Chris Lofton: Dos partidos en Vitoria, dos etapas en Estudiantes y una lesión en Donosti

Chris Lofton: Dos partidos en Vitoria, dos etapas en Estudiantes y una lesión en Donosti

Javier Ortiz Pérez

Chris Lofton dejó sensaciones contradictorias en España, sobre todo en el club que le acogió durante dos etapas: el Estudiantes. Este escolta pequeño (1,88) y veloz ayudó a entrar en los ‘playoffs’ con muy buen tono al equipo madrileño en la 2009-10, una temporada que había iniciado con un contrato temporal en el Baskonia (dos partidos).  

Sin embargo, cuando regresó dos años después no pudo evitar que el club acabase ocupando posición de descenso. Todo en contraste. Además de las de Vitoria y Madrid, hubo una tercera experiencia de Lofton en España: firmó por el Lagun Aro GBC en verano del 2012, pero no llegó a debutar en competición oficial después de detectársele una lesión.

Se trata de uno de esos jugadores difíciles de clasificar por el hecho de que están más cómodas en una posición que no se corresponde con sus características físicas. Pero es lo que pasa cuando, pese a su altura, el tipo en cuestión está más cómodo anotando que dirigiendo. Puede subir el balón, sí, pero no es su fuerte. Lo suyo son los tiros estratosféricos. Y bastante bien le ha ido así.

En la NCAA. 

Nacido en Kentucky, se formó en la universidad de Tennessee, donde agotó los cuatro años (algo ya difícil de ver por su época, 2004-08) y batió varios récords de anotación y de triples. En su última campaña hasta entró en el tercer equipo de ‘All American’. En 2007 se le detectó un cáncer testicular que mantuvo en secreto para casi todo su equipo y del que se curó felizmente. Lo curioso es que supo de su enfermedad gracias a que dio (erróneamente) positivo en un análisis rutinario de drogas.

Pese a sus exhibiciones de tiro, no mereció la atención de los ojeadores y ni siquiera entró en el ‘draft’, así es que todo su empeño ha sido labrarse buenos contratos en equipos intermedios en Europa. El primero fue en el Mersin turco, donde a los pocos meses de llegar dejó claro de qué iba lo suyo: 13/20 en triples y 47 puntos ante el Fenerbahce. La cosa no quedó ahí: 17/22 y 61 puntos poco después ante el TED Kolejiller

Los Celtics le llamaron para la liga de verano, pero no consiguió un puesto y terminó en Vitoria. Sus dos partidos allí fueron diametralmente opuestos: en el primero solo jugó dos minutos y no llegó a lanzar, mientras que en el segundo alcanzó los 21, logrando 10 puntos con buenos porcentajes (2/2 en tiros de dos y 2/3 en triples). Su contrato no fue renovado, pero eso le abrió las puertas del Estudiantes, que le contrató cuando quedó libre.

No decepcionó. En su cuarto y quinto partido ya logró 25 y 23 puntos y ayudó al equipo a ganar. Curioso fue que aquella temporada acabase con la eliminación ante el Baskonia en cuartos de final y también que el ‘Estu’ no haya vuelto a pisar unos ‘playoffs’ desde entonces, siendo aquella séptima posición la mejor en los últimos 14 años.

Dos etapas en el Estudiantes.

El buen recuerdo dejado animó a Nacho Azofra, entonces director deportivo, a llamarle cuando en la 2011-12 las derrotas empezaban a acumularse. Lofton casi calcó los mismos números que dos años antes (13 puntos de media y un 36% en triples), pero el Estudiantes terminó penúltimo. “Es un equipo mucho más joven, realmente joven, me siento como el abuelo, como el hombre viejo, cuando estuve aquí por primera vez era el joven, ahora el viejo”, comentó en una entrevista.

La rodilla izquierda le impidió seguir aquí y su contrato en San Sebastián se vio rescindido. Estuvo casi un año sin jugar hasta que volvió en el Besiktas turco. Con 32 años sigue en buen momento: hace unos meses fue importante en que el Le Mans, donde cumple su segunda etapa, se proclamase campeón en Francia.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

Campeón con Le Mans la pasada temporada.