MOMENTOS ÉPICOS: “EL ORGULLO DE PUCELA”

MOMENTOS ÉPICOS: “EL ORGULLO DE PUCELA”

Antonio Rodríguez

Temporada 87/88. J.01: Fórum Filatélico 81-73 F.C. Barcelona (26.09.87)

Tirar la casa por la ventana. Intentar dar un golpe de efecto en la liga y ser importantes, también a orillas del Pisuerga, no sólo en Madrid y Cataluña. Pensar que una vez se quedó en cuarta posición (temporada 81/82) y se pretendía llegar a esos escalones de vértigo. Pero lo que dio vértigo fue la caída al vacío del Fórum Filatélico al que nos estamos refiriendo y en esta 86/87. Con el fichaje estrella de José Manuel Beirán, dos años antes plata en los Juegos de Los Angeles, dos americanos situados entre los 10 más caros de nuestro baloncesto -o lo que era lo mismo, el mejor pívot defensivo y máximo reboteador de la Lega italiana, Floyd Allen, y todo un talentazo ofensivo para romper la competición, Eddie Lee Wilkins, que mostró mejores resultados de los que se quieren recordar, a pesar de su maltrecha rodilla-  el cuadro dirigido por Mario Pesquera se agarró a la última marquesina del edificio en su caída para salvarse. Lo hizo en el siempre trágico playoff de descenso. De comenzar la competición con 8 millones de pesetas de superávit, producto de los buenos resultados de años anteriores, a terminar con un déficit de otros 8, con el sobrecoste de un nuevo americano, Wendell Alexis, que sí pudo arreglar aquel desaguisado y salvar los muebles, junto a la raza de los Samu Puente, Alonso y Salvo de siempre.

Michael Young lanzando ante la leve oposición de Steve Trumbo.
Michael Young lanzando ante la leve oposición de Steve Trumbo.

Con el pistoletazo de salida liguero este pasado fin de semana, recuperamos en “Momentos épicos” algunos de los debuts más sonados en la historia de la Liga Endesa. Y pusimos la lupa en este Fórum Filatélico Valladolid en la campaña 87/88. Desde la peor situación, el mejor comienzo. De los sudores y resoplidos por bajar de categoría a la expectación e ilusiones renovadas. A volver a soñar. En tres meses. Hacer borrón y cuenta nueva lo antes posible, olvidar aquel dolor de cabeza. Floyd Allen volvió a la élite italiana (la Virtus de Bolonia), Wendell Alexis fue un amistoso consejo de Mario Pesquera a Lolo Sáinz, que buscaba un tipo que fuese más alero que Larry Spriggs, y se decidió ficharlo para el Real Madrid, acertando en lo que quería. Por Pucela, tanto Oscar Peña como José Manuel Beirán también emigraron.

Y tocaba incorporar, fichar. Crear la ilusión veraniega. “Gonzalo Gonzalo para eso era un maestro” recuerda un vallisoletano y socio de ese equipo, Antoni Daimiel. “En aquellos años, era un número uno vendiendo al aficionado maravillas”. Y las ilusiones, comenzaban por los fichajes.  El primero, el más importante: Juan Domingo De La Cruz. 33 años en un veteranazo que había vivido todo en nuestro baloncesto y que su papel de jugar solamente competición europea a la que se vio relegado en su último ejercicio como azulgrana, le cansó. Y propició que el “Lagarto” llegase al club presidido por Gonzalo Gonzalo con renovadas esperanzas por jugar minutos nuevamente. “Con la llegada de De La Cruz, cambió la fisonomía de la plantilla de los últimos años” añade Daimiel. “Tener un pívot nacional te otorgaba la posibilidad de fichar un alero americano. Aleros allí, desde Walter Jordan y Alex Bradley, no habíamos tenido ninguno. Y era un paso importante”. Ya tenían un pívot de contrastada calidad con él. Sobre el primer americano, Mario Pesquera tenía la vista puesta en un hombre de marcado valor en nuestro baloncesto, que a nivel deportivo lo pasó francamente mal en la 86/87. Mike Phillips cumplía su 8ª temporada en nuestro país, saliendo de Cataluña por primera vez y recalando en el nuevo polideportivo –un año de vida tan sólo- Pisuerga. Sus 2.08 adornados de grandes virtudes como “5” puro, completaba el dúo interior para un potente quinteto.

Juan De La Cruz,  su fichaje fue un salto de calidad en el Fórum.
Juan De La Cruz, su fichaje fue un salto de calidad en el Fórum.

