Goyo Estrada: Mítico pívot madrileño asentado en el basket catalán

Goyo Estrada: Mítico pívot madrileño asentado en el basket catalán
Con su hermano Miguel Ángel, también pívot internacional (Foto: 70 años de basket en España).

Javier Ortiz Pérez

Gregorio ‘Goyo’ Estrada es uno de los jugadores de mayor edad de los que hayan aparecido en esta sección, ya que el pasado 16 de septiembre cumplió 68 años. Era ya todo un veterano cuando jugó brevemente bajo el nuevo formato ACB (13 partidos con el Español en la temporada 84-85), lo que le faculta para que aquí se cuente su historia, que incluye haber estado en la élite de los pívots nacionales durante los años 70.

Nacido en Madrid, lo suyo con el baloncesto, cuenta, fue “casualidad”. Iba por la calle con su hermano Miguel Ángel, que también tuvo una buena carrera y llegó a ser internacional, “y una persona nos preguntó si jugábamos a baloncesto al vernos altos. Le dijimos que no y nos invitó a hacerlo. Era el año 1965-1966. Era del Real Madrid. Nos recibió Pedro Ferrándiz y nos seleccionó”.

Con el número 5 jugando en el Barcelona (Foto: 70 años de basket en España).

Los dos hermanos, sin sitio en el club blanco, pasaron al Estudiantes y después desembarcaron en Cataluña, donde se asentaron y jugarían en distintos clubs. “Había mucha voluntad por parte de los entrenadores, pero no había mucha coordinación para trabajar con la gente alta. Yo empecé muy tarde, en juveniles. Ya medía 1,92, pero ya destacaba en ese sentido”, apunta.

Su nivel le alcanzó para tener un “casi” glorioso: fue uno de los tres jugadores reservas que estaban dispuestos para cubrir alguna baja antes del Eurobasket de Barcelona de 1973, en el que España fue plata. Estrada no lo lamenta: “Afortunadamente no se lesionó nadie y no tuvimos que entrar en la lista, pero estuvimos entrenando con ellos”. Sí que vistió la camiseta de la selección en 1975 durante los Juegos del Mediterráneo disputados en Argel.

Su primer club en Cataluña había sido el Sant Josep de Badalona, fichado por el futuro presidente de la ACB Eduardo Portela. También militó en Barcelona, Hospitalet, Valladolid, Joventut y Manresa. Al Español llegó en 1983 y tuvo relevancia para lograr el ascenso a la ACB desde Primera B.  “Era un baloncesto que te daba para vivir, pero no había unas cifras como las que hubo posteriormente como para solucionarte la vida”, recuerda.

Última temporada en activo con el Español (84-85).

Estrada siempre tuvo fama de especialista para aspectos menos lucidos. “Te veían más útil en la defensa y en el rebote. Los tiros quedaban para los más habilidosos, para los jugadores de fuera. La labor que hacían los pívots como yo no era muy reconocida. Muchas veces no metía puntos porque no recibía balones”, sostiene. Según su versión, Ranko Zeravica, que le entrenó en el Barça, le dio “seguridad” para adaptarse a ese rol. “Me utilizaba para eso y me hizo creer que tenía una importancia en el equipo, incluyendo el trabajo en los entrenamientos. Lo debes tener muy claro porque si no, te hundes. Para mí, lo más importante eran mis compañeros, el equipo”.

Cuando se retiró en 1985 se dedicó a distintas actividades relacionadas con el deporte. “Ya había hecho cursos de gestión deportiva y de instalaciones. También entrené al junior del Barça. Sobre todo he trabajado en ayuntamientos en actividades de deporte para todos. Lo que más me gustaba era poner énfasis en la parte educativa, la que te forma no físicamente sino humanamente. El espíritu de superación, de sacrificio, de trabajar en equipo. Se sabía, pero no se divulgaba. Lo he intentado transmitir en las escuelas que he tenido a los chicos porque a mí me sirvió mucho”, reflexiona.

Ya está jubilado hace años. Lo tuvo que hacer antes de lo que él hubiese deseado por problemas cardiacos: “La gente me decía que era fenomenal que me hubiesen dado la jubilación, pero a mí me gustaba lo que hacía. Era un trabajo, pero también lo disfrutaba. Me hubiese gustado seguir, pero las cosas vienen como vienen y hay que afrontarlas. El deporte también te ayuda a eso, lo bueno y lo malo”.

 

En la actualidad, a los 68 años.

2 – 

3 – 

4 –