Rod Brown: Explosivo base… más para la LEB que para la Liga Endesa

Rod Brown: Explosivo base… más para la LEB que para la Liga Endesa
(Centro) En el GBC, en la ‘final a cuatro’ del ascenso en 2008 (Foto: Fran Martínez / Solobasket).

Javier Ortiz Pérez

El siempre difícil salto entre la LEB Oro y la Liga Endesa quedó claro en el caso de Rod Brown, cuyos 18 partidos en la máxima categoría no estuvieron de lejos a altura de sus muy buenas temporadas un escalón más abajo. Sucedió en la temporada 2006-07 con el Menorca Basquet, que apostó por él pero tuvo que abandonar después de que se viese que el equipo necesitaba seguramente otro tipo de base.

Con el Menorca 2006-07.

La explicación puede encontrarse en la propia naturaleza de Brown, que basaba gran parte de su dominio de los partidos en su poderoso físico, sobre todo de piernas. Pero también era rápido de manos y tenía ese “algo especial” de los zurdos. Le daba un ritmo espectacular a los partidos, y lanzaba el contraataque de un modo feroz, pero claro, esto se apreciaba mucho más en la LEB que en ACB, como es lógico y normal ante rivales más potentes de piernas. Además, tenía ciertos problemas con el tiro exterior, que no es que fuese defectuoso, pero si algo inconsistente.

Brown fue uno de los numerosos hallazgos del dúo José Luis Abós-Willy Villar en el Drac Inca. Nacido en Dallas, pasó su etapa universitaria en la pequeña Western Michigan, desde donde saltó a la liga inglesa, una competición modesta pero en la que de vez en cuando se encuentran joyas para un cierto nivel. Allí creció durante cinco temporadas, cuatro de ellas en los London Towers rozando los 20 puntos por partido y, como bonus extra para revalorizarse, obteniendo el pasaporte británico. En 2005 llegó a Inca, donde mostró un nivelazo con 11,7 puntos, 3,5 rebotes y 4,4 asistencias y mostrando una buena conexión con el fallecido técnico maño.

Se fue bastante cerca, a Menorca, con la ilusión de hacerse un hueco entre los mejores, pero no fue así. Tras 18 jornadas, el equipo languidecía en las últimas posiciones con un balance de 4-14 y Brown pagó el pato, alejado de sus medias de LEB (5,2 puntos, 1,4 rebotes y 2,4 asistencias en 15 minutos). Acabó aquella campaña en Grecia en el Olympia Larissa y en aquel país continuaría un tiempo más, también en la A1, con el Apollon Patras.

España y otro técnico ahora ya casi mítico se volverían a cruzar en su carrera. En enero de 2008 se incorporó al Bruesa GBC, con Pablo Laso al mando, y fue uno de los protagonistas del ascenso en la ‘final a cuatro’ de Cáceres… que sería su siguiente ciudad. Volvía así a su ámbito natural, donde recuperaría o incluso mejoraría su nivel, aunque su equipo, con muchos problemas de lesiones, no alcanzaría el objetivo de meterse en los ‘playoffs’.

Estuvo en activo hasta el 2015 en países como Italia, Chipre, Suiza y de nuevo Inglaterra, con una pequeña etapa de unos meses en Ourense, también en Oro, en 2011. Jugó hasta los 37 en los Marshall Milton Keynes Lions, de la BBL, tras lo cual ha pasado a un aparente anonimato. Lo más probable es que haya regresado a Texas, donde mantenía su casa familiar.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

Su último equipo, los Lyons, en Inglaterra (Foto: MVP247.com)