MOMENTOS ÉPICOS: EL ÚNICO DREAM TEAM Capítulo 6

MOMENTOS ÉPICOS: EL ÚNICO DREAM TEAM Capítulo 6
Martes, 4 de agosto de 1992. 1/4 de final: Estados Unidos 115-77 Puerto Rico (67

Antonio Rodríguez

Martes, 4 de agosto de 1992. 1/4 de final: Estados Unidos 115-77 Puerto Rico (67-40 al descanso)

En los cuartos de final, los estadounidenses encajaron un parcial de 13-0 por parte de los portorriqueños, tras un inicio fulgurante. Aun así, Chuck Daly no solicitó tiempo muerto. Mullin, 8/10 en tiros de campo y 21 puntos, fue el máximo encestador el partido, que finalizó con risas y saludos entre Karl Malone y “Piculín” Ortíz, antiguos compañeros en los Jazz. 

Barcelona, ciudad perfecta para unos Juegos. Urbe multicultural que vio pasar por sus calles más famosas, gentes de todas las nacionalidades. Acogedora, noctámbula, desenfadada. Y con un testigo muy particular: su mascota Cobi.

Rick Reilly: “(De su columna semanal en la publicación “Sports Illustrated”) Las primeras mil veces que lo ves, te parece mono. Las siguientes mil, piensas que su sonrisa es falsa. Las terceras mil veces, te juro que voy a matar a su creador. ¿Qué es?¿Un perro, un gato, un hámster?¿Qué clase de animal tiene tres dedos en una mano y cuatro en la otra? Está en todos los lugares y en todas las cosas. En un mechero y en la ventana de un autobús. Vende Coca Cola, cerveza Estrella, electrodomésticos Panasonic…lo que haga falta. Y luego hay un Cobi para cada deporte: nada, tira con arco en postura de Robin Hood, practica taekwondo…Es el embajador de la buena voluntad, con su lema perenne ‘Amigos para siempre’. Es algo para lo que no estoy preparado”.

Mascota simple de trazo sencillo. Javier Mariscal, su creador, se jactaba de dibujar uno en cuatro segundos. “Lo van a adorar, porque es mono”. Barcelona fue de la mano en la fe por tal creación en los Juegos y como se dijo en el “Informe Robinson” especial de este evento, es de largo la mascota más rentable de la historia de unos Juegos Olímpicos. 

Juan Antonio San Epifanio, da la bienvenida a Barcelona.
Juan Antonio San Epifanio, da la bienvenida a Barcelona.

En este escenario, la selección de Estados Unidos aterriza. Pero no en el aeropuerto del Prat.

Esteban Gómez: “Ellos, por cuestiones de seguridad, aterrizaron en el aeropuerto de Reus, donde nos congregamos algunos periodistas para ver su llegada. Piensa que en el aeropuerto del Prat, no solamente llegaban deportistas por esas fechas, sino también múltiples jefes de Estado para ver la inauguración”.

Para la seguridad sobre el equipo olímpico estadounidense de baloncesto, no se escatimaron esfuerzos. Sobre todo, tras la experiencia en Montecarlo, donde el director del hotel Loews acabó pidiendo disculpas por no hacer caso a la recomendación inicial de reforzar la seguridad ante la avalancha de aficionados. “Disculpen, pero aquí se han hospedado jefes de estado y estrellas del mundo del espectáculo y nunca tuvimos ningún problema”. Soberbia gala. Jamás pudieron imaginar la avalancha que se les avecinó. En Barcelona sí había previsiones de lo que definían los periodistas “como si estuviéramos siguiendo a los Beatles”. El hotel Ambassador, ubicado en una de las calles perpendiculares a Las Ramblas, sí sabía a quién alojaba.

Ramón Trecet: “El hotel donde estaban ellos, fue construido para los Juegos. De cinco estrellas, con todo. Ahí también se hospedó David Stern con su esposa y su hijo pequeño. El Dream Team era la punta de lanza del cambio en los Juegos. Del semiamateurismo al profesionalismo más absoluto. Los deportistas profesionales no necesitan estar en una villa. Eso es para los amateurs. Acuérdate que los de baloncesto en Atenas’2004, estaban hospedados en el Queen&Mary II, anclado en El Pireo”.

Chuck Daly: “(Extraído de su diario en “America’s Dream Team”) Antes de instalarnos, jugadores y entrenadores fuimos a la Villa Olímpica para recoger nuestras acreditaciones y ocurrió algo que les dará una idea que sitúa a este equipo en un lugar aparte. Obtuvimos nuestras acreditaciones con bastante rapidez, pues a veces se necesitan hasta cinco horas para ello. Pero hicieron un sorprendente trabajo arreglándolo. Luego, algunos de los voluntarios empezaron a acercarse en busca de autógrafos. Tuvimos que caminar como dos manzanas hasta nuestro autobús. Y por el camino, muchos de los atletas empezaron a rodearnos. Decenas y decenas de ellos. Salieron de sus terrazas y había gritos y vítores. A éstos se les unieron periodistas, hasta que nos vimos empujados de un lado a otro. Tuvimos que meternos a toda prisa en el autobús por motivos de seguridad. Subrayo la naturaleza de los riesgos de seguridad implícitos con estos jugadores allá donde vayamos. La gente piensa que podemos simplemente por ahí con toda normalidad, pero no podemos”.

"Las primeras mil veces que lo ves, te parece mono. Las siguientes mil, su sonrisa te parece falsa".

