MOMENTOS ÉPICOS “POR NAVIDAD, SABONIS Y UN TABLERO”

MOMENTOS ÉPICOS “POR NAVIDAD, SABONIS Y UN TABLERO”

Antonio Rodríguez

Torneo Navidad Real Madrid: Real Madrid 78-92 Unión Soviética (26.12.84)

(Inicio del artículo “Navidades blancas” de Cuadernos de basket nº11)

José Díaz (aficionado y escritor del blog ‘Zaid Arena’): “Sabonis era alucinante. Tenía mucha fama entre los españoles, que le habíamos visto varias veces. Y llega el Torneo de Navidad y la novedad es que llega Sabonis. Y al día siguiente, no se hablaba de otra cosa, más que de que Sabonis había roto el tablero. Puede que haya sido el momento más emblemático en la historia del Torneo de Navidad. No hay ninguna historia de este torneo que se recuerde con tanta fuerza como que Sabonis se cargó el tablero. Y si hoy día, treinta y tantos años después, preguntas a la gente qué recuerdo tienen, todo el mundo te hablará que Sabonis rompió el tablero”.

Paco Torres (director durante 25 años de la revista “Gigantes” y testigo en las gradas de aquel partido): “No es que se cayera todo de golpe. Afortunadamente, se desintegró. Se quedó hecho mil trocitos y se quedó, pues eso, blanco. Y recuerdo…es que se magnificaba todo. Porque si lo hace otro jugador… Pero es que era Sabonis. Era el único tío que para los chavales, era capaz de hacer eso. Era un súper héroe. ¡Esto lo ha hecho Sabonis! Es el tablero de Sabonis. Yo era la primera vez que lo veía”.

La inmortal imagen del mate de Sabonis rompiendo el tablero (Foto: Fernando Laura).
La inmortal imagen del mate de Sabonis rompiendo el tablero (Foto: Fernando Laura).

En la tercera jornada, en el partido que clausuraba el Torneo de Navidad de 1984, a falta de 02:08 para el final del encuentro, Arvydas Sabonis rompía el tablero, tomándose la decisión, tras varios minutos deliberando, de finalizar así el encuentro, pues el marcador reflejaba un 78-92 para los soviéticos.

Fernando Laura (autor de la fotografía que ilustra este reportaje): “En ese momento, yo no era consciente de lo que había fotografiado. Lo que sí recuerdo perfectamente es el ruido que hizo cuando se rompió. Fue como una explosión. Se me quedó grabadísimo aquel estruendo. Además, al dar por terminado el encuentro, Biriukov le dijo en broma a Sabonis que tenía que pagar el tablero, azuzando lo que cantaban en el público, el “que lo pague, que lo pague”. Y él, con la ‘mirada Sabonis’, esa de perdonavidas, dijo que “Sabonis rompe tablero del Real Madrid. Pero Real Madrid paga su tablero”. Cuando fui a revelar la foto y veo lo que es, y me encuentro ahí a Alfonso del Corral metido en su regazo, con el brazo retirado, lo primero que me pregunté fue “pero… ¿este tío? ¿De dónde ha salido?”.

Alfonso Del Corral (jugador del Real Madrid que intentó taponar en la acción): “Yo era un chaval lleno de testosterona, que me comía el mundo. Entonces, creía que podía matar a Sabonis con un tapón, en una especie de fortaleza interna. Y recuerdo que yo iba a taponarle como lo hacía con cualquiera. Y él iba a meterla para abajo, porque él sí que lo hacía con cualquiera. La anécdota de todo esto es que yo, posteriormente médico de Sabonis en el Real Madrid, lo traté cuando llegó y fichó por el club. Arvydas, con el que entablé una amistad fraternal, se reía mucho conmigo porque me decía “¡Pero loco!, ¿cómo te atreviste a hacer eso? ¡Estás loco, estás loco!” Y me abrazaba, porque era muy cariñoso. No le enganché, porque si le engancho, a lo mejor me parte el brazo este animal. Y claro, te das cuenta que había roto el tablero porque me cayeron en la cara algunos fragmentos que me hicieron sangrar”.

(…)

Otro mate de Arvydas Sabonis en este partido (Foto: Fernando Laura).
Otro mate de Arvydas Sabonis en este partido (Foto: Fernando Laura).

Pues sí. Esta es la petición de José Javier Catalán Gagias. Aquí está su justificación: “Mi petición viene porque tuve la mala suerte de no poder verlo. Era niño, me había pegado con mis primos y mis padres me castigaron sin ver el encuentro”.

Sobre este encuentro ya hablamos en otro Momentos épicos’ el pasado invierno. Pero viendo la petición de José Javier, hemos querido incluirlo porque le hemos añadido esta introducción con declaraciones de algunos protagonistas, editamos de manera inédita estadísticas del choque y rescatamos unas declaraciones de Arvydas Sabonis en ese mismo torneo, de un gran valor documental y nostálgico

Alexander Belostenny, José Biriukov y Arvydas Sabonis posan en la habitación donde Biriukov realizó la entrevista a Sabonis (Foto: Fernando Laura).
Alexander Belostenny, José Biriukov y Arvydas Sabonis posan en la habitación donde Biriukov realizó la entrevista a Sabonis (Foto: Fernando Laura).

