CJ Wallace: El efectivo ‘4’ triplista con pasaporte de Congo

CJ Wallace: El efectivo ‘4’ triplista con pasaporte de Congo

Javier Ortiz Pérez

Quizás lo facilón con CJ Wallace sea quedarse con el chascarrillo de que, siendo tan blanco y tan rubio, acabase teniendo la nacionalidad congoleña, dentro del ‘flexible’ escenario de los pasaportes con determinados países. Lo cierto es que él no estuvo nunca implicado en escándalo alguno: según contó, fue la federación de aquel país la que le ofreció formar parte de su selección, como pasa tan a menudo con algunos de sus compatriotas con países de todo el mundo, y llegó a un acuerdo. También, asegura, estuvo trabajando allí con niños en una labor más allá de la deportiva.

En el Gran Canaria.

Otra cosa es que esa nacionalidad diese un valor extra a Wallace al ser Congo un país dentro del entorno Cotonou. Seguramente fue lo que le permitió jugar dos años en el Barcelona, haciéndolo además a buen nivel en un papel muy determinado: el de ‘4’ abierto para dar más espacios al ‘5’, preferentemente Ante Tomic. Fue el más que decente sustituto de un jugador que fue muy protagonista como Terence Morris.

CJ (Charles Judson) tuvo una lenta cocción como jugador de primer nivel en Europa. Nacido en Atlanta y formado en una universidad de mayor prestigio académico que deportivo, Princeton, sus primeros equipos en Europa no fueron demasiado conocidos: el Eisbaren Bremerhaven alemán y la Orlandina italiana. Sí que dio un paso adelante cuando fichó por la Benetton. En Treviso pasó dos temporadas (2008-10) antes de fichar por el Gran Canaria, donde firmó una temporada 2010-11 más que notable.

Eso le abrió las puertas del Barcelona. “Estoy muy emocionado de estar en un club con tanta historia como este. Todo el mundo que juega en Europa aspira a estar aquí, por lo que para mí es un sueño hecho realidad”, dijo en su presentación tras saludar a los asistentes en catalán. Aquel día prometió “energía, rebote, defensa y puntos" y “todo lo posible para ganar el máximo número de partidos posible”.

Festejando la Liga del 2012 con Marcelinho y Fran Vázquez 

Lo cierto es que, como podía ser previsible, sus números bajaron como azulgrana, pero sí que mantuvo el suficiente nivel como para estar dos temporadas bajo el exigente ojo del Palau. En la primera ganó la Liga Endesa y en la segunda, la Copa del Rey. En aquella campaña acreditó un estupendo 45% en triples, lo que principalmente se le pedía, aunque no renovó. No volvería a jugar en España, donde totalizó 115 partidos con 7,3 puntos y 4,7 rebotes de media en 19 minutos en pista.

Tras ello volvió a Italia para disputar la Euroliga con el Armani de Milán. Francia (Chalon y Le Mans) y una breve experiencia en los Capitanes de Arecibo, en Puerto Rico cerraron su trayectoria en el baloncesto. Desde 2016 no ha jugado, por lo que, aunque sea a nivel extraoficial, parece bastante claro que no va a volver a las pistas. Tiene 36 años.

Por lo que se asegura, es un chico educado e inteligente, con mucho interés por el mundo financiero. “Tengo muchos amigos en Nueva York que trabajan en el mundo de las finanzas (…). Cuando deje el baloncesto me gustaría ganar dinero de una forma diferente”, decía en una entrevista hace unos años. Según su perfil de Twitter, @CJW3rd, ya está ello: “Raised in atlanta, studied at Princeton, played some bball in Europe and currently being studious in NYC”.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

Imagen reciente en su perfil de Twitter.