El autobús que les llevaba al Palau Olimpic estaba escoltado. Había un helicóptero que les custodiaba, sobrevolando el vehículo. Y al hotel se accedía con tarjetas que tan sólo tenía la delegación de baloncesto, únicos clientes del recinto.

Ramón Trecet: “En Barcelona había hasta submarinos. Y en la ciudad, en cada rotonda había dos vehículos blindados en cada una de ellas. Por si había algo, se cerraban líneas”.

Haciendo un poco de historia, podemos entender tales medidas.

Ramón Trecet: “La Villa Olímpica había sido un centro de intercambio de ideas, de empatía, hasta que pasó la tragedia de Munich. Automática y desgraciadamente, la villa Olímpica se convirtió en una prisión. Barcelona fue la primera fuga de la prisión, porque la NBA se va fuera. Pero no era de lo más exagerado. Yo he visto cosas peores en Seúl, por ejemplo. Seúl está a 60 km. de Corea del Norte. Allí te avisan que ellos no firmaron la paz, sino un armisticio. Había una hilera de tanques todo el día ¡con los motores en marcha!”.

Junto a eso, La Villa Olímpica tampoco tenía ciertas comodidades para los hombres altos, como las dimensiones de las camas. Aunque lo que más les sorprendía a los estadounidenses –sobre todo- y que a muchos les trajo de cabeza, era la falta de aire acondicionado.

Zan Tabak: “Recuerdo el partido que jugamos frente a Angola, que fue a las nueve y media de la mañana. Estábamos perdiendo por 20 puntos al descanso. Era muy complicado jugar por la mañana, porque no podías dormir hasta las cuatro de la madrugada por el calor en la Villa Olímpica. Estabas cansado y no podías dormir”.

Era el contrapunto de una Villa que disfrutaron todos, puesto que los atletas pudieron permanecer durante todas las fechas de competición, hasta el final, incluso eliminados, algo que no ha vuelto a suceder. Tenían hasta playa propia.

Zan Tabak: “Ver a los deportistas, a toda la gente que arrastraba…era una gran manifestación. Es un poco sentir todo el movimiento olímpico. Allí me encuentro a Jim Courier, o estar al lado de Carl Lewis, o con Sotomayor. Y te vas a hacer pesas al gimnasio y te encuentras a un campeón olímpico de halterofilia. Y estás en el comedor y se presentaba alguien allí luciendo su medalla de oro. Estuve en Barcelona mucho mejor que en Atlanta. En Atlanta, si no llegabas a tiempo al comedor, no comías. Y en Barcelona, increíble. Durante todo el día podías desayunar o comer o cenar. Abierto las 24 horas del día”. 

Un jovencísimo Zan Tabak, marcando a Larry Bird.
Un jovencísimo Zan Tabak, marcando a Larry Bird.

El sábado 25 de julio, día de la ceremonia de inauguración, el equipo olímpico de Estados Unidos al completo, da una rueda de prensa en el salón central. Allí se congregaron más de mil periodistas.

Esteban Gómez: “Mirabas detrás de ti y veías una hilera interminable de cámaras. En aquella rueda de prensa, quien puso el toque fue Charles Barkley”.

En la víspera al debut frente a Angola, Barkley declaraba en tal salón, en su salsa, “no conozco a Angola. Sólo sé que tienen un problema”. O cuando le preguntaron sobre la derrota estadounidense en Munich’72, se despachó con un “yo acababa de suspender mi examen de acceso al jardín de infancia. Con lo que no sé mucho al respecto”. Los medios españoles se hacían eco de las respuestas de un personaje como Barkley. Hubo artículos en diarios, elucubrando sobre la posibilidad de tener en nuestras ligas domésticas a tipos como él, que harían mucho más divertida la profesión periodística.

Sin embargo, su fanfarronada sobre el desconocimiento de Angola, tendría sus horas contadas. Ya se encargarían los técnicos del equipo en tener cumplida información del primer rival.

Miguel Ángel Paniagua: “Carlesimo es que hizo scouting hasta de Angola, que es de locos”.

Juan Antonio Orenga: “Yo salgo fuera a tirar una suspensión, porque en la zona no tenía nada que hacer. Y de repente, sin pensarlo, viene Ewing y me coloca un tapón. Él sabía que yo era asiduo a tirar desde fuera. Sabían perfectamente quiénes éramos. Sin embargo, yo no sabía tanto de él. Me sorprendió mucho todo eso. Y de Ewing en particular, el tiro exterior que tenía”.

Y llegó el gran día. A nuestros ídolos, les veríamos en el parquet del Olimpic.
Y llegó el gran día. A nuestros ídolos, les veríamos en el parquet del Olimpic.

A la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, acudieron ocho jugadores. Faltaron Michael Jordan y Chris Mullin, que ya habían vivido la experiencia en Los Angeles’84, junto a Larry Bird y Pat Ewing. Bird, en las dos semanas de descanso entre el Preolímpico y Montecarlo, fue a Boston y le pidió a Dan Dyrek, médico de confianza del General Hospital de Boston, que le acompañara. “No creo que pueda hacerlo sin tu ayuda”. Bird le pasó el calendario de actos para que Dyrek permitiera o prohibiera asistir a ellos y así, aguantar hasta el final. Y lo mismo hizo para el nuevo e inseparable amigo de Bird, Pat Ewing, que sus lesiones casi crónicas en las rodillas, sufrieran lo menos posible. Tres horas de pie no era lo más aconsejable para ninguno. El protagonista, por supuesto, fue Magic Johnson, que se hizo fotos con multitud de deportistas.

Y llegó el gran día.

 

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 1

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 2

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 3

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 4

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 5

 

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 7

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 8

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 9