Chinemelu Elonu: Fugaz regreso al lugar donde fue clave para subir

Chinemelu Elonu: Fugaz regreso al lugar donde fue clave para subir

Javier Ortiz Pérez

Fue un cierto modo un homenaje, un ajuste de cuentas, que el Basket Zaragoza 2002 (entonces CAI y ahora Casademont) fichase para los tres últimos partidos de la temporada 2013-14 a Chinemelu Elonu, uno de los jugadores con los que logró el ascenso en 2010 y no continuó en el equipo. Era alguien muy querido por la hinchada del Príncipe Felipe, y no solo por su entrega sobre el parquet (pívot no sobrado de calidad, pero sí de fuerza y compromiso). Repartía sonrisas por doquier, algo que hizo tanto en su primera como en su segunda etapa a orillas del Ebro.

Elonu no conoció otro club en España. En la 2009-10 fue el ancla defensivo sobre el que se sostuvo una plantilla con mucho potencial en ataque, pero que necesitaba esmerarse también en la otra zona de la pista. Aquel año promedió 6,3 puntos y 5,8 rebotes en 19 minutos con un estupendo 60,2% en tiros de dos puntos, aunque sufrió en los tiros libres (50%). De su estilo de juego habla bien que no llegó a tirar un solo triple en 26 partidos.

Nacido en Nigeria, fue aquella su primera experiencia profesional. Tras tres años en una universidad con fama de formar pívots contundentes, Texas A&M, se había colado en la penúltima posición del ‘draft’ del 2009 (la 59, por los Lakers) y llegó a firmar un contrato de dos temporadas en el que no cumpliría el segundo. Se marchó a clubs de cierto renombre en el continente como Panionios, Tofas o Pau-Orthez, no faltando una aventura en China.

Reboteando en Puerto Rico.

Precisamente en Turquía estaba cuando se lesionó Norel y recibió la llamada de José Luis Abós para disputar el último partido de la liga regular y los ‘playoffs’ ante el Real Madrid. Su llegada se retrasó por problemas burocráticos. “Me siento como en casa tras haber estado aquí antes. Los compañeros me están dando la bienvenida, el cuerpo técnico también y a pesar de la derrota todo está siendo genial y me siento como si llevara todo el año aquí”, dijo en su presentación, en la que le preguntaron si había cambiado como jugador en cuatro años. “Cuando estuve aquí el primer año solía hacer muchas faltas, he mejorado en eso. Sobre todo en conocimientos de baloncesto: cómo moverme sin balón, mi defensa, controlarme cuando las cosas no están yendo como deseo, tiros en suspensión… Son muchas pequeñas cosas las que he mejorado, pero también las cosas que siempre he hecho: rebotes, condicionar tiros, taponar, apoyar a mis compañeros cuando no estén bien... Pequeñas cosas que funcionan desde que estuve aquí por primera vez”, respondió. Lo cierto es que sus números en tres encuentros (todos resueltos con derrota) fueron de 7 puntos y 3 rebotes en casi 16 minutos.

Tras aquel breve ‘revival’ ha seguido alternando Europa (Turquía, Grecia e Italia) con la liga puertorriqueña, siempre en los Capitanes de Arecibo. El pasado día 11 cumplió 33 años. “Me encanta Zaragoza. Es una ciudad fascinante”, sigue diciendo hoy en día.

En España continúa jugando su hermana Adaora, también rocosa pívot formada en Texas A&M. Es habitual en los mejores equipos de la Liga Femenina Endesa: empezó en Burgos, siguió en Huelva, pasó tres temporadas en el Perfumerías Avenida y ahora milita en el campeón, el Spar Citylift Girona.

Imagen familiar de los Elonu, incluyendo a Chinemelu y Adaora.