Robert Dozier: Sin victorias en el peor año de Aíto en Sevilla

Robert Dozier: Sin victorias en el peor año de Aíto en Sevilla

Javier Ortiz Pérez

Dentro de la olvidable temporada 2012-13 del Cajasol de Sevilla está el capítulo de Robert Dozier, cuyo contrato temporal se saldó con un balance de cuatro partidos y otras tantas derrotas. Él a nivel numérico no lo hizo del todo mal (8,8 puntos  y 5,5 rebotes en 24 minutos), pero nadie puso mucho empeño en renovarle. Dentro de la por lo general buena etapa de Aíto García Reneses en la capital andaluza, a él le tocaron los momentos más bajos.

Quizás en un contexto más positivo hubiese sido un jugador válido para la Liga, a la que llegó en principio por la lesión de Bradley Buckman. Formado al lado de Derrick Rose en la universidad de Memphis, donde fue subcampeón universitario en 2008 ante Kansas, cerró el ‘draft’ del 2009 en el puesto 60, seleccionado por Miami Heat, pero nunca llegaría a la NBA.

Antes de lo que sería su única experiencia española había jugado en dos buenos equipos europeos como el Paok y el Cholet. “Quiero aprovechar la oportunidad y haré lo que sea para ayudar al Cajasol. Trataré de aportar intensidad y jugar a tope. Puedo ayudar en defensa y en ataque, pero haré lo que el entrenador considere para ayudar al equipo”, comentó en su presentación. “La rotación quedaba corta y necesitábamos su incorporación cuando estamos jugando dos partidos por semana”, justificó Juan Llaneza, el director deportivo, en referencia a que el equipo alternaba la competición doméstica con la Eurocup. Se destacaba sobre todo su buen físico para fortalecer el rebote, así como su capacidad para jugar de espaldas al aro.

Uno de sus cuatro partidos en Sevilla.

Lo cierto es que cuando Dozier, que acababa de ser cortado en pretemporada por los Heat, se quiso adaptar, su contrato se había acabado. En su debut estuvo pésimo (2 puntos y 3 rebotes en 16 minutos ante Canarias), pero después enganchó dos buenas actuaciones de 13 puntos cada una frente a CAI Zaragoza y Real Madrid. Se despidió frente al Barcelona con su cuarto partido perdido. Ya se ve que no le ayudó mucho el calendario. Lo curioso es que el hombre al que sustituía supuestamente, Buckman, no regresaría nunca al equipo.

Después lo que le ha caracterizado es su presencia en ligas poco competitivas, exceptuando unos meses en Le Mans en 2015. Pero donde más ha estado ha sido en Filipinas, donde fue nombrado mejor extranjero en 2013 con los Alaska Aces. También ha recolectado dólares en Dubai y desde hace tres años anda en Japón con los San-en NeoPhoenix, donde continúa firmando buenos números al lado de otro ‘viejo conocido’ de la afición española, Will McDonald, y Josh Childress, que durante un tiempo rozó el status de estrella NBA. Dozier tiene 33 y, jugando a ese ritmo, puede durar algunos más.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

En su equipo actual, los San-en NeoPhoenix (Foto: Japan Sun Times).