Jared Reiner: La etiqueta NBA no le salvó de ser cortado en Murcia

Jared Reiner: La etiqueta NBA no le salvó de ser cortado en Murcia
Reiner disputó la pretemporada del 2009 con los Wolves

Javier Ortiz Pérez

Flojo, muy flojo, el rendimiento de Jared Reiner en Murcia en la temporada 2007-08. Sus 17 partidos en España, antes de ser cortado fulminantemente, se saldaron con 5,5 puntos y 4,5 rebotes en 17 minutos. Se esperaba mucho más de un jugador que al fin y al cabo podía presumir de tener cierta experiencia en la NBA. Pero aquello no resultó y el club le dio su puesto a Lou Roe.

En el Polaris Murcia 2007-08

Reiner era un pívot blanco de una gran presencia con sus 2,11, uno de esos tipos a los que se les dan muy bien varios deportes. De niño ya consiguió ser cinturón negro de taekwondo y destacar también en softball y fútbol americano. Nacido en Dakota del Sur, había completado cuatro años en la universidad de Iowa destacando sobre todo en el apartado taponeador, aunque una lesión en la última temporada le quitó las opciones de tenía de entrar en el ‘draft’. Aun así, se lo ‘curró’ para conseguir un puesto en la plantilla de los Chicago Bulls 2004-05, con los que llegaría a ser titular en un par de partidos de los 19 que disputó. Su papel no dejó de ser marginal (1,1 puntos y 1,3 rebotes en 6,9 minutos), pero ahí estaba…

De hecho, y tras una prueba fallida con los Clippers, metió la cabeza en los Suns, pero no llegó a debutar de nuevo por lesión. Lució en la liga de desarrollo (segundo mejor equipo y All Star) y conseguió seguir agarrado a la NBA en la 2006-07 con 27 encuentros en Milwaukee Bucks, cuando firmó números similares a los de los Bulls dos años antes.

Su primer equipo europeo fue el Polaris Murcia. En aquel verano del 2007 llegó ilusionado. Tampoco intentó engañar a nadie cuando, en una de sus primeras entrevistas, dijo ser “un jugador de equipo”“La ACB es una buena competición, en la que juegan baloncestistas de gran nivel. Yo estoy preparado para disputarla e intentaré ayudar en lo que pueda a mi equipo. Me han dicho que debo tener presencia en la pintura, sobre todo reboteando e intimidando. Espero ganar muchos partidos y que el equipo se mantenga unido, algo que considero fundamental”, añadió.

El caso es que el equipo no iba mal cuando se prescindió de sus servicios: ocho victorias y nueve derrotas. Pero su aportación estadística les debió parecer demasiado escasa y acabó la temporada en el Brose Baskets, uno de los ‘grandes’ en Alemania. Allí también jugó con el Eisbaren Bremerhaven y el Bayreuth y pareció sentirse especialmente cómodo. Sus intentos de volver a la NBA (Sixers y Wolves) fracasaron. También pasó algún verano en Puerto Rico. Su retirada (2011, con 29 años) resultó temprana.

Se estableció en el área de Minneápolis, donde, según su perfil de LinkedIn, es desde 2012 representante de ventas en Stryker Orthopeaedics, una empresa de tecnologías médicas.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

Con su familia, en 2015