Alain Koffi: Extrañamente flojo en su año en Badalona

Alain Koffi: Extrañamente flojo en su año en Badalona

Javier Ortiz Pérez

Tuvo algo de irremediable decepción la única experiencia de Alain Koffi fuera de Francia. Ha sido y todavía es un pívot importante en su país, muy orientado al trabajo defensivo y reboteador, y se esperaba más de él cuando se incorporó al Joventut en la 2009-10, pero su rendimiento, al menos en cuanto a números, fue poco más que discreto, siendo generosos.

Koffi, nacido en Costa de Marfil, llegaba siendo ‘santo y seña’ en Le Mans, donde había transcurrido toda su trayectoria, tanto de formación como a nivel profesional. En la ProA había estado desde 2002 hasta aquel verano del 2009 en la que el Joventut le anunció como un refuerzo importante, haciendo referencia a los títulos ganados en Francia (la liga de 2006 y la copa de 2004) y a que la temporada pasada había disputado a buen nivel la primera fase de la Euroliga (9,6 puntos y 7,7 rebotes). También se había convertido en una habitual con la selección gala.

En el Joventut 2009-10 (Foto: acb Photo).

La idea era que ocupase el hueco dejado por su compatriota Jerome Moiso, otra fiera a nivel físico aunque con más talento ofensivo que se había marchado a Bilbao. Sin embargo, en pocos partidos consiguió Koffi, de 2,07, ser un jugador importante en Badalona, mostrando una irregularidad que le acabaría costando más banquillo del que esperaba seguramente cuando llegó. A alguna actuación potente le sucedían otras realmente flojas. De hecho, su mejor partido en cuanto a valoración (26) no llegó hasta la última jornada de la liga regular, ya con todo decidido (14 puntos y 6 rebotes ante el Valencia). 

Sus estadísticas fueron de 5,4 puntos y 4 rebotes en 17,5 minutos, mostrándose, eso sí, bastante seguro cuando tenía la oportunidad de anotar casi siempre cerca del aro (56,2% en tiros de campo). Su estilo de juego lo expresa bien el hecho de que solo llegase a lanzar un triple en los 32 encuentros que disputó. Mientras, la ‘Penya’ firmaba a nivel colectivo un año bastante decepcionante porque había nombres suficientes (Clay Tucker, Kristaps Valters, Antonio Bueno, Uros Tripkovic, Christian Eyenga, entre otros, y ‘Pepu’ Hernández en el banquillo) para haber luchado por estar en los ‘playoffs’ y acabó undécima con 15 victorias y 19 derrotas.

Con el Pau-Orthez (Foto: FIBA).

Aunque tuvo una oferta del Gipuzkoa Basket, entonces entrenado por Pablo Laso, volvió nuestro protagonista adonde quizás no debería haber salido, Le Mans, donde estuvo otras cuatro temporadas recuperando un nivel similar al que había mostrado anteriormente. Desde 2014, cuando concluyó su segunda etapa allí, tampoco se ha movido de la máxima categoría francesa con periodos de dos años en Rouen, Pau-Orthez y Gravelines. Con 36 años le ha llegado para promediar 7,7 puntos y 4,9 rebotes en 20 minutos, lo que augura que probablemente todavía tiene ‘cuerda’ para seguir peleando mucho en el baloncesto.

Como curiosidad, su hermano Francis también jugó en España, con muchísima más continuidad, aunque en categorías federativas (sobre todo en LEB Oro con Melilla, Gijón, La Palma, Ourense y Cáceres).

MÁS JUGADORES BASKET LOVER

Internacional con Francia (Foto: FIBA).