Alberto Corbacho: Triplista puro todavía dando guerra en Plata

Alberto Corbacho: Triplista puro todavía dando guerra en Plata
Foto oficial con la selección (Foto: FEB).

Javier Ortiz Pérez

Resulta bastante emocionante la historia de Alberto Corbacho, que para algún despistado sigue tirando y metiendo triples a mansalva por esas canchas de Dios. Con 36 años milita en el Menorca, de LEB Plata, y las piernas (y sobre todo la muñeca) le da para rondar los 20 minutos en pista y un 40% en triples. Esto último no es nada sorprendente tratándose de un jugador que ha cimentado su carrera en el lanzamiento desde 6,75, donde es un auténtico especialista.

Especial huella dejó en el Monbus Obradoiro, el club que más fuertemente apostó por él cuando parecía que se iba a quedar (que no es poco, eh) en ‘jugador de LEB’. En la segunda categoría llevaba unos años militando con buen tono (Huelva, Zaragoza, Hospitalet, Breogán) cuando en la 2010-11 en Fontes do Sar ayudó decisivamente al ascenso. Y se quedó para protagonizar una época dorada en la Liga Endesa que incluso le llevó a la internacionalidad.

Penetrando a canasta con el Breogán (Foto: El Progreso).

 

Exceptuando la 15-16, que la pasó nada menos que en el Baskonia, jugó siete temporadas prácticamente consecutivas en Santiago, viviendo momentos maravillosos y otros realmente para olvidar, como la lesión en la 2016. Hasta la 2018-19 le hemos tenido en la Liga Endesa, cuando se despidió de ella en el Gipuzkoa. De su perfil habla claramente un dato: en todo este tiempo lanzó 1.406 veces de tres puntos (con un más que aceptable 37,5% total) y solo 231 de dos. Como tirador nato, era un seguro desde la línea de libres (93,7%).

“Fueron los años de crecimiento donde pudimos subir a la ACB y ahí pudimos competir en la máxima categoría al mejor nivel, creciendo como jugador. Fue una etapa muy buena y al final con dos distintas sumaron siete años. Quizá los dos últimos con la lesión fue todo de otra manera, pero estoy contento y satisfecho por esa etapa. Siempre cumpliendo los objetivos del club, la unión con Santiago y toda Galicia fue muy positiva y me quedo con mucho de allí”, resumió después en Málaga Hoy. La relación lamentablemente no acabó bien: el ‘Obra’ ejecutó su cláusula de salida, firmada hace dos años, con la intención de firmar un contrato más bajo, con otro rol en el equipo, y el jugador no lo aceptó.

Época inolvidable con el Obradoiro (Foto: acb Photo / J. Marqués).

 

Como jugador obradoirista alcanzó su techo en 2013, cuando fue llamado a la selección para participar en la preparación del Eurobasket como invitado. Una década antes se había asomado a la U20, pero nada que ver, claro. Tras su debut ante Polonia dijo que sería un día que no iba a olvidar. “Ha sido un placer compartir vestuario con estos jugadores y solo quiero dar gracias a todos. Es un sueño cumplido”. Un año después, en el concurso de triples de la Supercopa, ofreció una exhibición increíble: en cuartos de final anotó 23 de 25 intentos… aunque el título se lo terminaría llevando Jaycee Carroll.

Balear con raíces extremeñas, a Menorca llegó después de bajar dos escalones, pero no le importó: “En San Sebastián no tuve la suerte que a mí me hubiera gustado. El año no fue bien ya que el equipo descendió y yo no tuve las oportunidades que esperaba. Eso condicionó el verano donde las semanas iban pasando y las opciones que iban llegando desde el mercado no me interesaban lo suficiente como para apostar por ellas. Cuando vi que llegaba agosto y que las pretemporadas iban comenzando, decidí buscar un lugar en el que entrenar y poder mantenerme en forma en una dinámica de equipo y entonces surgió la opción de Menorca. Me ofrecían lo que yo buscaba y me daban la oportunidad de mantenerme a un buen nivel a la espera de un proyecto que me atrajera”, le contó a Pablo Romero en FEB.es hace unos meses, en pleno confinamiento. Allí sigue… metiendo triples, claro.

Lo que no suele recordarse de él es que, siendo un chaval, ya estuvo a punto de debutar en la entonces Liga ACB con el Unicaja, que le fichó para su equipo EBA en la 2003-04. Fue alguna vez convocado, pero no llegó a saltar a la pista: “Llegar allí y encontrarte con Walter Herrmann, Louis Bullock, Berni Rodríguez, Germán Gabriel, Carlos Cabezas... Era increíble. Estoy muy satisfecho de haber llegado ahí, de estar con ellos. Fue un año muy bueno. Me trataron como a un hijo”.

OTROS JUGADORES BASKET LOVER: UNA LEYENDA DE NUESTROS TABLEROS

En la actualidad, con el Hestia Menorca (Foto: Basquet Menorca).