Jeremy Hazell: De ser tiroteado en Nueva York a dos meses en Alicante

Jeremy Hazell: De ser tiroteado en Nueva York a dos meses en Alicante

Javier Ortiz Pérez

Visto con la distancia de los años, pareció un poco injusto lo sucedido con Jeremy Hazell en el Lucentum Alicante 2011-12. El chico vivía su primera experiencia como profesional fuera de Estados Unidos y lo estaba haciendo razonablemente bien en un equipo que estaba ganando, pero el club se acogió a su derecho de no renovar su contrato después de los dos primeros meses de competición.

La explicación quizás haya que buscarla en que en el mercado surgió Tyrone Ellis, otro escolta mucho más experimentado con el que el equipo pretendía mejorar, aunque no lo hizo especialmente. Hazell promedió 6,8 puntos y 4,5 de valoración en 15,5 minutos, mientras que Ellis alcanzó los 9,3 y 5,5 durante 23,3. ¿Era imprescindible el cambio sobre todo cuando el equipo estaba siendo la revelación de la Liga con un balance de 5-1? El Lucentum consideró que sí, que se necesitaba un ‘plus’ defensivo, y se perdió a un jugador que luego ha hecho una buena carrera en Europa. Ya a orillas del Mediterráneo lo avisó con una buena selección de tiro (55% en los de dos y 40% en los triples) y ayudando en otras facetas.

Con el Lucentum Alicante.

Hazell había apurado los cuatro años universitarios en un centro del prestigio de Seton Hall, donde tuvo un gran recorrido, superando los 20 puntos  de promedio en los dos últimos. Sin embargo, se sembraron muchas dudas sobre su carrera cuando en la Navidad de 2010, en su último curso, se vio implicado en un terrible incidente. Estaba lesionado en la muñeca cuando fue atracado después de una fiesta por cuatro hombres, a los que persiguió tras ello. Fue un grave error porque le dispararon y, aunque la bala entró y salió de debajo de su axila, tuvo que estar más tiempo de baja.

Terrible, ¿verdad? Los sueños de entrar en el ‘draft’ se volatilizaron y Alicante fue la primera ocasión que tuvo en Europa con los resultados reseñados. Txus Vidorreta le utilizó en la segunda unidad, como alternativa aquel Kyle Singler que despuntó durante los primeros meses de competición.

En Pésaro, su último equipo europeo, en 2017.

Tras aquel disgusto, no parece que Hazell se descorazonase. Consiguió un hueco en la liga de desarrollo con los Bakersfield Jam y hasta rozó la NBA haciendo el ‘training camp’ con los Phoenix Suns. Tras unos meses en los Cañeros del Este, de la República Dominicana, reemprendió la aventura europea con cada vez mejores resultados: primero en el Juventus lituano, después en la mítica Virtus de Bolonia y después en el Elan Chalon, con el que consiguió jugar el All Star. Con  italianos y galos alcanzó los 15 puntos de media por partido, pero a partir de entonces, ya cumplidos los 30, su rendimiento en ese aspecto se resintió y no estuvo al mismo nivel ni en el Muratbey Usak turco ni en su regreso a la Lega con el Victoria Libertas Pesaro.

Su actividad baloncestística se ha centrado desde 2018 en el mundo de los torneos de verano con grandes premios económicos, disputando competiciones como The Basketball Tournament.