rey 96/97: León Caja España 88-85 TDK Manresa (31.01.97)

Fue otro de los jovencitos respondones en la historia de la Liga Endesa a durante toda la década de los 90. Soñaron y muy alto, hasta que la crisis les azotó. Aún así siguieron remando arrastrando deudas que, en una rueda de prensa de 2012, se hicieron insostenibles y echaron el cerrojazo. Pero León y su baloncesto fueron un gustazo en la competición, porque desde los despachos se extendió el buen hacer hasta la pista, donde toda una ciudad, preferentemente de balonmano, disfrutó con la “pelota gorda”.

Desde Endesa Basket Lover queremos recoger testimonios de todos aquellos aficionados que llenaban su particular guarida durante toda la década de los 90. La que albergó una Copa del Rey en 1997. Por ello, hemos elegido esta foto, en el encuentro de cuartos de final donde los anfitriones, León Caja España, derrotaron al vigente campeón, TDK Manresa, por 88-85. Donde el más que fornido Chris McNealy desde el poste bajo, es defendido por Bryan Sallier y por… sí, sí: es Joan Peñarroya, su actual entrenador.

Tras tocar la gloria en diversas ocasiones en 1ª B desde su nacimiento, en 1980,  con los hermanos Herreras, con Mikel Cuadra, con americanos de la calidad de Essie Hollis, Gerald Kazanowski, Joe Wallace o Cherokee Rhone, al fin en 1990, consiguieron el billete para la Liga Endesa. Elosúa León, su nombre por aquel entonces, se hizo tan popular como su juego. Y tan bien representados sobre una pista, que con algunos retoques y dos grandes americanos, en su debut en ACB, consiguieron plaza en la Copa del Rey. Mike Schlegel era un seguro en nuestra competición. Y si a Wallace le venía un pelín grande la máxima categoría, no así a Ben Coleman, que triunfó con notoriedad en la ciudad castellana.

Siguieron creciendo como para lograr una sexta posición liguera (en 1993), llegar a cuartos de final de Playoff y ¡ojo!, también en cuartos de final de la Copa Korac, poniendo su nombre en Europa. Sin embargo, la Virtus Roma algo tenía con los equipos de Castilla León, que tras quitarse de en medio al Fórum de Sabonis un año antes, repitió con nuestros protagonistas en 1993. Reggie Johnson, Raymond Brown, Mark Tillmon, Ferrán Heras, Alberto Angulo, Silvano Bustos, José Lasa, Xavi Crespo o el estandarte, Xavi Fernández, poseían tal calidad que plantaron cara en 5 ediciones de Copa del Rey, venciendo al Real Madrid, al Barça, a la Penya… Otros grandes más de la lista, dirigidos por alguien tan identificado con esa casa como el mismo pabellón: Gustavo Aranzana.

La crisis llegó con un ERE, algo que en este país, al menos en deporte, no se había oído nunca. Ni a Reggie Johnson, ni Raymond Brown, ni a Crespo o Bustos, se les podían pagar las fichas firmadas. Y como sociedad anónima, tuvieron que ir con tal expediente de regulación a las administraciones laborales. Pero continuaron, sin los nacionales más preciados. Pero como en los despachos había un genio llamado Ramón Fernández, pues probó con llenar el equipo con los descartes verdinegros. Junto a Reggie, al que se le convenció quedarse por mucho menos dinero, Corny Thompson, Harold Pressley o Dani Pérez se pasearon por la ciudad leonesa mostrando su clase. Esta fotografía y este año 1997 pudo ser la última gran estampa del club, queriendo ser resolutivo en su cancha.

Últimos años duros, un descenso y vuelta en 1999 a la ACB, para morir entre un escasísimo presupuesto en el 2000. Se consumó una nueva bajada a los infiernos de la que ya no se salió. Las deudas de esa última campaña ACB se llevaron en los lomos hasta el día de la desaparición.

Una fantástica década donde León olía y sabía a baloncesto. De donde queremos nos cuentes tus recuerdos. ¡AHORA TE TOCA A TI!