Armon Johnson: ‘Wolf pack’ relanzándose en Pisuerga

Armon Johnson: ‘Wolf pack’ relanzándose en Pisuerga

Javier Ortiz Pérez

Una de esas carreras demasiado breves es la que protagonizó Armon Johnson, base del Club Baloncesto Valladolid en la 2013-14 y que se retiró del baloncesto con apenas 27 años. No le sobró la suerte en su trayectoria, marcada probablemente por una gravísima lesión que le tuvo mucho tiempo alejado de las pistas. Aunque logró recuperarse, no lo hizo con el suficiente brío como para haber prolongado más su trayectoria.  

Junto a Stephen Curry en su época con los Blazers.  

Johnson, nacido en Chicago, protagonizó  tres buenos años en la universidad de Nevada. Se postuló como un base agresivo y listo, capaz de hacer muchas cosas. Eso lo detectaron bien los Portland Trail Blazers como para incluirle en el ‘draft’ de 2010 (número 34), aunque su periplo en la NBA, entre salidas y entradas de la liga de desarrollo, se redujo a 47 partidos en las dos siguientes campañas (39 en la franquicia de Oregón y 8 más en los Nets), con poco peso estadístico (3,3 puntos en 8,5 minutos). Luchó por un puesto en la liga de verano con los Orlando Magic, pero se quedó fuera.  

En su primera experiencia europea llegó el golpe: anotó 13 puntos en 18 minutos en su debut con el Astana kajazo, pero se lesionó en la rodilla aquel mismo día (16 de diciembre de 2012) y ya no volvería a jugar hasta marzo de 2014, cuando pasó una prueba a la que fue sometido en Valladolid. A orillas del Pisuerga demostró ser capaz en11 partidos de que podía llevar perfectamente las riendas de un equipo de nuevo (10,9 puntos y 3,5 asistencias en 22 minutos, haciendo muy poco uso del triple: solo 9 intentos por 86 de dos puntos). “Amo jugar al baloncesto, soy un trabajador incansable, y confío en mí mismo y en mi capacidad para aportar el máximo. Quiero jugar y divertirme, conocer de primera mano lo que es la liga ACB y demostrar cosas”, había dicho en su presentación.  

No mentía. De cara a la siguiente campaña el Fuenlabrada pujó por él, pero prefirió el Le Mans, lo que terminaría siendo un error (solo 5 encuentros). Sus últimos equipos antes de colgar las botas fueron, brevemente, los Austin Spurs de la liga de desarrollo y los Nevada Senators de la ABA. Era 2016, apenas seis años después de ser escogido en el ‘draft’ y tocar la NBA. Y el baloncesto había terminado para él, por lo menos en el rectángulo de 40x20.  

Con el CB Valladolid 2013-14 (Foto: acb Photo / F. Martínez).  

Como tantos otros en su situación, regresó a su ‘alma mater’ universitaria. Al tiempo que intentaba retomar sus estudios, se integró en el cuerpo técnico del equipo de Nevada, donde es reconocido como uno de los jugadores más importantes de su reciente historia. “Estamos muy emocionados de que Armon haya vuelto como asistente a nuestro programa. Con su experiencia como jugador aquí, tendrá un papel muy importante y será una guía para nuestros jugadores”, señaló Eric Musselman, técnico del equipo cuando Johnson firmó contrato.