Retrato nº 49: Sabonis & Homicius o la vida en España

Retrato nº 49: Sabonis & Homicius o la vida en España
Retrato nº 49: Sabonis & Homicius o la vida en España. Foto: Cantalapiedra

Antonio Rodríguez

Desde Endesa Basket Lover queremos vuestros recuerdos. Que forméis parte de la historia también. Momentos que marcaron vuestras y nuestras vidas, imágenes que sirvieron para inmortalizarlas. Y eso es lo que queremos, enmarcar todos esos retratos, que forman parte un poquito de nuestras vidas. Cada semana os mostraremos una instantánea para que nos cuentes dónde y cómo lo viviste. Seguro que sirvieron para enamorarte aún más de este deporte. Cuáles eran tus expectativas a partir de ese momento, qué supuso para ti aquel día, cómo lo recuerdas. Siempre hay historias alrededor de estos retratos, algunas incluso que ayudan a acrecentar su épica. Siéntete partícipe y háblanos de tu experiencia. Endesa Basket Lover servirá como tablón y escaparate. Estamos deseando escucharte. 

 

RETRATO Nº 49: SABONIS & HOMICIUS O LA VIDA EN ESPAÑA

 

por Antonio Rodríguez (09/07/2018)

 

Valladolid, agosto de 1989.

 

            Lo que sucedió aquel verano era un nuevo episodio de un devenir vertiginoso en nuestro baloncesto. Hoy día, en tiempos de buscar exclusivas y maximizar cualquier pequeño suceso, aquello fue un terremoto. ¿Imaginan que Dirk Nowitzki aterrizase en el Montakit Fuenlabrada o el UCAM Murcia? Pues el impacto fue algo semejante.

            “¿Te atreves con Sabonis?”. Así empezó esta historia, con José Antonio Arízaga ofreciendo a Gonzalo Gonzalo, presidente del Fórum Filatélico Valladolid, la opción de fichar a Arvydas Sabonis, tras infructuosas temporadas con fuertes desembolsos económicos en búsqueda de americanos impactantes, cuando lo que realmente impactaba era cuando se eludía el descenso las más veces en los últimos años. “El fichaje de Sabonis sí que fue divertido” nos contaba el propio Arízaga recientemente, cuando se le entrevistó para el Informe Robinson de Drazen Petrovic. Ahí dejaba el reto sobre la mese

Fueron doce viajes a lo largo de la geografía española, para entrevistarse con el jugador mientras que, de bolos, disputaba amistosos veraniegos con la selección soviética, junto a representantes de la propia selección y del siempre enredado polit bureau soviético. Y luego, había que sacar el dinero. Aquel millón de dólares, del que parte importante se pactó con una empresa de perfumes italiana, que una fragancia con el nombre del jugador viera la luz, más las conversaciones con la entidad financiera Fórum Filatélico (han cambiado los tiempos, sí)… todo, para que se pudiese asegurar.

El requisito final era que Alexander Gomelski, entrenador soviético, tenía que ir en el paquete junto a Sabas. Y Gonzalo Gonzalo, que salió por peteneras, consciente que la experiencia tinerfeña de Gomelski no había sido nada fructífera, rubricó la negociación finalizó con la llegada bajo el brazo de Valdemaras Homicius a cambio, para completar el dúo extranjero del equipo. Excepcional tirador por el que Javier Casero, entrenador vallisoletano, no hizo ascos en absoluto.

Y aquí les tienen, en este RETRATO, en el verano vallisoletano. Con las familias, satisfechos por haber podido instalarse en apartamentos céntricos, junto a la plaza Zorrilla, preferencias por encima de los chalets en las afueras que se les ofreció inicialmente. Contentos porque habían instalado pupitres para las habitaciones de las niñas y que pudiesen estudiar, cortinas que no quitasen mucha luz… ya ven, esos pequeños detalles de dos familias que, tampoco pedían ningún capricho desorbitado.

Sobre su aclimatación en Valladolid, nos contaréis vosotros, quienes les recordáis paseando por sus calles, conviviendo con sus gentes. Iconos deportivos de una ciudad, como tantos y tantos extranjeros que calaron y se encandilaron por nuestra forma de vida. Cualquiera nos sirve, que tu historia cuente. Muéstranos tus recuerdos y vivencias. ¡AHORA TE TOCA A TI!