Y se necesitaba un segundo americano, sacándose de la chistera un tipo que con cierto nombre en Estados Unidos, lo recuperaron de la liga profesional de ¡Filipinas!,  única liga profesional junto a la NBA, reconocidas por la FIBA. Michael Young era el hombre. Un antiguo componente del Phi Slamma Jamma de la universidad de Houston, junto a los afamados Drexler y Olajuwon que lideraban la NBA, que con sus dos metros, zurdo y enorme elegancia, había sido una primera ronda por Boston Celtics en 1984. El hecho que los ‘arrogantes verdes’ estuviesen llenos de talento y que no le necesitasen, hizo que se trasladara a la CBA y posteriormente a Filipinas…para acabar en Valladolid. Un tipo de mecánica rara de tiro, lanzando el balón desde atrás, con la izquierda. Como él decía “a mí nadie me había enseñado a jugar al baloncesto desde que empecé con 6 años, hasta los 16. Fui un autodidacta”. Su mecánica era suave, ‘smooth’ como dicen en USA. Una maravilla. Y si fue él quien poco a poco aprendió sin lecciones de nadie, buen ojo tuvo, pues el gesto del brazo ejecutor, el izquierdo para él, era perfecto. Y sus largos pasos entrando a canasta, eran una delicia. Y sí, él fue quien 6 años más tarde, martilleó al Real Madrid en la Final Four de Atenas con el Limoges francés, en una tarde infausta para los blancos.

Cuenca fue la primera pieza de toque importante en pretemporada. Derrotar al Ram Joventut en semifinales (86-84) y al CAI Zaragoza en la final (84-82), llevándose sorprendentemente el torneo, hacen disipar los fantasmas aquellos del descenso. Era pretemporada, sí. Pero Michael Young promedia 25 puntos y Mike Phillips 20, junto a 9 rebotes. Vale que posteriormente caen eliminados en el cruce con CAI Zaragoza por aquella antigua Copa Príncipe de Asturias (80-85 y 82-82), también en pretemporada, pero certifican grandes sensaciones en el torneo San Antolín disputado en Palencia, ante el TsKA Moscú, que vino de bolos por España, sin Tkachenko  -atendido por una hernia discal-, pero con Tarakanov, Volkov, Bazarevich, Lopatov, Pankraskhin, Goborov o Bereznhoi. Los vallisoletanos perdieron 88-90, jugando un baloncesto de mucho nivel. La directiva estaba satisfecha, el cuerpo técnico y jugadores contentos y la afición, muy ilusionada.

Arturo Seara marcado por Pankraskhin, correspondiente al Fórum-TsKA Moscú del torneo San Antolín de Palencia.
Arturo Seara marcado por Pankraskhin, correspondiente al Fórum-TsKA Moscú del torneo San Antolín de Palencia.

Y vamos al partido que nos ocupa, el debut liguero el 26 de Septiembre de 1987. Rival: el F.C. Barcelona, vigente campeón liguero. Sin Audie Norris aún, por diversos problemas físicos (¿adivinan de qué zona?), pero con su megaplantilla -que os remitimos al final del artículo-, ante 7100 espectadores, que abarrotaban el polideportivo Pisuerga (en los últimos días de las ferias vallisoletanas, además). Alonso, Salvo, Young, De La Cruz y Phillips, formaba el quinteto local. Solozábal, Epi, Sibilio, Jiménez y McDowell, el visitante. Ante la baja de Norris, Jiménez debía jugar en la posición de ala-pívot, cuando su entrenador había avisado de las intenciones de situarle como alero, algo muy novedoso en nuestro baloncesto.

A dos triples de Sibilio de inicio (2-6), los hombres de Pesquera respondieron con la tranquilidad que les daba su veteranía. A los 33 comentados por De La Cruz, Phillips, Samu Puente y Arturo Seara tenían 31 años, 30 Quino Salvo y los jovenzuelos, eran Alonso y Young, con 26. En el minuto 5, ya iban por delante 12-9, con el secante y especialista defensivo Quino Salvo ante Epi, al que apenas dejaba tirar (tan sólo tiró 9 veces a canasta, algo muy inusual en él).

Epi, en posición defensiva, en la ingrata tarea de marcar a Young.
Epi, en posición defensiva, en la ingrata tarea de marcar a Young.

Poco a poco Mike Phillips, ex azulgrana, como Seara o De La Cruz, se hace dueño y señor de los rebotes. Con escaso salto, pero por posición. Con mucha brega, escasa rapidez, pero afianzando el espacio que tenía ganado. ¡18 rebotes capturó! Y cuando le tocaba anotar, con su poca movilidad habitual, usaba como un maestro su corpachón para lanzar tiros cortos, que esos sí, eran imparables. Aun con Phillips al frente, los hombres de Aíto García Reneses volvieron a tomar la delantera en el electrónico, con Eugene McDowell (16 puntos y 8 rebotes) como baluarte interior, llegándose al descanso con 38-41, tras haber tenido 7 puntos como renta máxima.

