Fernando Angulo: El tirador mirandés se "nacionalizó" canario

Fernando Angulo: El tirador mirandés se "nacionalizó" canario
Espectacular imagen machacando la canasta.

Javier Ortiz Pérez

Observo que, sin quererlo, este blog está expresando una cierta predilección por jugadores muy vinculados con el Canarias, o más bien el Caja Canarias, que es como se denominaba el club que ahora ha vuelto a la ACB después de 20 años. A veces me salen las cosas así: mando un montón de correos a gente y los que me responden son los que en principio van saliendo. ¿Qué tendrá esa camiseta amarilla que normalmente sí aceptan salir los que la han vestido?

Hoy vamos con Fernando Angulo, un alero de Miranda de Ebro que, tras debutar en ACB fugazmente con el Tau, quedó 'atrapado' por las Islas Afortunadas cuando desembarcó allí, en 1990. Desde entonces, solamente jugó un par de años en la península, en Badajoz y Fuenlabrada, siendo un habitual del conjunto de La Laguna en distintas categorías. En total disputó 48 partidos en la máxima división (4,1 puntos), siendo más bien encasillado en la Primera B.

Angulo (nada que ver con los hermanos Alberto y Lucio, por cierto) era un alero bastante alto (2,01 oficial) que sin embargo, no tenía en el físico su principal característica, sino que era un triplista nato, de los que aprovechan los bloqueos. Buen jugador de equipo y querido por sus compañeros.

"Recuerdo aquella época a veces con nostalgia", cuenta. "Una vez que me retiré del baloncesto profesional, aquí en Tenerife, estuve mucho tiempo sin ir a ver un partido por la morriña que me suponía. La adaptación a la vida "normal" no fue complicada, pues por motivos familiares y profesionales tenía que hacerlo. Estaba trabajando en la enseñanza, como profesor, dedicando toda la mañana y parte de la tarde, y de ahí tenía que ir a entrenar. Cuando podía, entrenaba por las mañanas, pero se me permitía no asistir por mi trabajo. Pero también mi familia, que no tenía apenas tiempo. Así que lo dejé por necesidad".

Angulo sigue jugando con 45 años en una liga insular de Tenerife que está llena de ilustres veteranos. "Lo he intentado dejar en un par de ocasiones antes pero siempre me han convencido para seguir jugando. No era muy difícil. Aún no nos han arrebatado el título de campeones desde hace 5 años. Yo llevo los tres últimos jugando con ellos".

No es el único deporte que hace. "Intento mantenerme en forma mediante entrenamiento en gimnasio o ir a correr. Procuro, casi a diario, hacer algo de ejercicio".

Continúa trabajando desde hace años en la enseñanza, como especialista en educación física, y desde hace 4 años dirigiendo un colegio en Los Realejos.

Seguiré sacando a tipos del Canarias. Caen bien.