Toño Tirado: La ‘corbata’ en un triple del proyectista

Toño Tirado: La ‘corbata’ en un triple del proyectista
En su debut en la Liga Endesa en un Valencia Basket-Tenerife (Foto: acb Photo).

Javier Ortiz Pérez

Toño Tirado tuvo un fugaz debut con el Valencia Basket (temporada 2013-14) y poco después, arrastrando numerosos problemas físicos a lo largo de su carrera, optó por echarse a un lado y centrarse en su perfil como ingeniero. Pese a todo, guarda un recuerdo estupendo del tiempo en el que ejerció de promesa ‘taronja’. Alero en la Liga Endesa y ‘4’ en EBA con su 1,98 era “más físico que técnico, mi fuerte era la defensa y la velocidad, me encantaba jugar para los demás en ataque”.

Empezó con el judo de niño (“llegué hasta obtener el cinturón azul-marrón”) antes de decidirse a únicamente al baloncesto. “Tanto mi padre como mi tío jugaban de jóvenes en el equipo de Castellón y Villareal, pero nunca me había decidido a practicarlo ni me había creado interés. A los 8 años, en el colegio donde estudiaba, el Centro Educativo y Deportivo Lledó, como se llamaba en aquella época, esperando a que llegara mi madre a recogerme, el entrenador me dijo que me acercara y jugara con ellos un rato. Me incorporé a una liga contra otros colegios de Castellón y de ahí pase al Amics del Basket, después Villareal y ya por último al Valencia Basket como cadete de segundo año”, cuenta. En ese proceso fue clave su entrenador, Sergio Remolar ‘Remo’, que le propuso para las pruebas de la selección valenciana de infantil.

Llegó el día del estreno con el primer equipo ante el Iberostar Tenerife: “Sabía que si íbamos muy por delante en el marcador, Velimir Perasovic me daría la oportunidad de debutar. Una vez en pista te olvidas de los nervios y te concentras para realizar las jugadas, que no eran pocas las que teníamos. Al final, lancé un triple que, cuando salió de mi mano, yo lo veía dentro, pero desgraciadamente me hizo una ‘corbata’ y no entró. La jugada fue un ‘step back’ que dio para la mejor foto de baloncesto que tengo y que no sé cómo acabó de portada de la página web de la acb durante dos días (risas).  Una lástima porque podría decir que hice algún punto en la acb. En ese mismo partido cogí un rebote e hice una falta en poste bajo. Y poco más, la verdad”.

En la actualidad.

Tirado habla de sus problemas físicos, que finalmente precipitaron su temprana retirada: “cuando eres joven y estás motivado, pues no le das la importancia que luego con otra edad y más madurez, ves que eran cosas graves que deberías haber dejado curar bien. Siendo cadete una fractura de peroné que me impidió jugar mi primer campeonato de España de clubs en Castellón. Tenía dolores de espalda que por aquel momento no eran nada graves pero que hoy en día se ha convertido en una hernia discal que voy tratándome con cuidado y poco a poco en la clínica de otro exjugador del Valencia Basket, Jordan Sospedra”. En 2014 se rompió el tendón de Aquiles izquierdo, lo que ve como un “punto de inflexión”. “A raíz de eso dejé de tener tantas opciones con el primer equipo. Fue la lesión más suave que he tenido. Me doblé un dedo y no me lo quise tratar en el momento. Al final lo tenía deforme y con una calcificación que tenía que operar. Empecé con la rehabilitación en el club, pero fue la gota que colmó el vaso”.

En aquel momento tuvo tiempo de pensar en su futuro personal fuera del baloncesto. “Llega un momento en el que debes ver si realmente vales para este deporte o mejor expresado, si vas a poder vivir de ello, si te merece la pena seguir dando todo de ti, todo tu tiempo dedicado al baloncesto. Estudiaba la carrera de Grado en Ingeniería Electrónica Industrial y tanto entrenamiento hizo que en mi tercer año de carrera suspendiera siete de diez asignaturas. Dejé el baloncesto y decidí centrarme en los estudios y en mi profesión”, relata.

Le salió bien. Ahora es ingeniero técnico industrial en una empresa de proyectos llamada Proginsa: “Me dedico a la realización de todos los proyectos de instalaciones que requieren una oficina, un hotel, un local comercial… Es sobre todo la redacción y supervisión de proyectos de baja tensión, media tensión, climatización y ventilación, contraincendios… También hago licencias de actividad llave en mano tanto de actividades comerciales como industriales. Me gusta decir que soy proyectista, no instalador”.

MÁS JUGADORES BASKET LOVER: ALBERT HOMS SIGUE DISFRUTANDO