Domen Lorbek: Triples y piano del hermano ‘menos famoso’

Domen Lorbek: Triples y piano del hermano ‘menos famoso’

Javier Ortiz Pérez

Domen Lorbek siempre supo llevar con naturalidad el hecho de ser el ‘hermano malo’ de los dos. Lesiones aparte, Erazem fue una gran estrella, un referente en sus equipos, mientras que Domen, nacido 13 meses después, no pasó de ser un buen jugador complementario orientado al tiro de tres puntos. El hecho de que jugasen en posiciones muy distintas, aunque los dos tenían una gran muñeca, ahuyentó que hubiese más comparaciones.

A nuestro protagonista de hoy le hemos tenido eventualmente en la Liga Endesa, con intervenciones intercaladas a lo largo de diez años, desde 2007 a 2017, con cuatro equipos: Estudiantes, Betis (dos etapas)  y Gipuzkoa Basket. Llamativo que, jugando una buena cantidad de minutos (19 de media), solo fuese titular en 36 de los 84 encuentros totales, síntoma de que era utilizado más bien como ‘abrelatas’ de la segunda unidad, destinando la mayor parte de sus tiros a los de tres puntos. También era conceptuando como buen defensor.

 

Estudiantes, su primer equipo en España (Foto: acb Photo).

A medio camino entre el ‘2’ y el ‘3’, se formó en el desconocido Triglav Kranj para ir subiendo escalones en su país, primero en el Helios Domzale y después, inevitablemente, en el gran dominador nacional, el Union Olimpia. Tenía 23 años cuando llegó al Estudiantes para la 2007-08 y firmó un rendimiento correcto (7,8 puntos en 22,4 minutos y un 38,3% en triples). Tras un año en la Benetton, firmó un contrato temporal con el entonces denominado Cajasol. Solo estuvo 8 partidos en Sevilla. No exento de pequeños problemas físicos, seguramente la mayor estabilidad de toda su carrera la encontró en San Sebastián, adonde llegó poco después para permanecer hasta el final de la 2011. “Como dice mi padre, si trabajas en defensa, siempre serás un buen jugador. Siempre aportas. El equipo lleva cinco victorias y eso es lo que me importa. No le doy demasiada importancia a la anotación, hay días en los que metes y otros, en los que no. Si meto treinta puntos y no ganamos, no me sirve”, decía en el Diario Vasco en una entrevista durante aquella época, en la que también hablaba de su tiro. Creo que, primero, está el talento. Luego, sin duda, el trabajo, los entrenamientos. Pero para mí es fundamental la confianza, que tu entrenador te permita tirar. Eso te hace estar más cómodo”.

 

Habitual con su selección (Foto: FIBA).

Tras estancias en Italia (Avellino y Cantú), Turquía (Gaziantep) y su propio país (Krka Novo Mesto), tuvo una segunda oportunidad en Sevilla, ya con la denominación de Betis, pero tuvo la mala suerte de lesionarse de gravedad a poco de llegar en la 2016-17. Fueron solo cuatro partidos para cerrar definitivamente su estancia española (6 puntos con un 36,5% en triples).

Le costó recuperarse de aquello, pero volvería al Olimpia un par de temporadas, terminando en la liga bosnia con el Igokea en la 2018-19. En plena 2019-20, en enero, se anunció su incorporación al Koper Primorska esloveno, pero no llegó a debutar. Con 35 años, su futuro es una incógnita.

Una curiosidad que se cuenta en la entrevista antes reseñada: al parecer, Domen Lorbek es todo un virtuoso del piano y no descarta dedicarse a la música cuando se retire: “Es algo que también viene de mi padre. Yo era el mejor de los tres hermanos en esto, estudié durante nueve años. Me gusta tocar a Beethoven, Chopin, Schubert... de todo. Pero prefiero escuchar”.

MÁS JUGADORES BASKET LOVER

 

Últimos partidos aquí con el Betis (Foto: acb Photo).