‘Juanpi’ Gutiérrez: La retirada antes de tiempo de ‘El Pipa’

‘Juanpi’ Gutiérrez: La retirada antes de tiempo de ‘El Pipa’

Javier Ortiz Pérez

Juan Pedro Gutiérrez dejó el baloncesto hace dos años, muy antes de lo que podía esperarse porque tenía 32 años y los argentinos suelen prolongar mucho más su estancia en las pistas. A Juanpi, ‘El Pipa’ (llamado así desde niño por el tamaño de su nariz) lo retiró una lesión en la cadera de la que no se pudo recuperar cuando jugaba en el Obras Sanitarias. Antes, una parte fundamental de su vida es España: seis años en Granada (2004-10) y la temporada 2013-14 con el Iberostar Tenerife.

Seis años en Granada.

En ambos sitios fue un jugador muy querido por su entrega e implicación. No le faltaban tampoco recursos técnicos. Pareció ser un jugador que mejoraba con el tiempo: su llegada a la ciudad nazarí se produjo cuando era todavía muy joven, con apenas 21 años y en principio con ficha del equipo EBA. Pero de promesa pasó a ser alguien fundamental. Hasta fue un secundario en la selección argentina con muchos miembros de la ‘Generación Dorada’ y ganó el bronce de Pekín-2008.

“Me fui haciendo alto a medida que jugaba al baloncesto. Empecé muy chiquito, con 6 años. Hacía todos los deportes: tenis, fútbol, vóley, hockey sobre patines… Era un ridículo. Con el basket fue con lo que me quedé (…) Ser profesional se me fue dando. Tuve una carrera muy privilegiada. Me pasaron cosas muy lindas, pero que nunca me planteé. Me fui haciendo profesional y se dio solo. Me vine a Buenos Aires a jugar. No tenía ni idea qué podía hacer con mi vida”, contó en una entrevista en Argentina en 2006.

A Gutiérrez le encantó España. “Son dos países muy parecidos. Después de tantos años sentí que era como mi casa, estuve cómodo. El español es muy parecido a nosotros, muy arriero,  muy de juntarse todo el tiempo fuera del trabajo”, apuntó. La comparación acababa teniendo menos parecidos cuando se hablaba de la organización de las competiciones. “Ellos tienen una liga que después de muchos años consiguieron profesionalizarla bastante. Son una referencia dentro del basket FIBA a nivel mundial. Están a un nivel que nosotros todavía tenemos que alcanzar”, reconoció.

También habló sobre los hinchas españoles y los argentinos. “En España el seguidor es mucho menos pasional. Le ponen ganas y a veces se le escapa algún insulto, pero quizás son menos violentos. La gente va a los partidos a divertirse, aunque también suelta alguna palabrita”, comentó.

Homenajeado en Obras Sanitarias tras su retirada.

Entre Granada y Tenerife totalizó 184 encuentros en la Liga Endesa, con 5,4 puntos y 3,5 rebotes en 15 minutos como promedios. También disputó un año en LEB a la vera de La Alhambra. Le gustaba salir a la línea de tres puntos para probar fortuna con una mecánica poco ortodoxa. De hecho en su temporada en Canarias casi tiró más desde 6,75 que de dos puntos.  Sus mejores campañas fueron no obstante en Argentina con Obras Sanitarias: MVP liguero en 2011 y 2012 y campeón de la Liga Sudamericana este último año.

“El afecto por el juego y por las personas que están vinculadas es lo que lo hace más duro aún, pero ya en los últimos dos o tres años tenía en la cabeza la idea del retiro. Hasta hace menos de un mes, cuando terminó la temporada, yo seguía con mucho dolor. Pero la verdad que desde que terminó el torneo hasta ahora los dolores fueron creciendo y se volvieron insoportables. Creo que es hora de escuchar al cuerpo, pensar lo mejor a futuro y buscar otro horizonte”, escribió cuando tomó la decisión de abandonar.

Una última curiosidad: pese a ser un apellido bastante habitual en España, es el único Gutiérrez (de primero) que ha jugado en toda la historia de la Liga Endesa.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

Una sola temporada en el Iberostar Tenerife.