Ivan Opacak: El alero bosnio que se enamoró de Murcia muy rápido

Ivan Opacak: El alero bosnio que se enamoró de Murcia muy rápido
El Siroki fue su trampolín de llegada a Murcia

Javier Ortiz Pérez

Pocos extranjeros tan entusiastas sobre su etapa en España como Ivan Opacak, que pasó en Murcia dos temporadas (2007-08 y 2008-09) con unos números poco llamativos en principio (4 puntos y 1,1 rebotes en 13 minutos en pista, con un total de 53 partidos). Pero este alero bosnio mostró mucho compromiso y capacidad para adaptarse al papel que se le diese, como demostró el hecho de que se le decidiese renovar después de su primer año.

Opacak llegó ya curtido, con una cierta experiencia continental en Italia, aunque sobre todo jugó en su país, con el que había sido internacional en dos Eurobaskets (1999 y 2001) cuando era más bien una promesa. Después de dos años en el Siroki, relata que para él recibir una oferta de España le hizo muy feliz “porque siempre había soñado con jugar en la mejor liga de Europa y vivir en uno de los países más bonitos que hay”.

Dos temporadas en Murcia (2006-07 y 2007-08).

“La verdad es que no sabía mucho sobre Murcia, pero en poco tiempo descubrí todo sobre la ciudad y la región: su hermosa costa, las tradiciones, la comida… ¡Me enamoré de todo! La gente del club fue muy amable conmigo y me ayudó al máximo para vivir dos grandes temporadas allí”, destaca.

Al servicio del club pimentonero puso su poderoso físico para la posición de ‘3’, destacando sobre todo en defensa. En el tiro, necesitado de armar el brazo con más rapidez de lo que lo hacía, resultaba algo más irregular, aunque en sus dos temporadas acabó con un 36% en el triple.

“Le estoy muy agradecido a mi agente por entonces, Quique Villalobos, que tuvo gran parte de mérito de que yo fuese a Murcia y me ayudó mucho con sus consejos. También recuerdo con mucho cariño al capitán del equipo, Oscar García, y a su esposa, con los que pasé mucho tiempo. ¡Son gente estupenda! Los aficionados también fueron muy buenos”, añade. Especialmente orgulloso está del desenlace de la temporada 2008-09, con la victoria murciana en Zaragoza que dio la salvación en la última jornada de la liga regular.  Aquel día solo jugó dos minutos (Manolo Hussein no parecía tenerle mucha fe), pero a él no le importó porque el objetivo estaba conseguido.

Como asistente del Spars Sarajevo.

Su carrera continuó hasta 2015 sobre todo en Bosnia, aunque también en el Cedevita croata y en el Turow polaco. Tras su retirada con un partido homenaje fue muy sonada: el club en el que empezó, el Celik Zenica, organizó una cita a la que acudieron 5.000 espectadores. “Me emocionó lo que ocurrió. Supuso mucho para mí y mi familia que la gente de mi ciudad y mi país fuesen tan agradecidos”.

El baloncesto sigue desde entonces en su vida. La pasada temporada fue entrenador asistente en el Spars Sarajevo, cuarto de la liga local. 

El está especializado en el trabajo con jugadores jóvenes. “Es algo que me inspira”, comenta. Además, realiza entrenamientos individuales con profesionales y promesas. También tiene un título de dirección deportiva.

Opacak se despide con un significativo “Vamos Murcia!”. Diez años después, asegura que sigue entendiendo perfectamente el español que aprendió aquí.

 

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