El partido, aquí lo tienen. Fue una de las mayores joyas que ha dado este Torneo de Navidad. Fue maravilloso. Poder ver cómo el Real Madrid aguantaba a base de correr en constantes contragolpes, apoyados en aleros que corrían las calles y siempre un hombre alto que acompañara, poder ver la facilidad de Sergei Iovaisha para anotar triples, incluso precedidos de un pivote a la media vuelta, más el dominio de Vladimir Tkachenko, la exhibición en pocos minutos de Valdemaras Homicius, cómo los blancos doblaban balones a sus pívots como única arma ante los mastodontes rivales y la clase anotadora de Biriukov, acompañado por la habilidad de Jackson y Robinson, cada uno en sus facetas, dirigidos por Corbalán, es todo un lujo de visita obligatoria:

 

La entrevista a Arvydas Sabonis, publicada en la revista Nuevo Basket 128, de Enero 1985, fue de lo más curiosa y se debieron dar muchas circunstancias. Primero, la amistad que tenía José Biriukov con los componentes de la selección soviética, antiguos compañeros, puesto que Chechu fue internacional absoluto en varias ocasiones. Por otro lado, la que tenían el periodista Sixto Miguel Serrano y el fotógrafo Fernando Laura con el escolta hispano-soviético del Real Madrid, al que utilizaron su influencia y sus tablas para poder entrar en el Hotel Centro Norte, pues los dirigentes soviéticos habían prohibido cualquier entrevista a sus jugadores. Con un “poned cara seria y adelante” como consejo del madridista, pudieron acceder a la tercera planta, donde estaban las habitaciones del equipo. Además, Biriukov, papel en mano con las preguntas de Sixto, sirvió como intérprete entre las bromas y risotadas de la repleta habitación 305 de hotel, donde en un momento u otro, acabaron entrando todos los componentes del equipo para saludar a Chechu.

“Todavía no me han nombrado como mejor jugador de la URSS, pero voy a luchar para que lo hagan, porque me gustan estos reconocimientos. Creo que estoy entre los mejores, ¿no? De momento –mirando a sus compatriotas lituanos- soy el mejor jugador de Lituania”.

                Sabonis era un tipo joven, extrovertido y con ramalazos chulescos que le daban su escasa edad aún (21 años), en absoluto el prototipo de jugador y carácter soviético. “Lo que más me gusta es atacar, encestar muchas veces. Aunque si me pagan buen dinero, puedo defender y rebotear muy bien –y soltaba su risotada-. Creo que hago mates bastante bien” en clara alusión el epílogo del partido final. Como la entrevista sucedió tras la disputa del torneo, el fotógrafo Fernando Laura le enseño en papel, la fotografía que ilustra este artículo y Sabonis se quedó asombrado. Le pidió que se la mandaran a tamaño poster a su domicilio en Kaunas. Biriukov aclaró a los reporteros españoles que ya había roto 4 ó 5 tableros, el último en el pasado Eurobasket francés de 1983.

“Creo que España ha mejorado mucho su nivel desde los juegos de Moscú’80 y ahora es de los países punteros. Su progresión ha sido constante. Ahora está al nivel de Italia y un poco por encima de Yugoslavia. En España hay mucha afición y creo que es bastante entendida. Lo que menos me gusta son los pabellones. Son muy pequeños”. Sabonis respondió con un lacónico “sí” a la pregunta sobre los rumores de su fichaje por los Lakers. “La última vez que estuve en USA, en el 82, los Lakers me ofrecieron un contrato millonario si fichaba por el equipo. Pero por razones que me gustaría no explicar, no se concretó mi pase al profesionalismo. Pero me encantaría jugar allí. Es el mejor baloncesto del mundo, a todos les agradaría. Mi estilo, además, es muy parecido al suyo. Lo baso todo en la fuerza y buscando el espectáculo, con el complemento de una buena técnica, por supuesto. Creo que tengo condiciones para jugar allí, como algún otro europeo. Nunca se sabe. Habrá que esperar”.

“Los Lakers tienen un quinteto de fábula. De todas formas, sea quien sea superior, la verdad es que son los únicos rivales que tiene la URSS. Y pronto sabremos la respuesta, porque vamos a jugar un torneo en Australia contra una selección NBA. Para mí, Kareem Abdul Jabbar es el mejor jugador del mundo. Aúna fuerza, espectáculo y clase, al igual que Moses Malone. En cuanto a Ralph Sampson, he jugado contra él y tiene grandes condiciones, pero le falta inteligencia. Y esta es una cualidad muy importante. Un jugador que me encanta, eso sí, aunque no sea pívot, es Michael Jordan”.

Arvydas Sabonis se fue tan contento por vencer en el Torneo de Navidad, que significaba un puñado de días en Madrid, pudiendo salir alguna tarde-noche por sus calles, acompañados del cicerone Biriukov, además que entre ganar el torneo y ser MVP, pudo llevarse un montante de unas 40.000 pesetas, con lo que estaba encantado. Personaje curioso aquel Sabonis de 21 años, sin lesiones, con toda una vida por delante, con la incertidumbre de cuál sería su futuro y avasallando mientras a sus rivales en la selección.

Con el paso de los años, si este “Momento épico” fue tan recordado, es porque fue uno de los grandes momentos de nuestra historia, aun siendo partido amistoso. Hablar del tablero de Sabonis es sacar una referencia exacta en boca de cualquier aficionado.

Aquí os dejamos las plantillas que jugaron y, repetimos, las inéditas estadísticas de un encuentro memorable. Aunque durase 38 minutos.

Puntos de contragolpe: 14

Recuperaciones:  Robinson (5), Jackson (1), Corbalán (1), Romay (1)

Tapones: Jackson (1), Romay (3)

Recuperaciones: Iovaisha (4), Valters (1)

Puntos de contragolpe: 13

Tapones: Tkachenko (1)