Branko Milisavljevic: Fiasco veraniego en Valladolid y ‘parche’ en Sevilla

Branko Milisavljevic: Fiasco veraniego en Valladolid y ‘parche’ en Sevilla
Tras su paso por Valladolid, Milisavljevic jugó doce partidos en Sevilla en la 2008-09.

Javier Ortiz Pérez

Fue un trotamundos (18 clubs en 9 países) y un gran anotador en su época, pero no dejó el mejor recuerdo posible Branko Milisavljevic en España, donde firmó dos contratos siendo ya ‘treintañero’. El primero, con el Valladolid en la 2007-08, no llegaría a cumplirlo, ya que se marchó en pretemporada descontento de cómo le iban las cosas allí; el segundo, un año y medio después, fue en Sevilla, prestando un rendimiento más bien discreto.

Presentado en Valladolid con Imbroda. No inició la temporada.

Milisavjevic, un base-escolta de la escuela balcánica de esos que veía el aro como una piscina, llegó demasiado tarde a nuestra Liga después de una trayectoria movidísima, en la que muy raramente repitió equipo de una temporada a otra después de salir del Borac Cacak, donde se dio a conocer y hasta se proclamó máximo anotador de la liga yugoslava en el 2000. Un grande de Serbia, el Partizán, abrió a partir de ahí un carrusel de mudanzas espectacular: Francia (Limoges), Grecia (Paok, Olympiacos, Maroussi), Rusia (Dínamo de Moscú), Alemania (Telekom Bonn), Israel (Ironi Nahariya), Francia (Nancy y París Levallois), Lituania (Lietuvos Rytas) y Suiza (Lugano y Ginebra).

Su primer acercamiento a España supuso un desastre. Cuando llevaba dos semanas de preparación con el entonces denominado Grupo Capitol Valladolid se marchó en extrañas circunstancias. Lo contaba el añorado Lalo García, director deportivo del club entonces, en el Norte de Castilla: “Llevaba un tiempo quejándose y pidiendo otro tipo de protagonismo en el juego del equipo. Quería aportar otras cosas e incluso quiso imponer su criterio a las ideas del entrenador. No estábamos dispuestos a permitirlo. Han venido Gomis y Nacho Rodríguez e Iván Corrales se ha recuperado. Vio el panorama complicado para jugar como él quería. Dijo que tenía 31 años y que no estaba para pegarse por un puesto. Ante esa situación, le dije que se pensase si quería seguir. Se lo pensó y ya está en Belgrado. El jugador es el único culpable de lo que ha pasado. Él ha forzado la situación”.

Mediada la 2008-09 sí que pudo debutar en la Liga Endesa, ya que el Cajasol sevillano le llamó para sustituir a DeJuan Collins. Pero se lesionó un par de veces, se perdió algunos partidos y apenas pudo desarrollar del todo su juego a las órdenes de Pedro Martínez. Quizás 8,6 puntos y 3 asistencias en 22 minutos son números positivos, pero no tanto si se miran sus porcentajes de aciertos (24% en triples y 42% en tiros de dos).

El serbio apuró el basket al máximo entre su país y Suiza, donde se retiró en 2014 con 38 años, pasando sin apenas transición a los banquillos, donde también está teniendo una intensa trayectoria (Radnicki, BBC Monthey suizo y los juniors del Mega Basket en la actualidad).

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

En la actualidad, como entrenador.