Retrato Nº53: Cacaolat Granollers

Retrato Nº53: Cacaolat Granollers

Antonio Rodríguez

Desde Endesa Basket Lover queremos vuestros recuerdos. Que forméis parte de la historia también. Momentos que marcaron vuestras y nuestras vidas, imágenes que sirvieron para inmortalizarlas. Y eso es lo que queremos, enmarcar todos esos retratos, que forman parte un poquito de nuestras vidas. Cada semana os mostraremos una instantánea para que nos cuentes dónde y cómo lo viviste. Seguro que sirvieron para enamorarte aún más de este deporte. Cuáles eran tus expectativas a partir de ese momento, qué supuso para ti aquel día, cómo lo recuerdas. Siempre hay historias alrededor de estos retratos, algunas incluso que ayudan a acrecentar su épica. Siéntete partícipe y háblanos de tu experiencia. Endesa Basket Lover servirá como tablón y escaparate. Estamos deseando escucharte. 

 

RETRATO Nº 53: CACAOLAT GRANOLLERS

por Antonio Rodríguez (14/8/2018)

Temporada 85/86: Estudiantes Caja Postal 104-91 Cacaolat (01.02.86)

Cuando el boom del baloncesto llegó a nuestro país, fue la compañía láctea Cacaolat la que daba apellido al baloncesto en Granollers y con eso quedará para siempre. Ambos nombres unidos como símbolo de una plaza histórica en la memoria de todos. Haciéndose sitio en la élite en los 70 bajo el nombre de Areslux, Cacaolat llegó en el momento más oportuno, el nacimiento de la ACB, para “venderse” y quedarse.

Os dejamos como muestra y testigo de su baloncesto, esta imagen de Charles Bradley, un enorme anotador desde la posición de escolta, que tuvo en la temporada 85/86, haciendo esta elegante entrada a aro pasado, ante la oposición del malogrado Carlos Montes.

Piensen que allí fue donde gran parte de la carrera del mítico Joan Creus transcurrió. Nada menos que 11 temporadas y muchos días de gloria para la parroquia vallesana, cabalgando en sus contragolpes (porque el Cacaolat siempre corría. Vaya si lo hacían). Quienes lo vivieron, recuerdan los pivotes y las fintas de uno de los mejores bailarines que tuvo nuestro baloncesto. A falta de físico y estatura, Javi Mendiburu sembró la zona del poste bajo como un arte a cuidar. La muñequita fina de José Ramón Fernández sumaba triple tras triple. Allí entrenaron ilustres como Chus Codina o Manel Comas. Allí, cuando quisieron dar un salto a lo grande, ficharon a la estrella liguera Wayne Robinson, procedente del Real Madrid, para adquirir más notoriedad. Y aunque no resultó del todo lo que esperaban, siguieron intentándolo: Mike Phillips, Mike Davis, Claude Riley. Aunque si hay que hablar de sus foráneos estelares, qué pena que los mejores no tuvieron tanta visibilidad, por vivir tiempos anteriores, nadando entre el semianonimato de la televisión. Albert “Slab” Jones y sobre todo, el gran Essie Hollis llegaron demasiado pronto. Fotos de ellos, teníamos a patadas. Imágenes de sus mates, las justitas.

Viajaron al pabellón Las Franquesas para darles un toque de elegancia (y mayor aforo que el antiguo municipal, el de los 1.800 espectadores y las 3.000 carracas). El Barça, la Penya, el Real Madrid… todos temblaban en su visita y todos perdieron allí. La crisis económica tras el festín que supuso 1992 para este país, dejó herida a la Liga Endesa, devoró este proyecto de baloncesto que ya andaba casi moribundo y un año más, en 1993, firmó su defunción.

Buscamos a todos aquellos aficionados de Granollers y alrededores, que nos cuenten lo que suponía aquel Cacaolat y disfrutar más que nadie al “Chichi” Creus. De las frías tardes invernales en el antiguo recinto y del vacío por su desaparición. Hay muchos Basket Lover de allí. Seguro. Así que, ¡AHORA TE TOCA A TI!