Rod Blakney: Atinadísimo apoyo iniciada la temporada en Andalucía

Rod Blakney: Atinadísimo apoyo iniciada la temporada en Andalucía

Javier Ortiz Pérez

Dos de los tres últimos equipos de la larga carrera de Rod Blakney fueron españoles y más concreto andaluces: el Unicaja de la 2010-11, cuando encadenó un par de contratos temporales, y el Baloncesto Sevilla de la 2012-13, estación final de una trayectoria en la que hubo un poco de todo.

Ya no era un base ‘top’ del baloncesto continental, como llegó a erigirse en el Olympiacos años atrás, pero tanto en un sitio como en otro lo hizo bastante bien. En sus mejores años, Grecia fue su país. Allí jugó además en Iraklis (su primera parada europea, en la 2001-02), AEK Atenas, Marousi (donde compartió protagonismo con un joven Vassilis Spanoulis) y Panellinios, siendo sus etapas en España, Turquía (Turk Telekom) y Rusia (Dínamo de Moscú y Lokomotiv) las excepciones. No faltaron las aventuras en la entonces denominada D-League, en la pequeña IBL  y en la República Dominicana (Los Prados). Por si fuera poco, también llegó a obtener el pasaporte búlgaro.

Unicaja 2010-11 (Foto: Euroleague).

Su primera aventura española tuvo algo de accidental. En noviembre de 2010 Terrell McIntyre se lesionó para dos meses y Unicaja tiró de agenda con Blakney, que estaba sin equipo. Firmó por el mismo tiempo, a la espera de conocer su estado de forma. Pese a que su debut no resultó positivo (solo 4 minutos y sin anotación en una derrota casera frente al Estudiantes), su rendimiento fue más que aceptable y cuando llegó la fecha límite, se decidió renovarle hasta el final de temporada. Demostró ser un jugador valiente de cara al aro que además podía mover la bola con fluidez.

La vuelta de McIntyre, hizo que entre ambos se repartiesen buena parte de los minutos, pero Blakney no desentonó en absoluto pese a tener un contrato muy inferior y de hecho llegó a ocupar la titularidad en 14 de sus 30 encuentros, en los que promedió 6,7 puntos y 2,4 asistencias en 20 minutos. La sensación final de aquel equipo fue mala y eso lastró cualquier posibilidad de que continuase.

Tras un año en el Lokomotiv Kuban, firmó su última campaña profesional con el entonces denominado Cajasol en similares circunstancias, ya que llegó en diciembre con la liga empezada. Con sus 36 años también cumplió con creces con registros similares a los que acreditó en Málaga (7,1 puntos y 2,3 asistencias en 22 minutos). Aíto García Reneses, que ya le había tenido a sus órdenes en el Unicaja, valoraba mucho lo ordenado de su juego, además de su excelente selección de tiro. En sus dos etapas andaluzas acumuló un fantástico 48,4% en triples (tirando 5,2 por partido), incluso superior a su 46,5% en los lanzamientos de dos puntos.

"Siempre es un placer ayudar a un equipo joven y más en una situación como ésta. No tengo problema en asumir ese rol. Quiero ser un buen ejemplo para los jóvenes. Me siento importante", comentó a punto de acabarse la campaña… y su carrera. No continuó jugando, y eso que podía haber seguido algún año seguramente a la vista del estado de forma que mostró en Sevilla.

MÁS JUGADORES BASKET LOVER: DERON WASHINGTON

Cajasol Sevilla 2012-13 (Foto: acb Photo).