Axel Pleuger: El Valencia no acertó con un gigante teutón

Axel Pleuger: El Valencia no acertó con un gigante teutón

Javier Ortiz Pérez

Los 2,15 de Axel Pleuger y su buena voluntad para intentar aprender y evolucionar no le fueron suficientes para asentarse en Valencia, adonde llegó mediada la temporada 2000-01. Cuando se hacen las listas de fichajes más aciagos en la historia del club ‘taronja’ suele aparecer su nombre. Uno de estos ‘expedientes X’ que pasan a veces en los sitios, cuando las apuestas por jugadores todavía en desarrollo no salen bien.

Como suele suceder cuando algo va mal, nadie quiere recoger la ‘autoría’ del fichaje de Pleuger, que tenía ya 23 años cuando se incorporó a un equipo que entonces entrenaba Luis Casimiro. Se necesitaba un ‘5’ como cuarto pívot después de la lesión de Alfons Albert y se le encontró a él, que llevaba un tiempo sin llamar demasiado la atención en la liga alemana, primero en el Bayer Leverkusen, su club de formación, y después en el Bamberg.

A su llegada a Valencia. 

Su debut en cuanto a números podría resultar engañoso: anotó 6 puntos y capturó 2 rebotes en 12 minutos ante el Estudiantes, pero la mayor parte de eso ocurrió cuando el choque ya estaba prácticamente decidido. Casimiro no debió ver en él mucho cuando lo dejó sin jugar el siguiente partido y apenas le puso en las jornadas 25, 31 y 32, cuando no llegó a anotar en 7 minutos en total. Sí tuvo un poco más de bola en los dos últimos encuentros de la liga regular (2 puntos en 7 minutos ante el Gijón y 0 en 10 en Sevilla).

Nuestro protagonista cerró la campaña con 2/15 en tiro, pero alguien debió ver en él buenas posibilidades porque se retuvieron sus derechos con el objetivo de cederle. Así se hizo y se le envió al Ourense, donde apenas consiguió relevancia a las órdenes de Salva Maldonado: 3,8 puntos, 3,4 rebotes y 0,5 tapones en 12 minutos en pista, quedándose además muchos partidos sin jugar. Después de aquello, la relación entre Pleuger y Valencia se extinguió y a nadie le extrañó.

Volvió a su país, donde estuvo jugando hasta el 2007. Se retiró relativamente joven, en el Cuxhaven, cuando todavía no había cumplido los 30. El caso es que parece que lo suyo por el baloncesto era y es una pasión real: desde entonces ha estado entrenando a chicos jóvenes y ahora lleva el equipo sub-16 del Bayer Leverkusen. Sin embargo, parece algo más para ‘matar el gusanillo’: se le deben dar bien los números y las finanzas porque trabaja en una sucursal del banco VR en la localidad de Overath, como puede comprobarse aquí.

En un par de mails que hemos intercambiado en los últimos años, Pleuger se ha mostrado muy amable, pero nunca ha llegado a contar su versión sobre aquel año y medio en España. Mejor recordarle como aquel gigante teutón que al menos lo intentó, aunque el desafío probablemente le superó.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

En la actualidad como entrenador de un equipo sub-16 en Leverkusen.