Vladimir Micov: 13 partidos en Vitoria y un fichaje frustrado por el Madrid

Vladimir Micov: 13 partidos en Vitoria y un fichaje frustrado por el Madrid
Vladimir Micov

Javier Ortiz Pérez

Hay algo de incompleto en la carrera de Vladimir Micov. Cumplidos ya los 34 años, siempre ha dado la impresión de jugador de enorme talento, pero muy dirigido al trabajo de equipo. Ha estado en grandes equipos, y continúa teniendo un papel a nivel Euroliga, pero se llegó a pensar sobre él que iba a ser una rutilante estrella. Y no ha sido así. En España también lo vimos de cerca: quizás haya quien no recuerde que disputó 13 partidos con el Baskonia en la temporada 2009-10.

Nacido en Belgrado, pasó por las categorías inferiores del Estrella Roja, pero donde realmente empezó a hacerse un nombre a nivel continental fue entre el Buducnost y el Partizán. Su primer club fuera de la antigua Yugoslavia fue, brevemente, el Panionios griego. Casi todos los veranos conseguía éxitos con las selecciones serbias de categorías inferiores: era muy apreciada su capacidad para jugar al ‘3’ y hacer un poco de todo, sin ser un grandísimo tirador. Pero defiende bien a jugadores de casi todas las posiciones, es listo y también puede anotar si se necesita.

13 partidos ligueros en el Baskonia 2009-10.

En Vitoria, tras haber estado muy cerca de fichar por el Murcia, acabó un poco de rebote. En verano del 2009 las lesiones se acumularon en el equipo y se le firmó un contrato temporal que renovaría por un mes, pero no culminó su objetivo de hacerlo hasta final de temporada. Lo cierto es que Dusko Ivanovic no le dio mucha bola: 2,6 puntos y 1,3 rebotes en 13 minutos. Era todavía un jugador en desarrollo a los 24 años y terminó la campaña en el Cantú, donde se estabilizaría durante año y medio y conseguiría el protagonismo que llevaba persiguiendo.

Despegue en Cantú.

El premio fue fichar nada menos que por el CSKA de Moscú, aunque en un papel más bien de sexto hombre, tapando agujeros aquí y allá. A las dos temporadas en la capital rusa (2012-14) le siguieron tres más en el Galatasaray (2014-17), donde ganó una Eurocup (2016). En el trasvase entre uno y otro equipo el Real Madrid pujó por él, pero no terminó de hacerlo con contundencia a pesar de que el jugador declaró públicamente que su mayor deseo era vestirse de blanco. Finalmente Jonas Maciulis ocuparía el hueco en la plantilla madridista que parecía tener reservado.

Desde el 2017 hasta la pasada campaña ha estado en el Armani Milano, rondando, como en Turquía, la decena de puntos y los 4 rebotes. Sin ser una gran figura, su estilo es muy apreciado: es uno de esos tipos que les gusta a los entrenadores tener porque no exigen muchos tiros y siempre están dispuestos a hacer el trabajo sucio.

Milán, su destino los dos últimos años.

A veces se suele hablar de su peculiar carácter para explicar por qué no ha tenido más éxito. Desde luego, el episodio que protagonizó con Sasha Djordjevic durante la preparación del Mundial del 2014 fue muy comentado: en pleno amistoso ante el Nueva Zelanda, ambos tuvieron una discusión y el seleccionador le echó primero del banquillo y luego de la concentración. “La corta carrera de Micov en el equipo nacional ha terminado”, dijo Djordjevic. El jugador respondió que el técnico estaba “demasiado nervioso”.