Tony Costner: Acertado recambio en Gran Canaria, pero descenso

Tony Costner: Acertado recambio en Gran Canaria, pero descenso

Javier Ortiz Pérez

Buen movimiento el del Claret Las Palmas, el antiguo nombre del Herbalife Gran Canaria, cuando en la temporada 85-86 sustituyó a Les Craft por Tony Costner, nuestro protagonista de hoy. El equipo estaba teniendo problemas en la zona y acabó recurriendo al cambio, fichando así a un jugador más sólido que le dio un aceptable rendimiento. Sin embargo, a nivel colectivo no logró salvar la categoría.

Fue una apuesta sobre seguro. Costner, al que según la fuente medía 2,06, 2,07 o 2,08, había completado un gran ciclo universitario en Saint Joseph’s, un centro de su ciudad natal, Filadelfia. Todavía ostenta el  récord de anotación en un partido cuando en 1983, en su último año, le hizo 47 puntos a Alaska-Anchorage. Aquella temporada promedió 18,3, además de 8,3 rebotes, lo que le abrió las puertas de la segunda ronda del ‘draft’ con el número 34. Sin embargo, nunca llegaría a jugar ni en el equipo que tenía en principio sus derechos, los Washington Bullets, ni en ningún otro, algo que sí consiguieron numerosos jugadores que fueron elegidos tras él, desde Ben Coleman a Jerome Kersey pasando por Ben McDonald, Jim Petersen o Eddie Lee Wilkins.

Cromo en su época en la CBA.

Aquel año, Costner emprendió la aventura europea con el Mulat Napoli, firmando al lado del futuro azulgrana Mark Smith unos notables 18 puntos y 9 rebotes de media. Sin embargo, al comienzo de la 85-86, quizás por esperar a la NBA, se quedó sin equipo. Pero duró libre apenas unas semanas porque era el hombre perfecto para una situación como la de Craft en Las Palmas de Gran Canaria en un equipo que no había ganado tras seis jornadas. “El cambio se preveía desde las primeras jornadas del campeonato”, publicó El Mundo Deportivo cuando se anunció el fichaje, el 31 de octubre de 1985. En quella reseña se afirma también que cobraría 45.000 dólares y se le define como “un jugador poco espectacular, pero muy efectivo cerca de la canasta. Posee una constitución física mucho más fuerte que la de Craft y se espera que su llegada sea el revulsivo que necesita el Claret para la segunda fase”.

Formando una gran pareja con Willie Jones, los 20,6 puntos y 10,4 rebotes que logró Costner (¡37 minutos de media en pista!) le dejan pocos reproches por el hecho de que el equipo finalmente naufragase en el ‘playoff’ de permanencia ante el Cajamadrid (1-2 pese a tener el ‘factor campo’ a favor).

Imagen de 2010.

Nunca regresaría a España, alternando a partir de entonces la CBA (Rochester Flyers, Rockford Lighting) y la USBL (Philadelphia Spirit) con buenos equipos en Europa (Udine, Montpellier, Limoges, AEK Atenas) e incluso Argentina (Estudiantes Bahía Blanca). Se retiró en el Papagou griego en 1997 a punto de cumplir los 35.

Último apunte: es el padre de Brandon Costner, un interior que sigue en activoy que ha jugado en la liga de desarrollo y en numerosos países (Bélgica, Francia, China, Puerto Rico, Líbano y, últimamente, Japón). La curiosidad con él es que en 2012 llegó a estar también en el Limoges, como Tony  20 años antes.

Su hijo Brandon, también profesional del baloncesto.