Retrato Nº70: Luka Doncic, ¿son seis años mucho o poco?

Retrato Nº70: Luka Doncic, ¿son seis años mucho o poco?

Antonio Rodríguez

Desde Endesa Basket Lover queremos vuestros recuerdos. Que forméis parte de la historia también. Momentos que marcaron vuestras y nuestras vidas, imágenes que sirvieron para inmortalizarlas. Y eso es lo que queremos, enmarcar todos esos retratos, que forman parte un poquito de nuestras vidas. Cada semana os mostraremos una instantánea para que nos cuentes dónde y cómo lo viviste. Seguro que sirvieron para enamorarte aún más de este deporte. Cuáles eran tus expectativas a partir de ese momento, qué supuso para ti aquel día, cómo lo recuerdas. Siempre hay historias alrededor de estos retratos, algunas incluso que ayudan a acrecentar su épica. Siéntete partícipe y háblanos de tu experiencia. Endesa Basket Lover servirá como tablón y escaparate. Estamos deseando escucharte. 

 

RETRATO Nº 70: LUKA DONCIC, ¿SON SEIS AÑOS MUCHO O POCO?

por Antonio Rodríguez (7/2/2019)

 

Final Minicopa Endesa Vitoria’13: Real Madrid 71-47 F.C. Barcelona (10.02.13)

En estos días se cumplirán seis años de la Copa del Rey de Vitoria. Seis años de la aparición y presentación para la gran masa de aficionados de Luka Doncic en sociedad. Como gran escaparate de niños, esta edición de la Minicopa Endesa sirvió para abarrotar la pista anexa del BAKH, al resguardo del Buesa Arena, con 1.200 espectadores donde suelen caber unos cuantos cientos tan solo, porque nadie se quería perder las evoluciones del niño maravilla de 13 años del Real Madrid.

Luka Doncic fue el máximo anotador del torneo con 24,5 puntos de promedio, el máximo reboteador con 13 capturas, el máximo asistente con 4 y quien más balones robó, con 6 recuperaciones. Increíble carta de resultados. Por eso, todos queríamos estar presentes en la matinal del domingo. No hay más que echar un vistazo a la fotografía y apreciar la multitud de cabezas que se agolpaban por descubrir quién era ese chico esloveno que llevaba poco más de un año en España.

Endesa Basket Lover fue testigo de aquella gran ocasión. Y sí, un chico alto y desgarbado, que sabía hacer de todo sobre una pista de baloncesto, donde sus compañeros y rivales, con mayor o menor fortuna en sus acciones, eran eso: niños de 13 años. Y en ese marco, nos fascinaba esa cosa innata que tienen los genios, lo que no se enseña y que les hace parecer un adulto jugando a este deporte. Recordamos un rebote defensivo que capturó e inmediatamente, soltando un pase de béisbol a una mano, casi sin tiempo a mirar a su objetivo, cruzar el balón la pista de lado a lado y caer el balón en las manos de su compañero con una precisión milimétrica, anotando bajo el aro. A esas cosas nos referimos.

Tenía la ventaja de poder mirar por encima de los demás (porque era más alto que cualquier exterior), lo que no quitaba para repartir juego con la simpleza que tienen las cosas bien hechas en baloncesto. Sus entradas, la forma de asomar sus codos cuando agarraba y protegía el balón con ambas manos, la suavidad del tiro en suspensión… el niño era una joya. Seis años de aquello. ¿Mucho o poco?

Su carrera ha sido fulgurante. No vamos ahora aquí a redundar en sus excelencias actuales, copando gran parte de artículos y reportajes televisivos allende los mares. De su impacto como rookie en Dallas Mavericks y de los piropos de todo un planeta baloncestístico, que han creado una misma corriente de opinión sobre su figura. A las megaestrellas, seis años les sirven para que el niño desarrolle, debute con 15 años con el primer equipo, con quien se proclamó campeón de todo -en la temporada 14/15-, llegar a ser el líder a poco que cumplió los 18 y bajo su mandato, volver a coronar a su club como campeón siendo el mejor.

Seis años que, para él, suenan a eternidad con todos los pasos que ha dado y logros obtenidos. Para los aficionados que tenemos una edad y que, precisamente por el baloncesto que hemos tenido ocasión de ver, asumimos el significado de toparnos con chicos así, ha sido un abrir y cerrar de ojos. ¿Seis años? Nada. Quizás para él tampoco sea nada por todo lo que está por conseguir, por los éxitos individuales y colectivos que le esperan.

¿A cuántos niños hemos visto de 15 años jugando así? ¿Cuántos con 18 se proclaman campeones de Europa con su selección, siendo determinantes y con 19 alzar a sus compañeros a lo más alto como club? Como de esto ha habido millones de teclas pulsadas (ya no podemos decir “ríos de tinta”. Tiempos), queremos que nos contéis la sensación de las evoluciones cuando le visteis por primera vez o en cualquier vez, qué demonios. En un mundo tan globalizado y con tanto acceso a toda la información, donde Luka Doncic ha crecido, podemos tomar la gran mayoría esta Minicopa como punto de partido. Así que… ¡AHORA TE TOCA A TI!