Giorgios Pavlidis: El griego de los tres descensos en tres años

Giorgios Pavlidis: El griego de los tres descensos en tres años

Javier Ortiz Pérez

No es que los jugadores griegos hayan tenido suerte tradicionalmente en España. Alguna excepción hay, por supuesto, pero en general han rendido menos que en su país de origen. Y esto se extiende tanto a las grandes estrellas, como Giorgios Printezis, a secundarios como su tocayo Giorgios Pavlidis, nuestro protagonista de hoy. Lo suyo fue curioso porque el mismo entrenador que le trajo aquí, a San Sebastián, Porfirio Fisac, fue el que perdió la confianza en él cuando renovó su contrato en Valladolid. Otro dato terrible para él es que descendió en cada una de las tres temporadas que estuvo por aquí (dos en Liga Endesa y una en LEB).

Pavlidis se correspondía con el tópico heleno de interior fajador, quizás no muy dotado técnicamente, pero sí con ganas de pegarse hasta con su padre. Nacido en Salónica, había desarrollado en su país casi toda su carrera (Near East, Maroussi, Iraklis, Larissa), excepto un año en Alemania, cuando ya curtido (29) se incorporó mediada la temporada 2006-07 al entonces denominado Bruesa GBC. “Se trata de un excelente reboteador y buen defensor, y posee un correcto lanzamiento desde media distancia”, le presentaba el equipo donostiarra, dirigido por Fisac.

GBC.

Aquellos meses estuvo bastante bien (7 puntos y 3,6 rebotes en 17,5 minutos), pero el equipo no se libró del descenso. La campaña siguiente le llamó Valladolid y el desenlace también fue negativo, esta vez con el agravante de que sus números fueron peores (2 puntos y 1,9 rebotes en 8,4 minutos). En LEB, el club fichó a Fisac como entrenador e, inesperadamente para muchos, recomendó su renovación. Le defendió públicamente con fiereza:  “Es un jugador en el que confío y al que conozco perfectamente de cuando lo tuve en el Bruesa. Si alguien de la plantilla anterior se merece una segunda oportunidad ese es Georgios Pavlidis ya que tiene calidad de sobra y dos cosas importantes para disputar la LEB Oro, es muy bueno en el uno contra uno tanto defensiva como ofensivamente y es un gran reboteador. Además posee algo que si pudimos ver todos el año pasado en Valladolid, y es su buena mano, aunque los buenos tiradores sólo las meten si tienen confianza en ellos mismos”

Parecía que en la segunda categoría podía ser importante y de hecho empezó jugando muchos minutos, pero con el paso de los partidos su rendimiento y tiempo en cancha fueron declinando hasta el punto de que, mediada la campaña, el club pucelano, que buscaba el ascenso, le cortó (4,5 puntos y 3,3 rebotes). Rápidamente encontró acomodo en un Rosalía en el que mejoró ostensiblemente (11,3 y 7,3), pero con el que acumuló un nuevo descenso, esta vez a LEB-2. Regresó a Grecia y estuvo jugando hasta 2014. Su último club registrando es el desconocido Machites.

Fuera de la pista parece un hombre con inquietudes. Se graduó en Psicología por la Universidad Internacional de Sheffield, fue presidente de la asociación de jugadores griegos, es copropietario de una onegé llamada 50plus Hellas y ha impartido cursos sobre cooperación y solidaridad. Vive en Suecia.

OTROS JUGADORES BASKET LOVER: PAPA MBAYE

Imagen reciente extraída de su perfil de Facebook.