Roger Fornas: Solitario partido en la élite, clasicazo en Oro y ahora en Plata

Roger Fornas: Solitario partido en la élite, clasicazo en Oro y ahora en Plata

Javier Ortiz Pérez

El de Roger Fornas es un nombre importante en la historia de la LEB Oro, donde acumula una enormidad de partidos, pero solo ha jugado uno en la Liga Endesa. Fue en la temporada 2002-03 con el Caprabo Lleida y la simbólica cifra de 37 segundos ante el Gran Canaria (no llegó ni siquiera a lanzar). Después no ha tenido mala carrera, siendo prácticamente un fijo desde entonces de la segunda categoría, donde podía disfrutar de mayor protagonismo que si hubiese estado en lo más alto.

En Lleida, en la época de su único partido en la élite. 

Fornas está ya en la recta final de su trayectoria en las pistas. El pasado 24 de octubre cumplió 36 años y en la actual campaña ha decidido descender otro peldaño y jugar en la LEB Plata con el Vic. Y es que ya tiene un pie puesto en lo que quiere que sea su futuro profesional después de las canastas. Es técnico en Gestión Comercial y Marketing y estudiante de Comunicación.

“Después de cómo se han desarrollado estas últimas temporadas tenía la sensación de que podía haber seguido aún a un buen nivel en la LEB Oro durante 2 o 3 años más pero quizás para entonces las posibilidades del mercado laboral una vez me retirara podrían ser más escasas. Este verano surgió la posibilidad de incorporarme cerca de casa a un trabajo relacionado con los estudios que he estado realizando durante los últimos años así que decidí buscar una opción que me permitiera compatibilizar ambas cosas”, le contaba hace algunas semanas a Pablo Romero en feb.es. Ese trabajo es en el Grupo GSM, una empresa de servicios industriales.

Atrás quedaban así doce temporadas en la segunda competición nacional con Tarragona (dos etapas), L’Hospitalet, Breogán, Lleida, Valladolid, Cáceres, Palencia, Burgos y Palma, casi siempre interpretando a la perfección de ‘4’ abierto para generar espacios con un tiro exterior muy depurado. También se notaba en él la influencia de su ocupación veraniega, el ‘3x3’, en el que era y es un gran especialista. Ha sido un jugador de bastante regularidad y sobre el que es llamativo es que consiguiese sus mejores números en Oro hace dos años, con 34 ya, cuando promedió 12,9 puntos y 5,4 rebotes en liga regular en Palma, incluyendo un salvaje 46% en triples.

Según afirma, no se le “caen los anillos” por estar en Plata, una categoría que también pisó con Sabadell y Andorra. También, siendo muy joven, tuvo una aventura en el León de Liga EBA. Ahora, sostiene, “puede ser un buen año para divertirme de nuevo sobre la pista. Quiero seguir aprendiendo mientras trabajo con el equipo y ser capaz de aportar toda mi experiencia para que el equipo y el grupo de trabajo puedan beneficiarse al máximo de todos mis años en el baloncesto para poder lograr los objetivos que, al fin y al cabo, es lo más importante. Si lo consigo creo que podré sentirme parte importante dentro de un año de muchos cambios y en el que espero que pueda adaptarme bien a esa compatibilidad entre trabajo y baloncesto”. Sigue en forma: ronda los 11 puntos y 6 rebotes en el primer tercio de competición.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

Con el Palencia, uno de los ‘grandes’ de LEB Oro por los que ha pasado.