MOMENTOS ÉPICOS: REGALO DE NAVIDAD

MOMENTOS ÉPICOS: REGALO DE NAVIDAD

Antonio Rodríguez

Temporada 09/10: Asefa Estudiantes 82-80 Real Madrid (29.12.09)

El baloncesto en Navidades es un regalo más de estas fechas. La mentalidad festiva impregna estos días y de hecho, nuestro deporte, se toma como un espectáculo más. Y ese aura festivo se mantiene incluso esperando pacientemente en la cola de las taquillas, a pesar del aguacero que cayó aquel 29 de Diciembre de 2009. El público alrededor del Telefónica Arena, en la Casa de Campo madrileña, aguardaba pacientemente. Pero ¡qué demonios!, era Navidad. La lluvia empapa menos, los paraguas son accesorios que pasan de ser simples instrumentos a un agradecido cómplice de esos buenos ratos y todo, todo, se soporta mejor.

Y así la gente fue ocupando poco a poco sus asientos en tan elegante recinto, donde por aquel entonces Estudiantes, que estrenaba para este partido sponsor publicitario (Asefa), disputaba sus partidos. Y este frente al Real Madrid, lo tendrá siempre como algo especial. Por el día, por la expectación (las gradas estaban con un entusiasmo, como pocas veces se había visto hasta entonces, contando incluso que allí España jugó una fase del Eurobasket 2007) y luego por el devenir del choque, aditivos para una gran fiesta.

El Real Madrid llegaba a esta jornada con dudas. En la primera temporada de Ettore Messina, si el juego aún no encandilaba, sí lo hacían los resultados. Hasta una derrota en cancha del Obradoiro (78-68), fueron 11 jornadas victoriosas encadenadas desde el pistoletazo de salida en esta nueva y fuerte apuesta bajo los designios del entrenador italiano. Tras el tropezón en Santiago de Compostela, se continuó con una mala imagen en Vitoria ante el Caja Laboral (80-62) y lo que encendió más de una alarma fue el recibimiento al F.C. Barcelona en el Palacio de los Deportes madrileño la jornada anterior. Los azulgranas, un equipo que mostró ser mucho más inasequible para los blancos de lo que las expectativas previas decían, mostró todos sus argumentos defensivos -sobre todo-, como ofensivos, para derrotar 57-79 a los locales en uno de los enfrentamientos más desigualados de la historia reciente de ambos conjuntos. Sergio Llull, el segundo base del equipo tras Pablo Prigioni, se había lesionado precisamente antes de esta racha de derrotas y su espíritu ganador se echó de menos. La nómina de bajas se ampliaba con Felipe Reyes y Travis Hansen, con lo que en los despachos de la Casa Blanca se trabajó con urgencia para traer un refuerzo. Y se hizo, e inicialmente era un fichaje de bambalinas: se trataba del serbio Marko Jaric, viejo conocido de Messina tras haberlo entrenado en su exitoso periplo en la Kinder Bolonia, con una buena carrera en la NBA, que debutaría en este enfrentamiento ante los estudiantiles.

Por su parte, Asefa Estudiantes también se trajo bajo el brazo su “regalo” navideño al que también hizo debutar aquí: el escolta tirador Chris Lofton. Los colegiales comenzaron muy mal, perdiendo sus cinco primeros partidos, con aquel tirador, Blake Ahearn, que en absoluto se involucró en la dinámica del equipo entrenado por Luis Casimiro. Enderezaron algo el rumbo y se presentaron en estas fechas de turrones, con un mucho más digno 6-8 en su récord de victorias-derrotas.

Los quintetos en pista, por los locales: Albert Oliver, Hernán “Pancho” Jasen, Carlos Suárez, Nik Caner-Medley y Petar Popovic. Por los madridistas: Pablo Prigioni, Louis Bullock, Marko Jaric, Jorge Garbajosa y Darjus Lavrinovic. Como se puede ver, inicialmente a Jaric se le utilizaría de “3”, aunque bien es cierto que su misión, y sobre todo con motivo de la lesión de Llull, seríamás de base. Los primeros parciales los fue ganando el bando estudiantil, que tomó la delantera desde el principio y no lo soltó hasta…luego lo veremos. El Real Madrid era quien no carburaba. Aunque el marcador por los locales se movía con lentitud, en una guerra defensiva sin el más mínimo atisbo de relajación, los hombres de Messina no anotaban. Y pasó el minuto 2, el minuto 3 y se entra en el minuto 4, con el marcador a 0. Louis Bullock, con un triple, fue quien a falta de 05:42, lo inauguró (6-3). Los estudiantiles conceden el tiro exterior de los visitantes, y lo que les valió como arma inicial, pronto se borró, pues con dos triples más, se igualó el partido a 9. Una de las batallas más atractivas ya se veía entre Hernán Jasen y Louis Bullock. Lo que el argentino castigaba en poste bajo, obligando a la alerta y ayudas del resto del quinteto blanco, el escolta estadounidense se lo cobraba a base de triples. De triples, uno tras otro. Porque Bullock acabó la primera parte de 12 puntos, cuatro triples sin fallo alguno, que amplió a un 5/5 en los primeros minutos de la segunda mitad, en una de aquellas tardes se “Sweet Lou” que maravillaba a todos. La intensidad del partido era de las circunstancias que más llamaba la atención. Se podía fallar en el tiro, pero no en las comunicaciones entre jugadores, en cambios de asignación, en permitir cortes, entradas a canasta…eso, nada. Fue durísimo.

