Robert Jackson: Insuperables problemas físicos y anímicos en Fuenlabrada

Robert Jackson: Insuperables problemas físicos y anímicos en Fuenlabrada
Izquierda: Durante su etapa en el Fuenlabrada

Javier Ortiz Pérez

Bastante olvidable la aventura de Robert Jackson en Fuenlabrada, en concreto en la temporada 2003-04. No era mal jugador, pero tuvo un funesto año en varios aspectos, sin poder confirmar en competición oficial la buena fama que traía después de ayudar decisivamente a que la Marquette de su amigo Dwyane Wade se metiese en una Final Four.

Jackson fue un auténtico ídolo en su universidad, ya que le daba un plus jugar ‘en casa’, ya que es nacido en Milwaukee. En esa gélida zona desarrolló un juego práctico, sin grandes alardes, sustentado en un físico poderoso que se adaptaba bien a las posiciones de ‘4’ y ‘5’. Traía sobre todo fama de defensor y trabajador. Marquette fue su segundo equipo en la NCAA después de pasar tres años en Mississippi State, al que habría que añadir uno más como ‘red shirt’ por el cambio que decidió.

Con Marquette 

Cuando se graduó en 2003 tras esa presencia estelar en la fase final, no entró en el ‘draft’ y rechazó la posibilidad de meter cabeza en la NBA en los ‘training camps’ a los que fue invitado a cambio de la seguridad económica de Europa. El Fuenlabrada apostó por él y en principio pareció que había acertado de pleno, ya que brilló en pretemporada. Sin embargo, cuando empezó ‘lo serio’ tuvo problemas de lesiones y, cuando estuvo sano, tampoco demostró nada.

De hecho, fue sustituido dos veces: una primera por problemas físicos entre la jornada 6 y la 12 (sufrió una fractura ósea en la mano izquierda y entró por él Ime Oduok) y finalmente para los últimos dos encuentros. Demetrius Alexander ocupó su plaza cuando su juego había dado un bajón insostenible, muy relacionado con lo psicológico. Tuvo muchos problemas anímicos y llegó a publicarse que sufría una fuerte depresión. El caso es que se marchó con 9,9 puntos y 5,6 rebotes en 20 minutos, incluyendo un excelente acierto en tiros de dos puntos (57%). Tuvo algún día impresionante, como cuando le hizo 10/10 al Forum Valladolid, 20 puntos en 20 minutos.

Dos años después tendría una segunda oportunidad en España, en Huelva (LEB Oro), pero tampoco conseguiría terminar la temporada. Es curioso que su ficha con estadísticas haya desaparecido por completo de la web de la FEB. Intentó la aventura NBA en una liga de verano con los Celtics, aunque sin éxito, y más bien se diluyó en ligas asiáticas como la china y la coreana. Su retirada fue bastante prematura, en el 2007, con el Trier alemán. Tenía 31 años.

Regresó definitivamente a Milwaukee, donde está en el mundo de la gestión de lo que los americanos llaman “boys & girls clubs”, organizaciones juveniles que articulan distintas actividades. Ahora dirige la de Piper-Hillside. De vez en cuando entrena con su viejo amigo Wade.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

Con su amigo y ex compañero Dwyane Wade.