MOMENTOS ÉPICOS: EL ÚNICO DREAM TEAM Capítulo 4

MOMENTOS ÉPICOS: EL ÚNICO DREAM TEAM  Capítulo 4
Viernes, 31 de julio de 1992. Fase previa J.04: Estados Unidos 127-83 Brasil (60

Antonio Rodríguez

Viernes, 31 de julio de 1992. Fase previa J.04: Estados Unidos 127-83 Brasil (60-41 al descanso)

Brasil, más familiarizada con estos jugadores que los anteriores rivales, plantó cara por momentos, intentando ofrecer espectáculo en ataque. Oscar (24 puntos), quien más lo disfrutó. Sin embargo, en una segunda parte frenética, Barkley logró 30 puntos, convirtiéndose en el máximo encestador del partido. 

La primera parada del equipo estadounidense fue en La Jolla, población cercana a San Diego y en el complejo Sheraton Grande Torrey Pines en concreto, del 21 al 26 de junio. Tras una primera charla a los jugadores de lo que se iban a encontrar a partir de ese momento, Chuck Daly nota algo curioso en los primeros entrenamientos.

Chuck Daly: “(Extraído de su diario en el libre ‘America’s Dream Team’ de Chuck Daly junto a Alex Sachare): Me sentí realmente impresionado por el entusiasmo que vi durante nuestro primer entrenamiento. Pero se excedían en los pases, como si estuvieran haciendo un esfuerzo consciente para cederse protagonismo los unos a los otros”.

A Daly le preocupa inicialmente tal generosidad, por temor a perder excesivos balones. Para poner a prueba al equipo, se trae un combinado de élite de jugadores NCAA, que cursaban aún sus estudios, entrenados por George Raveling (entrenador de la universidad de Southern California) y Roy Williams (entrenador de Kansas University). Los ocho convocados fueron: Anfernee Hardaway (Memphis State), Grant Hill (Duke), Allan Houston (Tennessee), Bobby Hurley (Duke), Jamal Mashburn (Kentucky), Rodney Rogers (Wake Forest), Chris Webber (Michigan) y Eric Montross (North Carolina).

 

Primera competición oficial: el Preolímpico de Portland. Charles Barkley, Edgar León y James Carter en el USA-Puerto Rico.
Primera competición oficial: el Preolímpico de Portland. Charles Barkley, Edgar León y James Carter en el USA-Puerto Rico.

Willis Reed, componente del Comité de selección de la USA Basketball, ya convenció a Daly que “no hace falta que intentes enseñar nada a estos chicos. Ellos saben jugar al baloncesto. Créeme”. Y de hecho, estos chavales no desentonaban nada. Magic Johnson reconoció al ver a Anfernee Hardaway, que era “como mirarme a un espejo”. Tras dos jornadas en las que los partidillos parecían igualados, al tercer día deciden jugar un partido de 20 minutos. Y Daly pidiendo a Raveling y Williams, que sus pupilos incrementaran el ritmo, así como buscar constantemente lanzamientos de tres puntos, a imagen y semejanza del baloncesto FIBA. Con marcador y cronómetro esta vez.

¿Qué ocurrió? Que ocho chavales amateurs procedentes del baloncesto universitario, derrotaron a todo un equipo repleto de All Stars, por 62-54. El base Bobby Hurley imprimió un ritmo vertiginoso. Allan Houston encestó triple tras triple, para un total de 10 entre el combinado al completo. Los rebotes eran de Webber y como se vio en el documental del Dream Team emitido por la ESPN, antes de la entrada de los medios de comunicación tras el entreno a puerta cerrada, los operarios se encargaron de poner el marcador en un 0-0 inicial, para que los profesionales no quedaran en evidencia. Aunque Michael Jordan no participó en tal enfrentamiento, Chuck Daly estaba preocupado. Tenía motivos. Al día siguiente, volvieron a enfrentarse. Y fue muy distinto. Jordan participó.

Lenny Wilkens: “(Extraído del libre “Unguarded” de Lenny Wilkens y Terry Pluto) Ese día fue la primera muestra del real Dream Team. El marcador iba 19-0 antes que los universitarios pudieran anotar. A mitad de partido, ellos ni tan siquiera podían pasar el balón de medio campo. Nuestra defensa era tan presionante, que ellos se deshacían del balón y también de su confianza. Tú podías ver en los ojos de esos chicos algo: el miedo, la duda, el asombro. Fue algo que veríamos a cada partido durante los Juegos Olímpicos”.

