John Washington: Fijo en Primera B, breve en ACB... y asistente

John Washington: Fijo en Primera B, breve en ACB... y asistente
Con el OAR 83-84, el número 9.

Javier Ortiz Pérez

John Washington fue un americano fijo en España en los 80, pero mucho más identificado con la Primera B que con la ACB. De hecho, solamente disputó dos temporadas en la máxima categoría: la inaugural con el nuevo formato (83-84, con el OAR Ferrol, completa) y 7 partidos con el Tenerife en la 88-89. 9,5 puntos y 7,1 rebotes de media en total que seguro que subían bastante en un peldaño inferior, donde se hizo habitual en equipos de distinto pelaje (aspirantes como el Ourense y modestos como el Mataró).

La particularidad más grande con él --un espigado pívot de 2,07 más reboteador y defensor que anotador-- llega seguramente cuando se retiró: fue ayudante de entrenador en el Ourense, sobre todo en la época de Tim Shea y los llamados "Jackson Five". También estuvo con Ricardo Hevia en la efímera etapa del Salamanca en la ACB. Imagino que es un buen valor con los americanos tener a alguien en el cuerpo técnico de su misma nacionalidad. Estamos muy acostumbrados a que a menudo los segundos hagan de traductores. Cuestiones deportivas y extradeportivas, claro.

Con la ayuda de Javier Figueiredo, un buen amigo de este blog, ha aparecido en Atlanta, ese clásico destino para exbaloncestistas jubilados. Figueiredo le conoce bien: fue delegado en aquel Ourense y le define como "un tipo entrañable". Hasta nos ha escrito unas líneas contándonos qué tal le va. "Echo mucho de menos a mi familia gallega. Tras Ourense y Salamanca volví a Estados Unidos durante los Juegos Olímpicos de Atlanta, en 1996. Después me contrató una agencia de seguros y luego llegué a la liga de desarrollo de la NBA como buscador de patrocinadores. Después volví al mundo de los seguros y a distintos negocios. De vez en cuando echo una mano para entrenar a grupos de jóvenes aquí. La economía está mal aquí también, pero vamos hacia adelante".

Figueiredo también se arranca a escribir algo sobre él. "Pasé muy buenos momentos al lado de John Washington cuando rondaba los 20 años, en el inicio de la década de los ’90. Pero antes, en la temporada 1986-1987, la primera del club gallego en aquella añorada Primera B que tan buenos recuerdos nos dejó, ya lo había visto jugar en nuestra ciudad formando una fantástica pareja con Ricky Gallon, que no pudo terminar la temporada debido a una hepatitis y que en un partido fue sustituido por Chuck Aleksinas, que para la ocasión nos había cedido el OAR Ferrol, y al que posteriormente reemplazaría Patrick Wells. La verdad es que aquella temporada tuvimos mucha suerte con la pareja de extranjeros, pues aunque con algunos altibajos, Washington ofreció un rendimiento muy bueno, rondando casi siempre los 20 puntos y realizando en muchas ocasiones figuras dobles con 10 o más rebotes.

En la siguiente temporada pudimos verlo de nuevo en Ourense en su visita con el APD Mataró. Tan contento quedó de Galicia y de su anterior estancia en Ferrol que en la 1991-1992, no sé muy bien como ni por qué, apareció de nuevo en mi ciudad para ejercer de segundo entrenador de un equipo júnior que se había formado con mucha ambición, con todos los jugadores becados, que como preveíamos ya de aquella terminó por ser un rotundo fracaso a pesar de la calidad que tenían quienes lo formaban. Aunque alguno de ellos llegó a la ACB, ninguno hizo carrera en la liga.

En ese verano de 1992 también compartí con John Washington diez días fantásticos en un campus de baloncesto en A Rúa (Ourense), en el que recuerdo que me trataba como si fuera su hijo. John era, y es, un auténtico pedazo de pan, un tipo absolutamente entrañable con el que es imposible discutir y al que resulta muy complicado verle enfadado. Hace muchos años que no lo veo, pero gracias al facebook, como ya os ha contado Javier Ortiz, he podido localizarlo. Reconozco que llevaba casi 20 años sin saber de él y me tranquiliza saber que sigue por ahí, viviendo la vida como a él le gusta, con tranquilidad y siempre de buen humor.

Volvamos a su etapa como segundo entrenador junto a Tim Shea en la temporada 1992-1993 en Coren Ourense y en la última parte de la 1991-1992. Aunque yo tenía ficha de delegado, realmente no viajaba con el equipo y solo estaba en los partidos como local, además de asistir a algunos entrenamientos y permanecer en la estructura del club. Si bien Tim entendía perfectamente a los extranjeros que tuvimos en aquella temporada (recordad, nada menos que Andre Turner, Chandler Thompson y Clarence Kea), John aportaba la cordura que en muchas ocasiones era más que necesaria cuando los resultados no acompañaban. Y al margen de lo que sabía de baloncesto, también era un magnífico psicólogo que tuvo su influencia para que el Coren Ourense lograra la que, hasta ese momento, era la mejor clasificación de su historia, con una octava plaza y la clasificación para los play-off por el título, siendo eliminados en la segunda eliminatoria por el Barcelona tras haber superado en la primera al Unicaja".