Brad Newley: Compromiso ‘aussie’ en Gran Canaria

Brad Newley: Compromiso ‘aussie’ en Gran Canaria
Cuatro años estupendos en Gran Canaria (Foto: acb Photo).

Javier Ortiz Pérez

168 partidos ligueros después (9,8 puntos en 24 minutos), Brad Newley abandonó la Liga Endesa dejando tras de sí la impronta de un jugador serio, profesional y, sobre todo, letal en el  tiro. Llegando desde una isla muy grande, Australia, se convirtió en un tipo adorado en otra muy hermosa, Gran Canaria, donde suelen cogerle mucho cariño a los extranjeros que muestran máxima implicación vestidos de amarillo.

Nacido en Adelaida, fue una estrella en su país con los Townsville Crocodriles y hasta entró en el ‘draft’ de 2007, aunque nunca llegó a jugar con el equipo que le escogió con el número 54, Houston Rockets, que le dieron poca bola en la Summer League. Su carrera europea, que inició aquel mismo año, vivió etapas en Grecia (Panionios, Penellinios), Turquía (Besiktas) y Lituania (Lietuvos Rytas) antes de que la Liga Endesa se cruzase en su camino mediada la 2011-12, cuando el Valencia Basket necesitaba que le echasen una mano con el tiro exterior.

Primera experiencia española en Valencia (Foto: acb Photo).

 

Quizás en la Fonteta durante aquellos pocos meses nuestro hombre no terminó de coger su papel saliendo del banquillo (6,1 puntos), pero le esperaba el Herbalife Gran Canaria para redimirse con creces los cuatro siguientes años. Ofreció un rendimiento muy regular durante ese tiempo, que coincidió con la época en la que el club dio un paso adelante tanto en el plano deportivo, asomándose a la lucha por los títulos con más posibilidades que anteriormente, como en el institucional, con el traslado al impresionante nuevo pabellón.

“Cuando llegué éramos un equipo normal en la ACB y ahora todo el mundo, no solo en España sino en Europa, siente respeto por el Gran Canaria”, dijo en su despedida de la afición. “Han cambiado cosas. Mi pelo es diferente. Vine solo con mi novia y ahora estamos casados y tenemos una niña. Ha sido un lugar importante para nosotros. Durante estos años hemos conocido a muchos amigos, y es triste marcharse.  Personalmente siento que aquí crecí. Pasé de ser un chico joven a un adulto. Pensábamos que veníamos por un año y fueron cuatro. Estábamos a 30 horas de casa, pero considerábamos que esto era un trocito de Australia”, añadió.

Tanto para Pedro Martínez como para Aíto García Reneses fue sumamente útil. “He tenido mucha suerte de jugar para estos dos entrenadores. De Pedro aprendí muchas cosas de intensidad, sistemas defensivos, mucho. Cuando llegó Aíto fue otro reto. Todo lo que aprendí de ellos lo podré pasar a los jóvenes. Disfruté cada partido, tanto en el CID como en el nuevo Gran Canaria Arena”, aseguró.

Inolvidable para él resultará llegar a semifinales de la Copa del 2013, a la final del 2016, a las semifinales ligueras de la 12-13 y a la final europea de la Eurocup de la 2014-15. Todos estos fueron hitos inéditos, nunca conseguidos por el club. “Pusimos al Gran Canaria en el mapa y ahora muchos jugadores quieren venir aquí. Es más que un equipo, es un gran lugar”, resumió.

Cuando se fue puso de relieve que todavía, con 30 años, se sentía capaz de aportar mucho. De hecho, en su primera campaña de vuelta a Australia, con los Sydney Kings, promedió 18 por partido. Y allí sigue. “Un día quizás vuelva a la isla para ver un partido desde los asientos VIP”, dejó dicho.

OTROS JUGADORES BASKET LOVER: BRONCE OLÍMPICO EN VALLADOLID

En su actual equipo, los Sydney Kings.