 

Así respondió Michael Jordan en el debut del Preolímpico ante Cuba.
Así respondió Michael Jordan en el debut del Preolímpico ante Cuba.

Charles Barkley soltó el codo a Rodney Rogers en la lucha por un rebote, impactando en su pecho. Y con un “bienvenido a la NBA”, el juego continuó. Daly, con otro ánimo, dio el siguiente día como libre, convencido que se había trabajado bien durante los cinco días de estancia en La Jolla.

Lenny Wilkens: “(Extraído del libro “Unguarded”) Cuando los jugadores más grandes del mundo suben la intensidad, nadie tiene la más mínima oportunidad contra ellos. Aquellos chicos eran grandes atletas, dotados físicamente, pero además obsesionados con ganar. Eso da que sean verdaderos campeones. Jugadores que no solamente juegan como lo hacen, sino que su grandeza hace elevar a sus compañeros de equipo. Si juegas con Jordan, Bird o Magic, tú no quieres estar a un nivel inferior. ¿Cómo no vas a luchar por cada balón suelto cuando Jordan lo hace? ¿Cómo no pasas a un hombre abierto cuando Magic lo hace? ¿Cómo no matas por un rebote cuando Karl Malone o Charles Barkley lo hacen?”

"En FIBA, ¿cuál es el dorsal más alto? Ese será el que lleve Magic Johnson".

La siguiente parada, del 27 de junio al 5 de julio, era Portland. Allí se disputarían los primeros partidos oficiales: el Preolímpico. Torneo que estaba programado disputarse en San Juan de Puerto Rico, pero que empezando a intuir la magnitud del combinado USA, la marca Nike ya se encargó de llevarlo “a casa”. Y todo estaba atado y bien atado. Hasta el punto que meses antes, desde el departamento de marketing, se preguntó: “En FIBA, ¿cuál es el dorsal más alto?”. Cuando se llegó a la respuesta que era el 15, confirmaron “ese será el que lleve Magic”. La idea era que en cada presentación, con el último jugador, que es el más aplaudido, se viniera el pabellón abajo allá donde jugasen. Además, él fue el encargado de portar la bandera americana en la Ceremonia de Inauguración del Preolímpico. Todo bien calculado, ya decimos.

Chuck Daly recuerda el silencio en el autobús cuando se iban a enfrentar a Cuba en el debut del Preolímpico. “Era un silencio de gran tensión. Parecía que nos íbamos a enfrentar en el séptimo partido de un playoff por el título”. Ganaron por 79 puntos. Tras el envite, el seleccionador cubano Carmelo Ortega, declaró “No puedes tapar el sol con un solo dedo” refiriéndose a la cantidad de armas diferentes que poseían los estadounidenses, mientras que Barkley era jocosamente más explícito. “Cuba tiene habanos. Nosotros tenemos baloncesto”.

En el siguiente choque ante Canadá, John Stockton recibió un fuerte golpe en la parte superior del tobillo, más grave de lo que inicialmente parecía. Sufrió una fisura sin desplazamiento en la parte inferior del peroné. Tan grave llegó a resultar, que incluso se pensó en buscar sustituto. Joe Dumars sería el elegido, nunca Isiah Thomas, lo que finalmente se descartó. Era otro lesionado que se unía a una lista de dos bajas: Larry Bird, tras el encuentro frente a Cuba, no volvió a jugar por sus problemas de espalda, hasta el día de la final del Preolímpico frente a Venezuela y por aclamación popular. Y Pat Ewing, el día del infausto partido ante los universitarios, tuvo un golpe en la mano con el aro, que le produjo un corte y se dislocó uno de sus dedos, que necesitaría de reposo. Entre ellos dos, se dio una curiosa historia. 

"Tú podías ver el miedo, la duda, el asombro en los rivales".

