Marko Popovic: El tocayo del escolta del Fuenlabrada solo jugó 7 minutos en Murcia

Marko Popovic: El tocayo del escolta del Fuenlabrada solo jugó 7 minutos en Murcia

Javier Ortiz Pérez

Por lo que parece, llamarse “Marko Popovic” en la zona de los Balcanes de ser como ser aquí “Antonio Pérez”. Hay en la actualidad un Marko Popovic en la Liga Endesa, el fantástico base-escolta croata del Montakit Fuenlabrada, pero también hubo un base serbio de mismo nombre y apellido que pasó inadvertido por el UCAM Murcia en la 2011-12. ¿Alguien le recuerda? Bueno, normal si la respuesta es “no”: solo disputó tres partidos… y siete minutos en total.

Nuestro Marko Popovic de hoy es efectivamente de nacionalidad serbia, pero nacido en la capital de Bosnia, Sarajevo, cuando todavía existía una Yugoslavia unificada (1984). El 15 de diciembre de 2011 se anunciaba su incorporación temporal al UCAM después de que Pedro Rivero y Andrés Miso se lesionasen y Josep Franch se quedase solo para llevar las riendas del equipo. 

Visto y no visto en Murcia.

El aval del nuevo jugador era que estaba destacando en el Sloga: promediaba 21,2 puntos (máximo anotador de la competición) con un fantástico 51% en triples. A sus 27 años, solo había jugado fuera de su país en una ocasión: unos meses en el Larissa griego. Todo lo demás habían sido equipos no muy importantes a nivel nacional (Atlas, Zastava, Ibon Niksic, Egronom Best Nis, Vojvodina, Krusevac…).

“Por suerte he podido ver muchos partidos de esta liga y la conozco muy bien gracias a que muchos jugadores de mi país han pasado por ella. Creo que es la mejor de Europa. Por eso, cuando se me ha presentado la oportunidad de venir hasta aquí, no lo he pensado dos veces. Quiero aprovechar mi estancia aquí y ayudar en todo lo posible a mis compañeros (…). Llego en forma y con ritmo de competición ya que he disputado muchos minutos con mi ex equipo esta temporada. Estoy listo para ayudar desde ya al equipo y hacer lo que me pida el entrenador”, dijo en su presentación.

Pero al entrenador, Luis Guil, no pareció gustarle mucho. Ante el Alicante le puso en pista 2:07; ante el Estudiantes, 1:57 y en Manresa, 2:33. Ante tal escasez de protagonismo y, se supone, confianza, el tipo solo tiró una vez a canasta, un triple que no anotó, y el resto de su magra estadística quedó en un rebote y un par de faltas cometidas. Otro dato poco alentador: en esos 7 minutos acumuló un +/- de -15.

Tras no ser renovado su contrato, como podía preverse, y agradecidos los servicios prestados, volvió a su país, donde ha jugado fundamentalmente desde entonces, casi siempre un equipo distinto por temporada, aunque también ha tenido aventuras en Polonia, Eslovenia, Georgia y Macedonia. Su última experiencia profesional fue en 2017 con el Sloga, curiosamente el equipo del que procedía cuando llegó a Murcia.

Una última curiosidad sobre los ‘Marko Popovic’ del basket: la completísima web eurobasket.com recoge hasta once jugadores que han estado a nivel profesional con ese nombre.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

En el 2016 con el Start Lubin polaco.