Joonas Caven: El gran ‘prospect’ finlandés que no cuajó en Badalona

Joonas Caven: El gran ‘prospect’ finlandés que no cuajó en Badalona
Con Agustí Sans. Ambos debutaron el mismo día (Foto: Penya.com).

Javier Ortiz Pérez

Qué buena pinta tenía Joonas Caven, y qué apuesta más seria por él hizo el Joventut en su momento. Le tuvo tres temporadas en su cantera, dándole muchos minutos en el vinculado Prat, e incluso llegó a debutar bastante joven en la Liga Endesa (2013-14), pero la cosa no cuajó, como pasa en tantas otras ocasiones. Hay muchos jugadores que parecen destinados al éxito, pero solo lo alcanzan unos pocos.

No faltaban argumentos para soñar con el finlandés siendo una estrella: medía 2,11 y su puesto natural parecía ser el de ‘3’, con lo que ello supone de desequilibrio para el defensor. No le faltaba tiro exterior y fundamentos, pero todo esto hay que ponerlo al servicio de un espíritu competitivo que debe ser innegociable.

El chico llegó a Badalona con 18 años, en 2011. Formado en la cantera del Pyrinto Tampere, ya había debutado en el primer equipo con esa edad, siendo además un habitual en las categorías inferiores de su selección. Es de la misma generación que jugadores como Guillem Vives y Alex Suárez. No llegó a enfrentarse a ellos en el Europeo U16 del 2009, cuando promedió 14 puntos y 5 rebotes en 27 minutos.

Un artículo en Solobasket se hacía eco de que ya se le señalaba como el jugador de mayor talento que había producido Finlandia desde Hanno Mottola, incluso apuntando que, con la comodidad con la que se movía en el exterior, podía ocupar incluso la posición de escolta. “Juega bien con y sin balón, es buen pasador y buen tirador. Puede superar a su defensor tanto en acciones de cara como de espaldas al aro. En defensa, sus largos brazos le ayudan, además de su velocidad y buenas piernas”, se escribía, aunque también se apuntaba a su falta de corpulencia cuando debía enfrentarse a pívots.

En Prat, siempre en LEB Plata, fue poco a poco: 3,9 puntos en 11,3 minutos el primer año, 8,1 en 16,9 el segundo (en el que ya fue convocado alguna vez con la ‘Penya’) y 10,4 en 20,4 en el tercero, que fue cuando ya debutó como verdinegro. Fue en una derrota ante el Barcelona y no de modo testimonial: 5:32 en pista en un choque apretado (80-83).  “Era como un sueño el llegar un día al primer equipo, fui una persona muy feliz. No olvidaré nunca el día de mi debut con la camiseta del FIATC Joventut”, explicó en ‘El Mundo Deportivo’. Luego tendría cuatro partidos más (26 minutos en total) en los que es sumamente llamativo un dato: tiró 11 veces de tres puntos (4 aciertos) y solo una de dos (que falló). No fue a la línea de tiros libres. ¿Se había especializado demasiado?

Taponando a un rival con su actual equipo.

En verano de 2014 decidió emprender una aventura americana que no parece haberle salido muy allá. Fue elegido en el décimo puesto del ‘draft’ de la entonces denominada NBA D-League, pero sus experiencias en esa competición tienen pinta de haber resultado muy insatisfactorias: 4,3 puntos con los Delaware Blue Coats en la 2014-15 y 3,0 con los Stockton Kings en la 2014-15.

La consecuencia fue volver casa, al Tampereen Pyrinto, donde empezó. Allí lleva desde 2015, siendo esta ya su quinta campaña en casa. Ya con 27 años ha dejado de ser una promesa y no parece tampoco que sea un jugador dominador allí: solo jugó 14,4 minutos de media en la 2018-19, aunque es cierto que anotando 11 puntos en ese corto espacio de tiempo. Lo curioso es que ha dejado de tirar tanto de tres.