Nenad Mijatovic: Promesa frustrada sin minutos en Murcia

Nenad Mijatovic: Promesa frustrada sin minutos en Murcia

Javier Ortiz Pérez

No pintó mucho, o más bien nada, Nenad Mijatovic en los meses que pasó en el UCAM Murcia en la temporada 2008-09. Llegó como refuerzo para la recta final, pero apenas jugó, ni siquiera cuando el equipo tuvo problemas en la posición que ocupaba en la cancha, la de base. Desde luego, pareció más una incorporación del club que del entrenador, Manolo Hussein, que dejó claro con el poco tiempo que le dio en pista que era un jugador que no era de su agrado.

Celebrando la permanencia en Zaragoza

Mijatovic nació en Split (Croacia), pero es de nacionalidad montenegrina, con cuya selección absoluta llegó a jugar. Creció en Podgorica y una leyenda como Bogdan Tanjevic le hizo debutar con el Buducnost con solo 14 años. Era un base alto (1,93), de talento y rápido, convirtiéndose a marchas forzadas en una gran promesa de la que buena parte de Europa hablaba. Pero una grave lesión en 2007 terminaría siendo clave porque su carrera fue derivando hacia la intrascendencia.

A Murcia llegó para reforzar el puesto de ‘1’, que entonces compartían Chris Thomas y José Marco. El primero era indiscutible, mientras que tampoco llegó a ser alternativa del segundo. En varios partidos no llegó a pisar a la pista, totalizando solo 49 minutos (y 8 puntos y 2 asistencias) en siete encuentros.

Eso sí, el chico tuvo una excelente actitud siempre. “Creo que he elegido un buen club, con buenos jugadores, buenos compañeros que me han acogido estupendamente desde el principio (…). La ciudad es increíble, aún no he tenido tiempo para visitarlo todo, pero hasta el momento, estoy impresionado con lo que he visto”, dijo en una entrevista a las dos semanas de llegar. Ahí tenían más interés otras cosas que se contaban de él, sobre todo en cuanto a los tatuajes que lucía: dos perros rottweiler en la espalda “para protegerse” y el rostro de sus padres en el pecho “porque son lo más importante”.

Hussein confió en él en la ‘final’ por la permanencia ante el Zaragoza, en la que Thomas se negó a jugar por problemas con el club. Marco disputó 37:28 y Mijatovic, 1:34. Eso sí, hay una foto espectacular en la que el montenegrino celebra como un loco la salvación con Taquean Deen (aka Taqwa Piñero).

Después de Murcia, probó suerte en Turquía (Mersin) y Serbia (Sloga), siendo además uno de los escasos europeos que se atrevió con la aventura en la liga marroquí, primero en el Maghred de Fes y luego en el Berkane. Este es su último club registrado, en la temporada 2014-15.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

Luciendo el tatuaje de sus padres.