Vrvica Stefanov: Un histórico en Macedonia que ayudó a salvar al Menorca

Vrvica Stefanov: Un histórico en Macedonia que ayudó a salvar al Menorca
Stefanov, un histórico con la selección de Macedonia

Javier Ortiz Pérez

En Menorca asistieron a los últimos partidos de Vrbica Stefanov en el baloncesto profesional. El suyo fue un fichaje de emergencia para, con su indiscutible sabiduría, intentar salvar al equipo del descenso en la temporada 2007-08. Se consiguió milagrosamente, pero su renovación no salió bien y decidió marcharse de la isla cuando solo habían transcurrido tres encuentros de la 2008-09. Tenía por entonces 34 años y no volvió a jugar.

Se trata de uno de los grandes jugadores de la historia de Macedonia, quizás  un país ‘menor’ en lo baloncestístico dentro del exuberante contexto balcánico, pero que también ha dado algunos talentos como Vlado Ilievski, Pero Antic o, yendo más atrás, Petar Naumoski. Stefanov desde luego fue un hombre respetadísimo, fijo en la selección y con muchos minutos en la posición de base, que ocupaba un poco al viejo estilo de mucho cerebro y un físico no precisamente extraordinario con su 1,80. Baste el dato que fue con el equipo nacional al Eurobasket de 2009 cuando llevaba varios meses sin jugar.

Con el Menorca en la 2007-08.

Lo suyo en Mahón fue todo un acierto en principio, una apuesta por la experiencia que parecía faltarle a la plantilla. Su carrera había despegado en el Skopje de su país hasta ir apareciendo en equipos cada vez más prestigiosos:  Pinar Karsiyaka y Ulker en Turquía, AEK de Atenas y Olympiacos en Grecia, dos etapas en el Montepaschi… A España llegó procedente del Mersin turco con la misión clara de lograr la salvación.

Su entusiasmo fue patente desde el principio: “muy contento de llegar a la ACB. Vengo con mucha energía para vivir en España y poder jugar en esta liga. No sé como explicarlo. Me siento rejuvenecer por poder jugar en al ACB y estoy feliz de empezar esta nueva etapa. He podido seguir al equipo. Se que no están muy bien en la clasificación, los he seguido desde hace un mes pero creo que debo conocer la situación más de cerca hablando con mis nuevos compañeros y con el entrenador”.

Su estreno a las órdenes de Ricard Casas ya fue en sí espectacular, colaborando con 10 puntos y 4 asistencias en 25 minutos a dar la sorpresa ante el Unicaja. Tres semanas tardó su segunda victoria, también en casa ante el Bilbao Basket. Después, triunfos en Sevilla y de nuevo en Menorca frente al Murcia, este con su mejor encuentro con 15 puntos y 6 asistencias. Eso dejó allanado el camino de la salvación porque el equipo no volvió a ganar en las cuatro últimas jornadas y aun así se mantuvo con un balance de 12-22.

Stefanov regresó a su país y manifestó estar muy ilusionado de cara a la siguiente campaña, elogiando lo bien que se disfrutaba de la vida en la isla, pero esa segunda parte de la historia resultó fallida. Sus minutos decrecieron drásticamente, atropellado por el fichaje de ‘Pooh’ Jeter, y prefirió dejar el equipo. Siempre tuvo fama de ser muy independiente y no aferrarse a su puesto: en su trayectoria posterior como entrenador también se ha aficionado a dimitir, tanto en la estructura de la federación de su país como en el Kozug, su último equipo en la temporada 2016-17. También ha dirigido al MZT Aerodrom.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

Imagen reciente.