Jey Carlton: Reclamado en Manresa desde la Liga EBA para una urgencia

Jey Carlton: Reclamado en Manresa desde la Liga EBA para una urgencia

Javier Ortiz Pérez

No solía ocurrir mucho en los 80-90 que un extranjero disputase un solo encuentro con un equipo de la Liga. Tenía que suceder algo especial, como en el caso de Jermaine ‘Jey’ Carlton, para que esto fuese así. El solitario partido de este alero norteamericano fue con el TDK Manresa.

Carlton era un chico de 23 años que jugaba en el Valls Félix Hotel, de la Liga EBA. Entonces era una categoría bastante potente, o al menos más potente que ahora, ya que era la segunda en el escalafón tras la ACB. Por entonces no se había creado la LEB. Nacido en Winston Salem (Carolina del Norte), había tenido un periplo universitario bastante agitado, con tres centros en cuatro años, y llegaba procedente del Karsiyaka turco, con el que, según se publicó entonces, había acreditado 18 puntos y 10 rebotes.

En su época de jugador.

El Valls era vinculado del TDK Manresa, que había empezado la temporada con el trío norteamericano Linton Townes-Harper Williams-Darren Morningstar. Este último no funcionó bien en las once primeras jornadas, por lo que se decidió su salida. Su sustituto, Tellis Frank, iba a tardar una semana en llegar, con lo que se decidió reclamar a Carlton para el choque que había que disputar ante el Caja San Fernando.

Estaba mostrando buenas cualidades anotadoras en EBA, pero aquel día frente a los sevillanos tiene pinta de que se arrugó bastante. No fue titular (él era un ‘4’, no un ‘5’ como Morningstar o Frank), pero sí disputó sus buenos 16 minutos, en los que solamente lanzó dos veces a canasta sin acierto. Así es que se marchó de la Liga sin anotar, aunque con la satisfacción de haber ayudado con cuatro rebotes a la victoria apurada de su equipo (69-68).

Después de aquello, Carlton no volvió a ser llamado por un TDK que ganaría en febrero de 1996 la Copa del Rey en Murcia. Él siguió anotando con bastante solvencia en Valls, lo que le valió para seguir teniendo trabajo dos años más en España, ya en la recién estrenada LEB. Primero en Córdoba, donde estuvo bastante mejor (20 puntos por partido) que la campaña siguiente en Melilla (10,7). Llegó a ser cortado en la recta final. Curiosísimo que no llegase a lanzar un solo triple en esos 50 partidos que acumuló en la LEB, pero es que era un jugador de una seguridad enorme en los tiros de dos puntos: 64% en total.

¿Qué pasó luego? No se marchó lejos: primero a Portugal y luego a Francia. Aprovechó sus conocimientos de español para buscar fortuna en Argentina, aunque sin mucha suerte, siendo cortado por Gimnasia y Esgrima y Estudiantes Santa Rosa en apenas un mes. Luego lo intentó en China, Holanda, Líbano e incluso Kosovo, su última experiencia profesional en 2005.

Sobre su vida laboral desde entonces, poco se ha podido rastrear más allá de que en 2012 empezó a entrenar a un equipo aficionado en Texas, el Austin Lady Magic Basketball Club. En 2016 fue arrestado por posesión de objetos robados y aparece su ficha en una de esas páginas tan comunes en Estados Unidos. Su mujer, Kacy Carlton, jugó brevemente en la WNBA cuando todavía tenía el apellido Moffitt.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

En 2016, cuando fue arrestado.