Eloy Vargas: El dominicano que le dio un pase muy fuerte a Obama

Eloy Vargas: El dominicano que le dio un pase muy fuerte a Obama

Javier Ortiz Pérez

Es muy fácil hacer el paralelismo entre el fichaje en la temporada 2013-14 por parte del Fuenlabrada de Eloy Vargas con el de unos años atrás de PJ Ramos. Ambos son caribeños (uno dominicano y otro puertorriqueño) y muy largos (2,11 y 2,21, respectivamente). Los resultados fueron prácticamente idénticos y ninguno de los dos, sin hacerlo tampoco mal, supuso el ‘salto de calidad’ que se pretendía.

Mientras Ramos firmó 6,1 puntos y 4,1 rebotes en la 2007-08, Vargas estuvo en 5,5 y 4,0 en su primera oportunidad europea. No ha tenido muchas más desde entonces, quizás más a gusto en un baloncesto más a la medida de sus cualidades como el latinoamericano.

Nuestro protagonista de hoy tiene su historia. Nacido en la modesta localidad de Moca, a los 12 años dejó el ‘deporte nacional’ de la República Dominicana, el beísbol, para unirse al baloncesto. Su altura le llevó a Estados Unidos apenas dos años después y allí se desarrolló tanto en ‘high school’ como en la universidad, logrando el título nacional con la Kentucky de Anthony Davis en 2012, aunque fuese con un papel muy residual. “Cuando ganas, siempre te recuerdan”, decía a las pocas semanas de llegar a Fuenlabrada. En la entrevista contaba que soñaba con la NBA y narraba una anécdota espectacular: cuando fue recibido en la Casa Blanca como campeón de la NCAA “Obama me pidió la pelota y yo se la tiré. Se la pasé tan fuerte que los policías me querían matar. Todo el mundo me miraba como diciéndome si estaba medio loco por lo que había hecho”.

También narraba ahí su difícil situación familiar: “tienes que tener siempre un orgullo por tus padres, y ser agradecido, y más a mí mamá, porque ella me ha criado sola. Juego con el nombre de ‘Vargas’ como homenaje a ella. Mi papá ya no está. Ahora yo soy como el hombre de la casa, tengo que hacer todo por mis tres hermanas y mi hermanita chiquita, para seguir ayudándoles y seguir para adelante”.

Con el Fuenlabrada 2013-13 (Foto: acb Photo).

Lo cierto es que en el Fernando Martín tuvo un inicio complicado, con varios partidos en los que apenas jugó al final de la primera vuelta. Le ayudó mucho en su adaptación James Feldeine, su compatriota por entonces en el ‘Fuenla’. Luego mejoró bastante y firmó alguna actuación de mérito: los 14 puntos y 3 tapones al Manresa, los 10 rebotes (más 13 puntos contra el Valencia Basket… “Soy muy atlético, me gusta correr mucho en la cancha, bloquear y rebotear. Tengo que hacer lo que el ‘coach’ me diga. Como él quiera que yo juegue así tengo que hacer”, comentaba una y otra vez.

No continuó en España y tampoco alcanzaría la NBA. Lo más cerca que la tuvo fue cuando en la 2014-15 militó en Los Angeles D-Fenders, el equipo asociado a los Lakers. A Europa solo ha regresado para unos meses en el Kavala griego (2015) y una temporada completa en el Boulazac de la ProB francesa (2017-18). En América, aparte de la de su país ha conocido las ligas de Puerto Rico, Uruguay, Venezuela, Argentina y Brasil. Precisamente en el Flamengo milita en la actualidad a los 31 años. En la Copa del Mundo de China se le vio a un estupendo nivel, promediando 11 puntos y 5,4 rebotes y siendo importante para que su selección accediese a octavos de final.

Una última curiosidad: un año antes de llegar al Fuenlabrada había podido fichar por el Clavijo de Logroño, de LEB Oro, pero finalmente no se llevó a cabo el acuerdo, no queda muy claro si por una lesión suya o por problemas burocráticos.

 En la Copa del Mundo de China (Foto: FIBA).