En Estudiantes, quien comenzó a destacar ante tanta fiereza, fue Carlos Suárez. Asegurando el rebote defensivo y jugando al poste de forma machacona una y otra vez. Ni Jaric, ni Vidal, Ni Kaukenas…nadie podía con él. Lo que al final del primer cuarto fue un 19-16 para los locales, pasó a ser un 38-28, por lo que Messina solicitó tiempo muerto. Las diferencias en esas cifras, pues al descanso, se llegó con 41-33.

Tras el homenaje (sentido homenaje entre toda la afición estudiantil) al descanso a la figura de Gonzalo Martínez, en la reanudación, el Real Madrid recorta distancias. Casimiro hace debutar a Lofton y lo primero que ve, es a un lanzado Bullock que en contragolpe, se para en la línea de tres y bombardea con un triple más (43-39). La amenaza continuó hasta un 50-47 con un triple de Rimantas Kaukenas, pero en esos momentos de un nivel físico brutal, es Caner-Medley quien empuja a los suyos con 5 puntos consecutivos, logra despegarles nuevamente (56-47) y se llega al final del tercer cuarto con 58-50, ante la algarabía de unos aficionados que estaban disfrutando de lo lindo.

Comienza el último cuarto y el Real Madrid muestra su dureza. Y tocaba en defensa. hasta el punto que los minutos pasan, recortan poco a poco y con un triple de Pablo Prigioni, empatan a 58 a falta de 06:22. Estudiantes no anota. Los aficionados, cuanto menos acierto ven en los suyos, mayor es la presión ambiental que crean. Novica Velickovic, erigiéndose como importante arma en el poste bajo, que da buenos pases a los cortes o anota desde ahí, decide en esos momentos calientes y sitúa a los suyos por delante, por primera vez, con un 58-60. Al fin, Jasen provoca falta y anota el segundo tiro libre. El dígito 58, que parecía eterno, pasó a 59. Tan eterno como que habían pasado cinco minutos y medio en tal sequía. A falta de 03:03, los colegiales logran la primera canasta del último cuarto, para empatar a 61. Con un buen corte de Marko Jaric, Real Madrid se adelanta (61-63) y es respondido por un triple de Caner-Medley, ante la explosión general (64-63) a falta de minuto y medio exacto. Velickovic sigue agujereando la zona estudiantil (64-65) con otra canasta, que no tiene respuesta local, que desesperados, cometen falta sobre Marko Jaric. Restan 22 segundos y el serbio anota los dos tiros libres (64-67). Luis Casimiro en tiempo muerto, prefiere la canasta rápida aún siendo de dos. Dicho y hecho: Daniel Clark, en penetración, consigue un buen mate para forzar falta a posteriori. Dos tiros libres de Darjus Lavrinovic que también anota: 66-69. Restan 13 segundos y una jugada.

Y en ella, Albert Oliver, que parecía el elegido para lanzar el triple, sube el balón, finta el tiro, hace volar a un defensor e intenta la lanzamiento desde 6,25. De los que parecen detener el tiempo. El balón no entra, el rebote largo cae a manos de Carlos Suárez, que lo saca sin pensar para Hernán Jasen, que en absoluto estaba preparado para tirar, pues se encuentra con el balón y 4 segundos por jugarlo, a nueve metros del aro. Y desde allí, sin defensores cercanos (¿a 9 metros del aro?) se jugó un lanzamiento que increíblemente entra, ante un estallido de júbilo de todo el recinto, que no se creían (ni unos ni otros) que esa bomba acabase entrando en la canasta. Empate a 69, todo un delirio en los palcos y gradas del Madrid Arena y prórroga. Una prórroga y una vida más que tenía Estudiantes de manera asombrosa.

En ella, se dan en ambos equipos prisas, muchas prisas, que obligan a Messina a pedir tiempo muerto, con un 76-71 adverso a falta de 01:54, y preguntar a sus pupilos que dónde iban con esa precipitación y casi rogándoles calma. Nuevamente el Real Madrid tira de glorias y si increíble era lo visto hasta entonces, no menos fue su reacción: un triple de Prigioni, una canasta de Lavrinovic y un maravilloso triple de Louis Bullock delante de Daniel Clark tras un cambio de asignación, vuelven a, como definió Casimiro en el tiempo muerto “¡estamos igual que antes!”: 76-79. Canasta de Oliver, dos tiros libres de Marko Jaric que falla el primero: 76-80 y nuevamente, una última jugada. Albert Oliver esta vez, entra a canasta. Le persigue su defensor junto a Darjus Lavrinovic que le sigue cerrándole el camino hacia el aro. Desde la línea de 6.25, inquieto, solo y expectante, está el hombre al que marcaba Lavrinovic: Daniel Clark recibió, colocado y preparado y anotó otro triple celestial para ellos, a falta de 5 segundos. Segundos que los blancos desperdiciaron en un última y precipitada oportunidad, que acabó con falta en ataque, para dar por finalizado el encuentro y la fiesta colegial de todos los jugadores.

Asefa Estudiantes logró batir a su eterno rival 82-80 en una noche mágica, con 2 “buzzer-beaters” épicos, para dar una de las victorias más dulces de aquella temporada 09/10. Sea en el pabellón o delante del televisor, el aficionado también disfruta del baloncesto entre presentes y guirnaldas. Son regalos navideños de nuestra competición.

ESTADÍSTICAS DEL PARTIDO

FOTO 1: Hernán Jasen, el héroe del partido, ante Novica Velickovic.

FOTO 2: Marko Jaric, la novedad en ese partido. Debut con el Real Madrid

FOTO 3: Uno de los duelos más bonitos del enfrentamiento: Louis Bullock y Hernán Jasen.

FOTO 4: Carlos Suárez hizo muchísimo daño en poste bajo.

FOTO 5: Ettore Messina pidiendo calma a Axel Hervelle.