Filip Videnov: Tirador búlgaro de renombre internacional

Filip Videnov: Tirador búlgaro de renombre internacional

Javier Ortiz Pérez

Es una leyenda en Bulgaria Filip Videnov, un tirador experto que tuvo tres equipos en España dentro de una larga carrera internacional. Quizás la responsabilidad del primero de ellos, el Real Madrid, le pudo suponer un desafío demasiado grande, sobre todo porque llegó expresamente para los ‘playoffs’, pero después cumplió con solvencia tanto en Granada como en Sevilla.

Caja San Fernando 2006-07

No hay muchos jugadores de su país que hayan tenido su prestigio, cimentado en su formación en Estados Unidos, tanto en ‘high school’ como en la universidad. En la pequeña Western Kentucky completó el ciclo de cuatro años (1999-2003) antes de iniciar una carrera profesional en la que ha conocido muchas ligas.

Por lo que se ve, a Videnov nunca le dio miedo hacer las maletas, primero a Croacia (Split), luego a Francia (Nancy) y después a Turquía (Tekelspor), desde donde saltó en 2006 a aquel Madrid de Boza Maljkovic de irregular política de fichajes. Un potente aval había sido su gran Europeo del verano anterior, en el que fue la referencia de su selección y terminó como tercer máximo anotador por detrás de Dirk Nowitzki y Juan Carlos Navarro con 22,5 puntos y 46% en triples.

Como blanco solo jugaría cuatro encuentros, los del ‘playoff’ de cuartos de final ante el Barcelona en el que los azulgranas se impusieron por 3-1. Él tuvo minutos (27 de media), pero poca puntería (3 de 13 en tiros de dos y 4 de 13 en triples), lo que se tradujo en solo 18 puntos en total. Sin embargo, logró permanecer en España con el Caja San Fernando, donde ya dio una medida mejor (7,7 puntos en 20,6 minutos).

La siguiente campaña la repartió entre el Dunav Rousse de su país y el Rieti, paso previo para su tercera aventura ACB con el Granada, saldada discretamente (5,7 puntos en 14,3 minutos) y con problemas en la muñeca desde el principio, aunque eso no se le notase en su estupendo 40% en triples. Un curioso vídeo demostró que tiene una afición poco habitual entre los baloncestistas: la esgrima.

Esa campaña más bien fría le hizo perder valor en el mercado, aunque trabajo no le ha faltado aquí y allá. Serbia (Estrella Roja, FMP), Polonia (Asseco Prokom), Rusia (Nizhny Novgorod, Krasnye Krylia), Turquía (Olin Edirne) y hasta Irán (Azad Tehran, Shahrdari Arak, Patrochimi Bandar) han visto su juego. En Bulgaria mantiene un enorme respeto, militando sobre todo en el Lukoil Academic, pero también en el Levski de Sofía y en el Beroe, su último equipo el año pasado, ya con 38.

Granada 2008-09 

Hubo un cuarto equipo español en su carrera: el Baskonia, con Sergio Scariolo en el banquillo, le incorporó para ayudar en la pretemporada del 2013, para paliar las ausencias de los internacionales. Era claro que no iba a quedarse cuando los demás volviesen. “Trabajar con un entrenador así, aunque sea por unos días, siempre es bueno”, comentó en su despedida.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

Imagen familiar en su perfil de Instagram.