RETRATO Nº 55: El debut de John Pinone

RETRATO Nº 55: El debut de John Pinone

Antonio Rodríguez

Desde Endesa Basket Lover queremos vuestros recuerdos. Que forméis parte de la historia también. Momentos que marcaron vuestras y nuestras vidas, imágenes que sirvieron para inmortalizarlas. Y eso es lo que queremos, enmarcar todos esos retratos, que forman parte un poquito de nuestras vidas. Cada semana os mostraremos una instantánea para que nos cuentes dónde y cómo lo viviste. Seguro que sirvieron para enamorarte aún más de este deporte. Cuáles eran tus expectativas a partir de ese momento, qué supuso para ti aquel día, cómo lo recuerdas. Siempre hay historias alrededor de estos retratos, algunas incluso que ayudan a acrecentar su épica. Siéntete partícipe y háblanos de tu experiencia. Endesa Basket Lover servirá como tablón y escaparate. Estamos deseando escucharte. 

 

RETRATO Nº 55: EL DEBUT DE JOHN PINONE

por Antonio Rodríguez (6/9/2018)

Temporada 84/85: Real Madrid 98-86 Estudiantes Caja Postal (13.11.84)

“Y aparece en el vestuario un tío que no conocíamos y tampoco hablaba. Y pensé ‘pues será el nuevo americano’. Habíamos oído que iban a sustituir a McKormick”. Pedro Rodríguez, “Picapiedra” como le apodaba Andrés Montes, cuenta así la aparición de John Pinone a sus vidas. A nuestras vidas. Había llegado la misma mañana de sábado a Barajas, comió, descansó algo y por la tarde se metió en aquel vestuario de un equipo extraño, de indumentaria extraña (pantalón rojo y elástica amarilla) con nombre extraño que al menos, no le costaba trabajo pronunciar. Tan extraño que, durante el juego, John se dio cuenta que algunos aficionados, sin percatarse quiénes, celebraban sus canastas y las de su equipo siendo cancha contraria. Al finalizar el enfrentamiento ante los madridistas, quiere agradecer a los fans su apoyo y busca. Ve bufandas blancas en un fondo y bufandas azules en otro. Nada con su uniforme. Y pregunta “¿quiénes son los nuestros?”. Le tuvieron que señalar que los de bufandas azules. No entendía mucho, pero les aplaudió.

Craig McCormick era el armario de 2,08 de raza blanca que se estiló mucho en la liga aquella temporada. La apuesta estadounidense de Estudiantes junto a la estrella, la otra incorporación, David Russell. McCormick era sacrificado y no demandaba mucho balón. Pero claro, 39 puntos en 3 partidos, siendo uno de los dos foráneos, era demasiado escaso. Tosco y con pocos recursos ofensivos, fue sustituido por alguien que, por lo visto, le conocían como “el oso” (o eso nos llegó a España), que los enviados especiales al Mundial de Colombia dos años antes ya le habían visto jugar y decían que era inteligente. Sí, repartía asistencias.

Desde su titularidad, con 24 puntos, realizó un más que notable encuentro, añadiendo 4 asistencias. Y asistencias en aquel entonces, no computaba como el pase desde el poste bajo que dio para que Vicente Gil anotase el único triple del partido (otros tiempos, ya ven) para poner por primera y única vez a Estudiantes por delante: 75-76.

Nos encanta esta fotografía de aquel debut. Intentando el tiro con la izquierda, ante el interminable brazo de Fernando Romay, al que trajo en jaque en varias ocasiones. El pobre “Pinoso”, tras un viaje tan prolongado, apenas bajaba a defender en los últimos minutos, exhausto. Pero dejó desde el primer día su impronta de excelso jugador. De aquel debut... pues nueve añitos con los colegiales. ¿Quién se lo iba a decir? Santo y seña de ese equipo fácilmente pronunciable. ¿Quién nos lo iba a decir?

Así que, como todos -que vivísteis aquel periplo hasta 1993- tenéis mil recuerdos de John Pinone, siempre en orden, contadnos. ¡AHORA TE TOCA A TI!