En la reanudación, Aíto no ve mucho eso de Jiménez como ala-pívot, y le sitúa como alero, fiel a su idea inicial, colocando a Steve Trumbo y McDowell como hombres interiores. De esta manera, el sacrificado del quinteto es Epi, puesto que Sibilio estaba más acertado. El caso es que a más estatura, fueron los pucelanos quienes sacaron más partido, con Michael Young (20 puntos) yéndose de Jiménez de forma permanente, desajustando la defensa rival. En una de sus entradas, logró un mate con fiereza, ante el estallido del pabellón. Poco después, tras fintar el tiro y remontando línea de fondo, le salen dos hombres a su paso, a taponar otro probable mate, cuando logró una canasta a aro pasado de una belleza y una estética inigualables. La finura de este nuevo alero era fantástica. El Pisuerga se caía, porque además de ponerse por delante en el electrónico (58-56), las distancias se van acrecentando (71-64, minuto 35), con la inestimable colaboración de Phillips.

La pareja en la que se cimentaba todo: Mike Phillips capturando el rebote y Young, a su lado.
La pareja en la que se cimentaba todo: Mike Phillips capturando el rebote y Young, a su lado.

A partir de ese momento, a jugar con veteranía. Joe Alonso, uno de los bases más inteligentes de la liga, distribuye de lujo ante la zona barcelonista, para que los balones cayeran a manos precisas, como las del ‘lagarto’ De La Cruz, que tras permanecer varios minutos en el banquillo por acumulación de faltas, saltó en los últimos minutos a sentenciar a sus ex compañeros. Los azulgranas no tuvieron opciones ni argumentos al final, al que se llegó con el mencionado 81-73, mostrando que aún les faltaba mucho rodaje.

Fórum Filatélico comenzó así de exultante la temporada. Las pesadillas de un año antes, se habían evaporado, definitivamente. Y su recinto se había convertido en un fortín. Los más de siete mil espectadores que albergaba, llenaban una y otra vez sus gradas. Tan sólo dos jornadas después, ganaron al otro coco del grupo impar, el CAI Zaragoza (75-73), con Mike Phillips nuevamente dueño y señor de todo (25 puntos y 8 rebotes), así como al Estudiantes Todagrés (88-78), club el madrileño, que venía pisando fuerte. Cedieron en el Palau por tan sólo 2 puntos (74-72) y ganaron al CAI también a domicilio (73-78). Tras la finalización de la primera fase liguera, quedaron clasificados en 2ª posición, tras el Barcelona precisamente, con un espectacular récord de 11-3.

Joe Alonso intentando lanzar ante la oposición de Solozábal.
Joe Alonso intentando lanzar ante la oposición de Solozábal.

No necesitaban estar entre los cuatro primeros de la liga, como consiguieron tras las 14 primeras jornadas, para acceder a la Copa del Rey. Pero esa muestra de potencial se agradecía. La ilusión ya estaba inoculada en una ciudad que iba a acoger tan sonada cita. En busca de alzar la voz de la ciudad pucelana, el ambicioso presidente de la comunidad de Castilla y León, José María Aznar, tomó las riendas para hacerse con los derechos la competición copera, a celebrar en fechas previas a navidades…y que acabó como todos recordamos, con aquel triple mítico de Nacho Solozábal. Fórum Filatélico sucumbió en semifinales ante, curiosamente, el F.C. Barcelona, pero cumpliendo en las expectativas.

Mate de Michael Young. Estuvo inconmensurable en la 2ª mitad.
Mate de Michael Young. Estuvo inconmensurable en la 2ª mitad.

Corto de plantilla, aquel equipo estaba muy bien hecho. Y dicen que algunos impagos o retardos en nóminas, provocaron que el rendimiento para la segunda fase liguera disminuyese ostensiblemente. Vale que se enfrentaba a los 8 mejores clubes de la liga en la 2ª fase (la A-1), pero el citado récord de 11-3 se transformó en un 3-11, con cierta y notoria apatía en varios de sus enfrentamientos. Sin embargo, en la ciudad, se les seguirá recordando con todo el cariño, porque se vieron en la élite por unas fechas.

ESTADÍSTICAS DEL PARTIDO

P.D.: Este artículo va dedicado al nuevo proyecto baloncestístico en Valladolid, el Brico Depot Ciudad de Valladolid, tras la victoria en su debut en Adecco Plata, ante Zornotza Saskibaloi Taldea (72-69). Que sigan con el “orgullo de Pucela” y que disfruten de muchas alegrías esta temporada.