Bostjan Nachbar: muchísimo más que un ‘4’ abierto moderno

Bostjan Nachbar: muchísimo más que un ‘4’ abierto moderno
Nachbar, de la NBA a la acción solidaria, pasando por Europa

Javier Ortiz Pérez

A veces las ideas preconcebidas sobre un jugador nos impiden ver el bosque de su realidad. Retirado hace poco más de dos años, a Bostjan ‘Boki’ Nachbar se le recuerda como uno de los jugadores que mejor interpretó la posición de ‘4’ abierto en Europa en la época contemporánea, pero resulta que de sus cuatro temporadas en España (dos en el Barcelona y dos en Sevilla) solo tiró más de tres que de dos en una de ellas. Eso significa que hacía muchas más cosas que plantarse en 6,75 y esperar balones doblados.

Nachbar tuvo una muy buena carrera, que incluyó seis temporadas en la NBA. Allí actuó más como ‘3’ con un papel muy concreto: el de jugador que aporta rápido saliendo desde el banquillo. Resultó sorprendente su regreso a Europa porque venía de conseguir sus mejores registros en puntos (9,8) y minutos (22,1) de toda su etapa allí. Fue en los Nets de la 2007-08 todavía en una edad muy buena (27 años).

Con los Nets, en su mejor año en la NBA.

Nacido en Eslovenia, todavía no tenía 20 años cuando empezó a jugar incluso en la Euroliga con el equipo estandarte del país, el Olimpia Ljubljana. Era cuestión de tiempo que uno de los clubs que mejor controlaba el mercado en aquella época, la Benetton de Treviso, le fichase. Allí, de 2000 a 2002, dio el salto definitivo a su juego, entrando en una estupenda decimoquinta plaza del ‘draft’ por los Houston Rockets, que le incorporaron inmediatamente.

Al principio le costó hacerse un hueco, pero cuando posteriormente en New Orleans y sobre todo New Jersey su rendimiento fue satisfactorio. Totalizó 317 partidos aquellos seis años, con 7,1 puntos y 17,8 minutos de media. Su salida en 2008 solo la puede explicar el fabuloso contrato para la época que le ofreció el Dínamo de Moscú: 14 millones de dólares por tres años… aunque solo llegaría a cumplir uno. Antes de llegar a la Liga Endesa también pasaría por Efes Pilsen, Unics Kazan y Brose Baskets.

Dos temporadas en el Barcelona…

Cuando el Barça le fichó en 2013, con 33 años, hubo quien receló de esa decisión, pero fue un tipo que siempre cumplió. Fue una buena ayuda a la Liga ganada el primer año. Después estuvo otros dos años en Sevilla ofreciendo saber estar, más participación ofensiva y algunos momentos brillantísimos, como las dos veces que alcanzó los 30 puntos. En cuatro años en España sumó 140 partidos y unos números parecidos a los de la NBA (8,9 puntos en 18 minutos).

Aparte de su eficacia en la pista, dejó la impronta de persona con muchos valores positivos. “El basket se lleva la mayor parte de mi tiempo, obviamente, pero soy consciente de que sólo es un juego. Hay otras cosas mucho más serias en la vida que el basket. Eso no quita que respete mucho el basket y todo lo que me ha dado”, le decía a José Ignacio Huguet en ‘El Mundo Deportivo’, sin darse un ápice de importancia. “Me intriga mucho la ciencia, la historia, los descubrimientos del universo... Todo está más o menos conectado. Yo soy una persona muy curiosa, con muchos intereses, y por otro lado creo que todo eso también me ayuda en el basket. No creo que sea bueno estar las 24 horas del día pensando en baloncesto”, añadía, reconociendo que eran inquietudes difíciles de compartir en un vestuario. También tiene su perfil solidario (colaboró estrechamente con la labor que hace Unicef en Chad) y  también ‘friki’: es un obseso de la saga de Star Wars y tenía un ‘podcast’ en Eslovenia hablando de distintos temas.

 …Y las dos últimas de su carrera, en Sevilla.

Desde que se retiró ha tenido dos principales ocupaciones relacionadas con la canasta: ojeador internacional para los Detroit Pistons y director general de la Asociación de Jugadores de la Euroliga. Ahí es donde saca su lado reivindicativo: “La ELPA es una asociación independiente, y al igual ABP, nuestro único interés es el jugador. La única diferencia es que la ABP los protege en la liga ACB y nosotros lo hacemos en la Euroliga. Compartimos la opinión de que la carga para los jugadores es demasiada pesada, y todas las asociaciones que los representan deben esforzarse por hacer todo lo que puedan, preferiblemente juntos, para un mejor descanso”, comentaba para Eurohoops hace unos meses.

Durante un acto público reciente.