Tanto Bird como Ewing tenían que ejercitarse al margen en su recuperación. Ese tiempo juntos, los comentarios que gastaban con sus compañeros, el respeto mutuo, hizo que entre dos de los tipos más callados del combinado USA, floreciera una amistad que en el momento de abandonar Portland, llegó a convertirles en inseparables, para las mofas de Magic Johnson. Entre ellos se hacían llamar “Harry & Larry”. Todo un logro en esta experiencia olímpica. Mientras Ewing se tomaba su baja con buen humor (en un alley-oop de David Robinson durante un entrenamiento, Ewing gritó “¡disfruta esto, David, que cuando yo vuelva, te vas a comer la red!”), Larry Bird lo pasaba peor. Tumbado en el suelo de su habitación de hotel, era tratado por Ed Lacerte, el fisio de los Celtics, quien lo acompañó a Portland. Lacerte, viendo que no había manera de relajar el músculo que comprimía uno de los nervios, le confesó “no sé qué más puedo hacer”.

Miguel Ángel Paniagua: “John Stockton, ya en Barcelona, me decía sobre Larry Bird, ‘lo tengo apuntado las veces desde que empezó la concentración. No hay día que no diga ‘¿qué cojones hago yo aquí?’. Tenía la espalda destrozada y me imagino que cuando le dolía, decía el ‘¿qué cojones hago yo aquí?’. Stockton me recalcaba eso: que no había un solo día en que no lo dijera”.

Los gestos amistosos crecían en el grupo. Un fotógrafo de la prestigiosa publicación “Newsweek”, quería hacer una sesión de fotos para su portada, con Magic Johnson y Michael Jordan posando. Magic se negó a hacer la sesión si a ellos dos no les acompañaba Larry Bird. Por supuesto que el fotógrafo accedió a la petición. Y además, le hicieron pagar por tal afrenta: los parones e interrupciones a causa de bromas y comentarios casi de adolescentes, alargaron la sesión hasta lo impensable. 

"No hay día que no diga ¿Qué cojones hago yo aquí?".

Magic Johnson tenía mucho peso en el grupo. No obstante, fue uno de los protagonistas en Portland. No olvidemos que volvía después de un año de inactividad. Según el columnista Mike LaPresti, “parece como siempre, actúa como siempre, juega como siempre. Nada acerca de él es diferente. Y si eso es una sorpresa, es culpa nuestra, no suya”.

 Al margen de la aclamación popular en Portland, hubo infinidad de anécdotas durante los partidos, alrededor de ellos. Como cuando el base argentino Marcelo Milanesio, mientras era defendido por Magic Johnson, al botar, se queda mirando a su banquillo por unos instantes, olvidándose del juego. Karl Malone, asombrado, se percató que uno de sus compañeros ¡le estaba haciendo una fotografía! Milanesio reconoció “estar abrumado por la alegría”.

En una de las ocasiones en las que se cruzaron con la selección de Brasil, el afamado Oscar Schmidt buscaba a Larry Bird. “Para mí, Michael Jordan es el mejor jugador del mundo. Pero Larry Bird es mi mayor ídolo. Es lo que todos los jugadores que actúan como aleros, les gustaría ser. ¡Quiero su autógrafo!”. El columnista del Boston Globe desplazado allí, Bob Ryan, que junto a Bird escribió su biografía “Drive”, al enterarse de la petición, rescató uno de sus libros, dándoselo a Bird para que se lo regalara a Oscar, dedicado con un “Te quiero en un uno contra uno en French Lick”. La paradoja fue que Oscar no sabía que esa era la población de Bird, y tradujo textual el “French Lick” (lametón francés). El brasileño no hacía más que preguntarse ¿Esto? ¿Qué es?

En el Preolímpico de Portland, 6 victorias y 51,5 puntos de diferencia con los rivales
En el Preolímpico de Portland, 6 victorias y 51,5 puntos de diferencia con los rivales".

El Preolímpico se saldó con 6 victorias y con una diferencia media en anotación de 51.5 puntos. Ningún rival aguantó más de los 10 minutos iniciales. Estos fueron los resultados:

Estados Unidos 136-57 Cuba

Estados Unidos 105-61 Canadá

Estados Unidos 112-52 Panamá

Estados Unidos 128-87 Argentina

Estados Unidos 119-81 Puerto Rico

Estados Unidos 127-80 Venezuela.

 

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 1

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 2

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 3

 

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 5

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 6

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 7

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 8

EL ÚNICO DREAM TEAM. Capítulo 9