Giannis Giannoulis: El positivo que marcó un antes y un después

Giannis Giannoulis: El positivo que marcó un antes y un después

Javier Ortiz Pérez

A Giannis Giannoulis le tuvimos en dos etapas no precisamente largas en Andalucía: primero como fichaje expresamente realizado para los ‘playoffs’ en el Unicaja 2003-04 y luego como refuerzo a mitad de campaña en el Caja San Fernando 2005-06. En Sevilla estuvo algo mejor, dando algunas pinceladas de lo que se le llegó a considerar durante una época: la gran esperanza griega.

Panathinaikos 2001-02. 

Su historia en cuanto a sus orígenes recuerda un poco a la de Nikos Galis. Giannoulis nació en Toronto, pero cuando regresó bastante joven al país de sus padres empezó a llamar mucho la atención. Era una fuerza de la naturaleza, no exenta de calidad, con sus 2,08. Se convirtió en un fijo en la selección (disputó tres Eurobaskets seguidos, los de 1997, 1999 y 2001) y fue todo un ídolo para la afición del Paok de Salónica, con el que llegaría a entrar en el segundo mejor quinteto de la Euroliga en su última temporada allí, la 2000-01. Ganó esa misma competición el año siguiente, recién llegado al Panathinaikos de Zeljko Obradovic, pero entonces sucedió algo que marcaría su carrera.

Dio positivo en un control antidopaje de una sustancia prohibida, pero que él aseguró que era un jarabe para la tos que le había recetado el propio médico del equipo. La FIBA no tuvo piedad y le sancionó por dos años, aunque al final la cosa se quedaría en uno. Eso le obligó a buscarse la vida fuera del ámbito del organismo mundial y, tras no conseguir quedarse en los Raptors, para los que probó, tuvo que jugar en la CBA con los Huntsville Fight.

Tras el perdón y el regreso, tardaría años en ser el mismo jugador poderoso que se había convertido en alguien cotizadísimo. Pasó de un equipo a otro (Unicaja, BC Kiev, Caja, Aris, Limassol…) ofreciendo un gran nivel únicamente en su segunda etapa en el Panionios ,en la 2007-08.Particularmente en España llegó para los ‘playoffs’ del 2004 en el Unicaja, donde no tuvo demasiados minutos (14,5), pero sí bastante acierto (15 de 21 en tiros de dos) y productividad (5,6 puntos y 2,3 rebotes). El equipo llegó a semifinales (eliminado por 3-0 ante el Barcelona) tras superar por 2-3 al Valencia.

Caja San Fernando 2005-06. 

Su ‘segunda oportunidad’ ACB también fue en Andalucía año y medio después. El Caja buscaba reforzar su juego interior y le incorporó. Tuvo una serie de encuentros muy positivos al mes aproximadamente de llegar, sobre todo cuando alcanzó sus topes de puntos (14) y rebotes (9) frente a todo un Barcelona, pero en la recta final de temporada su protagonismo se vio reducido poco a poco y sus últimas actuaciones resultaron realmente flojas, quizás afectado por un golpe en la mandíbula en un entrenamiento del que le costó mucho reponerse. Cerraba así 26 encuentros en la élite española con 6,6 puntos y 3,4 rebotes en 20 minutos de media.

Por lo que se ve, le está costando retirarse. Desde 2010 juega en anónimos equipos griegos de categorías cada vez más bajas: Voulignemi, Doukas, Iraklis Kozanis, Argonaftis Kalamarias y MENT de Salónica. En este último, de la liga C (la cuarta en el escalafón) ha estado en la temporada 2018-19. El pasado 5 de junio cumplió 43 añazos.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

Imagen reciente, con el MENT.