Alex Hernández: Dusko, Manresa, Lituania… y vuelta a casa

Alex Hernández: Dusko, Manresa, Lituania… y vuelta a casa
Seis temporadas en Manresa (Foto: acb Photo).

Javier Ortiz Pérez

Alex Hernández ha vuelto esta temporada a su tierra para jugar con el Real Murcia en LEB Oro. Con 30 años atesora una buena experiencia a sus espaldas, incluyendo el momento el que hizo historia al ser el primer español que juega en un país tan baloncestístico como Lituania. Es uno de esos bases que siempre piensa en el colectivo: “Mi idea principal cuando juego es generar ventajas, leer el partido. Eso se traduce a veces en más tiros y otros en buscar los de mis compañeros. Me fijo en que el equipo juegue bien e involucrar a todos”. Quién sabe si, en plena madurez, podría retomar a corto-medio plazo su carrera en la Liga Endesa, en la que disputó 188 partidos: uno con el Barcelona, su principal club de formación, y 187 en el Basquet Manresa a lo largo de seis temporadas.

Todo empezó por una sana envidia a su hermano José Carlos. “Es cinco años mayor que yo. Él jugaba y recuerdo irle a ver a los entrenamientos. Estaba esperando a tener la edad necesaria para poder ir a las escuelas”, cuenta. Al final todo se resolvió, usando sus palabras con un “chanchullo” que se hizo para que pudiese apuntarse antes.

Campeón de Europa cadete en 2006 (Foto: Gigantes del Basket).

Entró en un modesto club, el San José Vega, donde estuvo hasta los 15 años. Era un caso raro porque se hizo habitual en las selecciones españolas sin ser de una cantera ACB, con el oro en el Europeo cadete de 2006 (sí, al lado de Ricky Rubio) como momento culminante. Las ofertas le llovieron y optó por la del Barça con 15 años. “Era una buena opción para seguir creciendo en todos los sentidos. Fue una decisión correcta y acerté”, explica. En la temporada de junior de segundo año (2007-08), a Dusko Ivanovic le gustó su juego y le hizo debutar tanto en la Supercopa como en la Liga Endesa. “Fue impresionante para mí compartir vestuario con tanta estrella y ser entrenado por Dusko. Lo mejor que tiene es que trata igual a todos. Mostró mucha confianza en mí y siempre le estaré agradecido”.

No volvió a asomarse por el primer equipo en las dos campañas siguientes mientras terminaba de foguearse en el vinculado Cornellá, por lo que su salida natural acabó siendo Manresa. No se imaginaba que iba a pasar allí seis años, desde 2019 a 2016. “Me quedo con muchos momentos buenos que hubo, aunque pasamos un par de temporadas complicadas. Fue todo un proceso. Empecé con Jaume Ponsarnau y seguí Borja Comenge, Pere Romero, Pedro Martínez, Ibon Navarro. Todos me ayudaron. Una etapa bonita. Tengo muy buenos recuerdos”, resume.

 En Lituania.

En el verano del 2016 hizo la pretemporada con el Betis, pero no terminó de firmar y salió la opción del Dzukija Alytus lituano: “Era un buen momento para vivir la experiencia de jugar fuera. Lituania es un país que vive por y para el baloncesto y lo difruté mucho”. Fue año y medio allí con un momento espectacular: cuando dio 17 asistencias con el Siuliai y fue jugador más valioso de la jornada.

La 2017-18 la acabó en el Stelmet Zielona Gora polaco con el aliciente de disputar competición europea, regresando a España a continuación para incorporarse al Iberojet Palma en LEB Oro. Con los baleares peleó por el ascenso ante el Bilbao Basket: “al principio nos costó mucho, pero el final fue impresionante y casi nos lleva a subir. Una lástima. En el segundo año íbamos por el mismo camino, pero cuando estábamos en el mejor momento hubo la interrupción por el coronavirus y…”.

…Y regresó a Murcia para jugar por primera vez profesionalmente allí. “No tomé la decisión únicamente por venir a jugar a casa, sino porque es un proyecto que me ilusionaba mucho. Formar parte de la primera temporada en LEB Oro de un club que lleva haciendo las cosas bien. Es un sitio ideal con Rafa Monclova como entrenador para seguir mejorando”. Rondando los 10 puntos y 4 asistencias, su campaña está siendo más que notable.

MÁS JUGADORES BASKET LOVER: EL PADRE DE DOVYDAS

En su actual equipo, el Real Murcia, de LEB Oro (Foto: Artemio Martínez / FEB).